Patrick Modiano y los dibujos de Pierre Le-Tan

Patrick Modiano vuelve a contar con el ilustrador Pierre Le-Tan (fallecido en 2019), para configurar los vívidos recuerdos de "Memory Lane" (Editorial Anagrama): un texto sentido y nostálgico, en el que el ganador del Premio Nobel de Literatura en 2014 se acerca a sus experiencias cuando contaba cerca de cinco lustros de edad. El volumen supone un emotivo recorrido por los rostros y paisajes que alimentaron el París juvenil del autor de "Un pedigrí".

8
0 0
Read Time:3 Minute, 44 Second
Patrick Modiano
Patrick Modiano y Pierre Le-Tan intentan captar la esencia de una época que ya no existe.

Patrick Modiano acreditaba treinta y tres años el 18 de mayo de 1979, fecha en que inicia su curso el sinuoso relato de Memory Lane (Editorial Anagrama).

A modo de autobiografía evocadora y demoledora, Modiano asume el papel del narrador, cuando este despliega sus sensaciones sobre el figurado lienzo con bordes prestados de Las ilusiones perdidas, de Honoré de Balzac; marco sujeto a su vez a los requiebros de una añeja canción, que coincide con el título de la tonada que la estadounidense Minnie Riperton popularizó en 1979. Unos versos sueltos que también pueden remitir a la letra de La Boheme, en la que Charles Aznavour inmortaliza la desilusión de alguien que se torna envejecido, y al que el París de su juventud le resulta extraño, esquivo y trivial; sin magia en sus calles y cafés.

Memory Lane adopta con determinación el camino de los aquelarres fantasmales y autodestructivos, en los que la realidad y el sueño entrelazan su tupida tela de araña deformante, como si los insectos de una década perdida en el tiempo hubieran perecido bajo las fauces de un depredador tan invisible y tenebroso.

La vida, con todas sus incógnitas, toma pronto el protagonismo en el libro de Patrick Modiano, un autor acostumbrado a refugiarse en los pretéritos desmembrados de su imaginación; escenarios descompuestos a cada vuelta de página, que revelan la naturaleza expectante de un escritor cargado con momentos rescatados de un pasado cambiante y descorazonador.

Patrick Modiano
Patrick Modiano compone “Memory Lane” a base de recuerdos.

Yo, que tan a menudo observaba el envejecimiento ajeno, tuve que acostumbrarme, a mi vez, a la idea de que mi juventud tocaba a su fin“, asume el personaje principal de Memory Lane. En esa simple frase queda expuesta la tesis de que los seres humanos se embarcan en su progresiva senectud, desde el momento en que en su interior hay más pretérito que presente y futuro.

Tal tristeza medioambiental convierte al protagonista en un cronista de su propia evolución existencial, al que le cuesta asumir que el mundo que alimentó su cotidianeidad una década anterior ya es solo un vago recuerdo coral, en el que los amigos y conocidos han dejado de existir como lo hacían diez años atrás.

PATRICK MODIANO SE APOYA EN LAS ILUSTRACIONES DE PIERRE LE-TAN, PARA EXHIBIR LAS SENSACIONES CONCITADAS EN “MEMORY LANE”

El arco discursivo de Memory Lane aborda distintos paisajes y personas, los cuales formaron el itinerario habitual del veinteañero narrador. París en 1969 no es -según el texto- la misma ciudad que en 1979.

La belleza que traslucía en la mirada del otrora joven protagonista ha pasado a una transfiguración aburguesada y asfixiante, donde las ilusiones libertarias del pretérito han quedado oscurecidas por la sensatez de los que afrontan su existencia como adultos responsables y supuestamente civilizados.

Pese a que el personaje confiesa que nunca había tenido la necesidad de pertenecer a ningún grupo, al final persiste la mirada famélica de alguien que pasea entre espectros, envueltos en el mismo universo que describía la canción interpretada, entre otros, por la genial Minnie Riperton y el no menos talentoso Dean Martin, y que presta su título a la obra.

Patrick Modiano
Patrick Modiano remite en “Memory Lane” al estribillo de una homónima canción.

La prosa poliédrica y polivalente de Modiano queda sublimada por las inspiradas ilustraciones de Pierre Le-Tan, quien marca de sutileza visual las palabras precisas y somnolientas del ganador del Nobel de Literatura en 2014.

Esa mixtura entre dibujo y narrativa aporta una irrefrenable fuerza sensible a cada párrafo de Memory Lane, una novela disfrazada de ensayo, en la que se pone en primer plano la insoportable levedad del ser, como puntualizaría Milan Kundera.

El doloroso destino que refleja el regreso del protagonista a la ciudad en que un día fue feliz se antoja como normal y a la vez individualizado; un presente teñido a base de evocaciones, donde hasta una antigua amiga de notable atractivo pasa por el filtro de las metamorfosis imparables de la edad, al convertirse en una diva del séptimo arte.

Nota: Patrick Modiano y Pierre Le-Tan han colaborado anteriormente en Muñequita rubia y Discurso en la Academia Sueca.

Más información en

https://www.anagrama-ed.es

 

 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language