"El cementerio de Praga" ha sido publicada en español por Lumen

"El cementerio de Praga" ha sido publicada en español por Lumen

Los vestigios del pasado enciclopédico bien podrían semejarse a un nutrido camposanto de elefantes. A tan tétrico lugar, plagado de lápidas con y sin nombre, suelen acudir los investigadores y curiosos en busca de los huesos subyacentes a los acontecimientos y personas desaparecidas, que han llevado a la Humanidad a convertirse en el monstruo devorador y carente de memoria de este recién iniciado siglo XXI. El tiempo pertérito regresa con inusitada fuerza cuando los hombres, mujeres y niños están más desprevenidos; y Umberto Eco (Alessandria, Piamonte, Italia, 1932) acepta su papel como guardián certero, dispersando su intelecto literario y vivencial para preservar a sus congéneres de la inocencia más sonrojante, transformada en no pocas ocasiones en ignorancia u olvido.

Pese a exigir en sus libros un esfuerzo determiando por los lectores, Eco es uno de los autores italianos más populares

Pese a exigir en sus libros un esfuerzo determiando por los lectores, Eco es uno de los autores italianos más populares

Siete años hacía que el experto en Semiótica, Filosofía y Comunicación no editaba una novela, género tardío en su producción creativa que le trajo los mayores parabienes tras el éxito de El nombre de la rosa. Y cuando lo ha hecho ha sido para narrar, bajo el título de El cementerio de Praga, un particular recorrido –mitad irreal y verídico- de la mano de reconocibles personajes, que sirven de ánforas que derraman a conveniencia del piamontés algunos de los hitos más estudiados en las escuelas del planeta. Eco publica así un diario de opiniones y tesis, fundamentales desde el punto de vista de su pensamiento, relativas a la unificación italiana; la masonería o la cultura y creencias judaicas. Sus visiones son casi góticas y pretendidamente folletinescas, con un estilo que se enriquece de las experiencias literarias de maestros del claroscuro terrorífico y misterioso, como lo fueron Alejandro Dumas o Wilkie Collins (también se podría incluir en este apartado de influencias más o menos directas el realismo escénico más difuminado de un tardío Charles Dickens o la rabia incontrolada de la prosa de Zola).

Algunos de los sepulcros blanqueados de la Historia del XIX se tornan oscuros en "El cemeneterio de Praga"

Algunos de los sepulcros blanqueados de la Historia del XIX se tornan oscuros en "El cemeneterio de Praga"

Un guía, cual Virgiilio en La divina comedia, acompaña al lector por el fresco exitencial -empolvado casi- de unos fastos de cartón piedra. Este tipo es el inestable, y aquejado de una crisis de identidad galopante, capitán Simone Simonini, que se transforma en individuos como el abate Dalla Piccola, Dreyfuss o Garibaldi. Esta pasarela de modelos ilustres e imaginarios da pie al filósofo y profesor universitario para expresar no pocas ideas incendiarias sobre grandes cuestiones, que perturban a los seres llamados racionales de todas las eras. Los nacionalismos decimonónicos, las teorías antisemitas o la tendencia creativa a sucumbir ante las drogas de cualquier tipo tienen un sitio especial este volumen –sexto en la producción novelística del italiano- editado en español por Lumen. Amparado contextualmente por la introspección hacia la Historia contemporánea, Umberto Eco habita nuevamente como pez en el agua dentro de sus habituales laberintos lingüísticos y situacionales, que se complican con dobles lecturas y caminos de ida y vuelta.

 Muchos pensarán  que el siglo XIX no les afecta; sin embargo, los herederos de Adán y Eva no han cambiado tanto. Tal vez, incluso la supuesta evolución quemando centurias sea nada más que un simple espejismo tecnológico… Ya se sabe: todo -aparentemente- se regenera, pero el viento en contra hace que la saliva vuelva a golpear el rostro del que escupe en cubierta.

La adaptación al cine de "El nombre de la rosa" favoreció al éxito mundial de las novelas del semiólogo

La adaptación al cine de "El nombre de la rosa" favoreció al éxito mundial de las novelas del semiólogo

Los que han podido ver "Hiroshima Mon Amour" difícilmente la consiguen olvidar

Los que han podido ver "Hiroshima Mon Amour" difícilmente la consiguen olvidar

Los maestros vivos de la Nouvelle Vague continúan en envidiable forma. Si dentro de poco, Jean-Luc Godard va a estrenar su obra Film Socialisme, el -igualmente francés- responsable de Hirsoshima Mon Amour también está en plena faena, con su claqueta y su silla de rodaje inminente. Y eso a pesar de contar con ochenta y ocho primaveras. Alain Resnais (Vannes, Morbihan, Bretaña, Francia, 1922) traspira sabiduría audiovisual por todos los poros de su ser. Más de cuatro décadas entonando lo de “acción” y “corten” dan tablas más que suficientes; a la par de otorgar un caché al alcance solamente de algunos privilegiados, como él. Prolífico desde sus comienzos, y siempre incisivo en su necesidad de experimentación, este ilustre compatriota de Albert Camus tiene estos meses -en la mente y en el papel- un proyecto en formato de celuloide, que supuestamente estrenará en 2012. El título del mismo es, de momento y hasta nueva orden, Vous n’avez encore rien vu (Todavía no habéis visto nada); y reproduce la adaptación del texto Eurídice, obra del famoso dramaturgo Jean Anouilh.

John Gielgud se llevó el premio al Mejor Actor en el Festival de Valladolid por "Providence"

John Gielgud se llevó el premio al Mejor Actor en el Festival de Valladolid por "Providence"

La relación amorosa entre Orfeo y su musa adquiere en las palabras del colega profesional de Racine tintes de tragedia contemporánea. La trama se desarrolla entre una estación de tren, perdida en los intestinos del país de la bandera tricolor, y un hotelito marsellés; y está protagonizada por un joven músico y una señorita a la que conoce difuminada por los humos ferroviarios. Un colaborador habitual de Resnais, Laurent Herbiet, se está encargando de la adaptación al lenguaje cinematográfico de la mencionada pieza teatral; dotando a las escenas de la necesaria fuerza para que los espectadores queden satisfechos ante la pantalla de proyección. En cuanto al posible reparto, los nombres que empiezan a sonar son los de Mathieu Amalric, Lambert Wilson, Anne Consigny y Sabine Azéma.

Al director francés no le tembló el pulso al dar un giro a su carrera con el musical "On connaît la chanson"

Al director francés no le tembló el pulso al dar un giro a su carrera con el musical "On connaît la chanson"

Han pasado muchos años desde que Alain Resnais deslumbrara a la crítica internacional con su romántico y espectacular largometraje Hiroshima Mon Amour (1959). Sin embargo, el poder hipnótico de ese filme en blanco y negro, con la unión casi mortuoria de Emmanuelle Riva y Eiji Okada, sigue estando muy vivo en la memoria retiniana de los múltiples admiradores del buen cine. Algo parecido se puede decir sobre otras producciones del creador, como la contundente El año pasado en Marienbad (1961) y la casi perfecta metáfora sobre la soledad y la vejez reflