El rapto de Europa

El rapto de Europa

Las ninfas de curvas sobresalientes han abierto su particular academia de seducción en el Museo del Prado. Las pieles marmóreas de mujeres etéreas, tan inalcanzables como contundentes, tan traviesas como mortalmente fieles a la concavidad de tiempos de esplendor ajenos a la modernidad, han aposentado sus figuras para cobrar al visitante en vellones de inspiración y ducados de fantasía. Ellas, y otros muchos más, son los cuerpos de Pedro Pablo Rubens (Siegen, 1577-Amberes, 1640), el genial artista barroco al que la pinacoteca madrileña rinde, hasta el próximo 23 de enero, una magna exposición.

Las tres gracias

Las tres gracias

La trampa se alía con los programadores de esta muestra, titulada simplemente Rubens; ya que la mayoría de las obras colgadas tan sólo han cambiado de pared, y se han agrupado con motivo de esta celebración que descubrirá a los que lo desconocían un hecho: el edificio de Villanueva posee la mayor colección de piezas de este creador, uno de los preferidos –por encima del mismo Greco- del monarca y mecenas Felipe IV.

Saturno devorando a uno de sus hijos

Saturno devorando a uno de sus hijos

Albergados en amplias salas, los lienzos del pintor de Flandes lucen uno tras otro, consiguiendo transmitir una extraña sensación de asfixia visual y cromática. La idea de que el espectador se acerque por sí mismo, sin manipulaciones, a la magia de los pinceles ha llevado a los responsables a ahorrar cualquier información superflua; construyendo un espacio en el que imperan desnudas las escenas de Las tres gracias, La adoración de los Magos, Diana o El nacimiento de la Vía Láctea.

La adoración de los Magos

La adoración de los Magos

Un catálogo elaborado en formato DVD y con la técnica del documental, a base de comentarios de expertos sobre la importancia de la producción de Rubens y su influencia en coetáneos y compañeros de profesión de generaciones posteriores, dirigido por Miguel Ángel Trujillo completa esta apuesta del Museo del Prado por sacar partido a unos fondos permanentes que se encuentran entre los mejores del planeta.

Sin duda, los amantes del Arte agradecerán que la institución madrileña saque partido al legado imprescindible de maestros como Rubens; sobre todo cuando se abre la posibilidad de contemplar su universo junto a uno de sus alumnos más aventajados: Pierre-Auguste Renoir.

London Boulevard narra un amor casi platónico

London Boulevard narra un amor casi platónico

La capital del Reino Unido se torna oscura y llena de secretas pasiones, en la opera prima como director del guionista William Monahan. Basada en la novela homónima de Ken Bruen, London Boulevard es una historia de amor en la sombra, con personajes marcados por sus propias circunstancias, y a los que la realidad ha golpeado con la fuerza de un púgil en un combate amañado desde el principio.

Keira Knightley, una musa muy especial

Keira Knightley, una musa muy especial

El irlandés Colin Farrell da vida a un ex presidiario que desea olvidar toda la podredumbre que le ha acompañado desde hace mucho tiempo; por lo que se fija en un ideal que está muy por encima de él: una joven actriz de cine cuya sensual elegancia eleva a los altares de lo excelso sus momentos de depresión existencial. Esta mujer inalcanzable posee en el filme el rostro de Keira Knightley, que explota con dotes innegables su impactante fotogenia y sus rasgos de anuncio publicitario.

Las arterias de Londres son las otras protagonistas

Las arterias de Londres son las otras protagonistas

Pero no todo iba a ser tan onírico en la trama de esta obra de reciente estreno: un gánster de naturaleza viciosa y corrupta intentará que el sentimiento desbocado que une a Farrell y a Knightley no llegue a buen puerto.

El viento azotando los acantilados de Cornwall en el siglo XVIII. Mientras, un jinete con casaca roja cabalga con brío para llegar a su propiedad: Nampara. Ese caballero militarizado no era otro que el capitán Ross Poldark; y el producto televisivo en el que se inscirbían sus aventuras seguía las novelas más famosas del escritor británico Winston Graham.

Robin Ellis y Angharad Rees formaron una pareja de éxito

Robin Ellis y Angharad Rees formaron una pareja de éxito

La cosa comenzó en 1975, cuando la BBC dio su visto bueno para iniciar la adaptación de los primeros volúmenes de la saga familiar firmada por Graham, bajo el título de Poldark. Por ese año, Robin Ellis, el alto protagonista del serial, era un actor que se había fogueado en el teatro y la televisión en papeles secundarios; y Angharad Rees -la pareja de Ellis en la ficción- esperaba su gran oportunidad para ser una intérprete realmente valorada y reconocida. Pero ambos no esperaban que el éxito de la producción fuera de semejante alcance. Desde su estreno, Poldark se convirtió en una de las creaciones para la pequeña pantalla más seguidas en la historia del medio audiovisual en Europa y Estados Unidos. Los dieciséis episodios de la primera entrega batieron récords de audiencia en todo el mundo, y hombres y mujeres se deshacían con los amores del capitán Cornish y su simpática esposa. Ross y Demelza eran los favoritos para los espectadores en el universo de las seiscientas veinticinco líneas.

Kevin McNally y Jane Wymark, como Drake y Morwenna

Kevin McNally y Jane Wymark, como Drake y Morwenna

Tal fue el impacto que, tras finalizar el rodaje de los 16 capítulos, el canal público de Gran Bretaña no dudó en acometer la secuela con otros trece. Corría el año 1977, y los guionistas se pusieron con fuerza e imaginación a traducir en imágenes los siguientes cuatro libros de Winston Graham. En esta parte, Ross Poldark –nuevamente con el rostro de Robin Ellis- regresaba a Inglaterra procedente de la guerra contra Francia, para encontrarse con un señor Warleggan (excelente Ralph Bates) engrandecido y mucho más maquiavélico que en los episodios de 1975 –casado para más escarnio con la antigua enamorada de Ross, Elizabeth- y una Demelza –otra vez identificada con el menudo cuerpo de Angharad Rees- más suspicaz y peleona. Pero los nuevos personajes también contribuyeron a mejorar el interés argumental; en concreto, los más resaltables fueron los hermanos de Demelza -Sam y Drake- y la prima de Elizabeth, Morwenna Chinoweth. Drake y Morwenna se enamoraban perdidamente el uno del otro; y, de paso, dieron a conocer al gran público a Kevin McNally y Jane Wymark.

Poldark fue un ejemplo de la lucha de clases en el siglo XVIII

Poldark fue un ejemplo de la lucha de clases en el siglo XVIII

Ya han pasado algo más de tres décadas desde la filmación de Poldark, pero aún en este tiempo de preocupación constante por el share de pantalla, los números logrados por esta saga familiar no han podido ser superados por muchas producciones posteriores (y el número es menor si se habla de obras con factura europea).

El serial creado por Terry Nation fue todo un hit televisivo

El serial creado por Terry Nation fue todo un hit televisivo

Corre la tercera centuria del segundo calendario, y la Tierra es un planeta corrupto. La Humanidad se encuentra enmudecida por la manipulación química que los gobernantes llevan a cabo con respecto a ella. Sólo unos cuantos defensores de la individualidad se rebelan contra esta alienación masiva. Uno de estos luchadores en pro del libre pensamiento es Roj Blake. Este es el esquema argumental de una de las series de ciencia ficción más recordadas de la historia de la televisión: Los siete de Blake.

Blake era condenado a pasar su pena en Cygnus Alpha

Blake era condenado a pasar su pena en Cygnus Alpha

Durante cuatro temporadas, los espectadores sufrieron en sus carnes los avatares del personaje interpretado por Gareth Thomas, quien entre 1978 y 1981 tuvo que sobreponerse a un borrado cerebral, a crímenes de los que él era completamente inocente y a una lucha armada que le enfrentó contra los poderes fácticos de la federación galáctica.

La tripulación de The Liberator

La tripulación de The Liberator

Esta producción de la BBC comenzó su emisión en España en 1981, justo cuando finalizó su grabación en Gran Bretaña; y convirtió a sus protagonistas en héroes con los que se sentían reconfortados los espectadores ansiosos de aventuras fantásticas y futuristas. Tal vez, los mismos que se mostraron subyugados por la galaxia muy, muy lejana que surcaban Luke Skywalker y su respectiva tropa, en la saga de Star Wars.

En espera de que el serial sea comercializado en la Piel de Toro en formato DVD, Blake’s 7 se puede adquirir a buen precio en tiendas virtuales como Amazon. Así que ya no hay excusa para disfrutar del espacio a bordo de The Liberator, con Blake, Vila Restal, Kerr Avon…

El Hobbit es una de las películas más esperadas

El Hobbit es una de las películas más esperadas

Que ahora la hago, que ahora no la hago… La margarita que estuvo deshojando el director Peter Jackson respecto a su participación en El Hobbit ya dio como resultado –hace unos meses- que, salvo noticias de última hora, el responsable de la trilogía de El señor de los anillos estaría aposentado en la silla del director para la adaptación –en dos partes- de la mencionada obra de Tolkein. Por fin, los seguidores respiraron más tranquilos ante tanta incertidumbre financiera. Aparte, el esperado filme podría dar un poco de aire a los asfixiados pulmones de la Metro, que estos días hace finiquito en espera de que alguna major se compadezca de su importante legado cinematográfico y le eche una mano. En esta ocasión, ese apoyo necesario se lo han otorgado New Line y Warner Bros; y parece que la cosa marcha.

Aún se espera la incorporación de Ian McKellen al proyecto

Aún se espera la incorporación de Ian McKellen al proyecto

Por lo menos, en el aspecto artístico sí se están moviendo piezas. El británico Martin Freeman (al que se pudo ver como Rembrandt en la obra de Peter Greenaway, La ronda de noche) pone rasgos físicos al simpático Bilbo Baggins (quien fue interpretado por Ian Holm en El señor de los anillos). Junto a él, ya se van conociendo otros posibles miembros del reparto. El también isleño Richard Armitage (uno de los malvados en la serie de la BBC Robin Hood) dará vida a Thorin Oakenshield; mientras que James Nesbbit (Jeckyl) y Adam Brown podrían meterse en la piel de los enanos Bofur y Ori, respectivamente.

Jackson pretende dividir la adaptación en dos partes

Jackson pretende dividir la adaptación en dos partes

Aunque la gran sorpresa estaría aún por llegar, si Ian McKellen y Andy Serkis confirmaran su participación volviendo a caracterizarse como el mago Gandalf y el oscuro Gollum. Estaremos atentos a lo que se vaya desvelando al respecto.

El actor pretende cambiar el estilo de sus personajes habituales

El actor pretende cambiar el estilo de sus personajes habituales

Estados Unidos también tuvo a su Jack el Destripador a finales del siglo XIX. El famoso criminal respondía al nombre del doctor H. H. Holmes; y asesinó una cifra indeterminada de mujeres que se calcula entre 27 y 200. Su método era el siguiente: apoyado en su aspecto de caballero adinerado, el individuo seducía a sus jóvenes víctimas, a las que convencía para que le acompañaran al World’s Fair Hotel. Una vez allí, el sanguinario señor mutilaba a las chicas hasta provocarles el fallecimiento en una terrible agonía.

Hay vida después de Titanic

Hay vida después de Titanic

En 2003, el escritor Erik Larsson publicó la historia de este particular serial killer en el best-seller  The Devil in the White City; y, desde entonces, muchas productoras pujaron por traducir en imágenes tan impactante relato. El premio de conseguir los derechos  se lo ha llevado, según publica Jeff Sneider en The Wrap News, la financiera de Leonardo DiCaprio (Appian Way); todo para que el actor se pueda lucir dando vida al sádico villano, en lo que supondría un verdadero cambio de registro para el protagonista de Titanic.

Pronto se le verá como Hoover

Pronto se le verá como Hoover

El inicio del plan de rodaje está previsto para cuando DiCaprio finalice su experiencia al lado de Clint Eastwood, que le está llevando a través de la existencia y el secretismo de Estado del creador del FBI: J. Edgar Hoover.

Su poesía tenía una gran carga social

Su poesía tenía una gran carga social

Un siglo apenas es nada. Hace poco tiempo, el luciente sol de Orihuela acompañaba en la soledad del monte a un joven Miguel Hernández (1910-1942); mientras el ganado escuchaba las añoranzas de un poeta insigne, de un pensador excepcional al que la sinrazón de los totalitarismos intentó amordazar, al que los consignatarios del franquismo torturaron hasta lograr que su espíritu escapara del cuerpo, hacia ese lugar de incierta inmortalidad en la que convivirá con Alberti, García Lorca y, por qué no, con Dante y Virgilio.

Serrat le ha dedicado recientemente un disco

Serrat le ha dedicado recientemente un disco

El autor de El rayo que no cesa, la voz del pueblo herido por la fuerza de la metralla, de los hermanos desollados tras engrosar bandos irreconciliables por un odio insondable, murió hace ahora cien años, en un penal al que su resistencia libertaria había llevado. La fortaleza física le abandonó, pero no su genialidad sin límites.

Fue el puente de dos generaciones

Fue el puente de dos generaciones

De una erudición trillada con la intuición terrenal, Hernández nació pobre y feneció millonario en palabras. Aunque el suyo fuera un aprendizaje más deseado que facilitado. Pastor en su juventud e infancia, la afición por la literatura le vino de la mano de un canónigo de su ciudad natal, que le inició y alentó para que escarbara en los versos de los clásicos. Ahí nació el amor de Miguel por encadenar palabras, composiciones que desde muy temprano lograron el reconocimiento internacional.

El hombre acecha, Cancionero y romancero de ausencias, Viento del pueblo o Perito en lunas Perito en lunas son partes imprescindibles de la intensa producción creativa de este hombre, de naturaleza débil y espíritu titánico. Su partida al Más Allá es estos días una excsua para acercarse a una de las figuras más importantes de la literatura española y universal, en la que destacó su humanidad constante y su necesidad por convertirse en altavoz de la desesperación de sus congéneres (sin nacionalidades ni ideales políticos de por medio).

Numerosos actos institucionales se han programado con motivo de la celebración del centenario; aunque, quizá, el mejor homenaje que se le pueda hacer a Miguel Hernández sea el de coger uno de sus libros y, en la quietud del silencio y aposentados en la España que tanto le dolió, reconocer la emoción que cada una de sus rimas sigue causando… a pesar del tiempo transcurrido.

Wes Craven está al frente de este filme

Wes Craven está al frente de este filme

El asesino de la careta de tienda de Halloween porta nuevamente su cuchillo para aterrorizar a la incauta Sidney Prescott. Ya ha pasado más de una década desde que el criminal con capa se las hiciera pasar canutas a la chica, mientras ésta intentaba sobrevivir a un ambiente familiar marcado por la tragedia. En esa primera ocasión, su noviete era el que se escondía bajo un  disfraz tan cool; y supuso la presentación inicial de la saga con el título de Scream, de la mano de Wes Craven en el apartado de la dirección.

La primera entrega fue un éxito en 1996

La primera entrega fue un éxito en 1996

Dos películas más y catorce tacos después, el autor de Pesadilla en Elm Street se pone otra vez el uniforme de realizador y firma esta cuarta entrega, que bien podría ser la última de la franquicia. Ante tal evento, regresan a sus papeles originales la ya treintañera Neve Campbell (cuando empezó a poner palmito al personaje de Sidney Prescott, aún iba al instituto en la ficción); el simpático David Arquette (como el despistado sheriff Dewey Riley) y la periodista multiusos Gale Weathers-Riley (en la piel de Courtney Cox).

Sidney Prescott no se quita al asesino de encima ni con una amatrelladora

Sidney Prescott no se quita al asesino de encima ni con una amatrelladora

En la trama, la acción se sitúa un tiempo después de que Prescott saliera indemne, por los pelos, del rodaje de Puñalada 3; pero el terror a que otro descerebrado reverdezca el sangriento pasado de la gachí sigue persiguiendo a Sidney. Aunque, los psiquiatras suelen decir que nada como la terapia de shock  para vencer los miedos interiores; por lo que la chica toma la decisión de afrontar sus terrores metamorfoseados en un encapuchado con careta de esqueleto. Lo que no sabe es que el asesino también conoce lo de hacer terapia, y está dispuesto a impedir que la mujer olvide su relación con el criminal con ínfulas de charcutero después de tres intentos para darse matarile mutuamente (hay aceros que unen más que las tarjetas de San Valeintín).

Los Protectores marcó época a principios de los setenta

Los Protectores marcó época a principios de los setenta

Cuando los pantalones campana hacían furor y las tonadas de Al Stewart copaban las radiofórmulas, Gran Bretaña arrasaba televisivamente con sus seriales de aventuras. El regreso de El Santo, Los profesionales, Jason King, Los Nuevos Vengadores, Los persuasores… todos estos productos mantenían al personal atado en las butacas de su salón, a base de imaginación y agradables dosis de actividad salpicadas con tramas realmente adictivas. Sobresalir en un panorama tan plagado de calidad e inventiva no era fácil, pero Gerry Anderson consiguió destacarse de sus colegas con un sello de producción propio y tocado con la varita del éxito.

La trama giraba en torno a tres agentes privados

La trama giraba en torno a tres agentes privados

El creador audiovisual ya había empezado a despuntar a finales de la década de los sesenta, aunque fue en la decena siguiente cuando obtuvo su mayor reconocimiento por parte de un público entregado, semana a semana, a sus obras de indudable talento. De entre su extenso y nada despreciable trabajo, Los protectores fue una serie que marcó sin lugar a dudas un hito en su carrera, y -por añadidura- en la historia de la tele en las islas y el Viejo Continente.

Los episodios se prolongaron hasta 1974

Los episodios se prolongaron hasta 1974

Inaugurada en 1972, la historia seguía las hazañas de un terceto de buscavidas y defensores de la justicia que descubrían los más sorprendentes casos en calidad de agentes privados. Desde Londres al resto del mundo, el norteamericano Harry Rule (Robert Vaughn, quien se incorporó tras su hit en la pequeña pantalla con El hombre de CIPOL), la italiana condesa Di Contini (Nyree Dawn Porter, conocida en esos momentos por ser una de las protagonistas de La saga de Forsithe) y el playboy francés Paul Buchet (Tony Anholt, al que los espectadores luego pudieron disfrutar en la piel del inolvidable Tony Verdeschi, de Espacio 1999) anulaban a los malos y protegían a los inocentes, con una elegancia y un bon vivant que ya querrían para sí muchos de los vip de mercadillo que pueblan las páginas de las revistas de sociedad.

Tony Anholt volvió a repetir con Gerry Anderson en Espacio 1999

Tony Anholt volvió a repetir con Gerry Anderson en Espacio 1999

La producción se prolongó hasta 1974 en episodios de media hora de duración, siempre prologados por una sintonía que aún hoy en día muchos recordarán: el Avenues and Allyways, de Tony Christie (disponible en youtube). Tirón de orejas para la industria del DVD en España, que aún no ha comercializado tan impactante obra de culto en formato tv.

El serial está en venta en Inglaterra

El serial está en venta en Inglaterra

La metrópoli de la Sagrada Familia muestra sus arterias menos turísticas a través de la cámara del realizador de Amores perros. Biutiful es el título de la dura historia que cuenta un filme que gravita sobre la existencia de un hombre sin suerte, que se mueve por los suburbios intentando alcanzar una dignidad que se le ha negado desde casi su nacimiento.

Biutiful ofrece una realidad opresiva y trágica

Biutiful ofrece una realidad opresiva y trágica

A modo del Ulises de La Odisea homérica, el personaje que interpreta un especialmente convincente Javier Bardem busca su regreso a Ítaca, en este caso metamorfoseada en el descanso eterno; un bosque de sombras y helado en el que le espera un padre al que no conoció. Un cáncer sin remisión es la nave en la que viaja este trágico individuo al que presta su físico el actor de No es país para viejos; aunque, mientras espera la llegada de la parca, tiene que poner en orden sus lazos con la realidad: identificados con la intensa relación que mantiene con sus dos hijos y su ex pareja, una mujer aquejada de un trastorno bipolar. Atrás deben quedar los trabajos sucios que el desventurado tipo se ha visto obligado a hacer para ganarse el pan de cada día, y su pasado y presente como organizador de una trama ilegal de vendedores de top manta y esclavos procedentes de China.

Javier Bardem interpreta a un vidente sin suerte

Javier Bardem interpreta a un vidente sin suerte

El pulso siempre firme de Alejandro González Iñárritu convierte la cámara en un bisturí, instrumento que sirve al cineasta para diseccionar el comportamiento del papel de Bardem y, de paso, para que el espectador sea consciente en todo momento del sufrimiento del protagonista, convertido en un ser que se aproxima a su anunciado final a pasos agigantados. Apenas hay espacio para tomar un poco de aire en una película donde cada plano ejecuta su misión revulsiva, enfatizada por un escenario –el de la urbe catalana- que aplica su particular visión de la desesperanza.

En Biutiful no hay lugar para el escapismo

En Biutiful no hay lugar para el escapismo

Biutiful se estrena en España el próximo mes de diciembre.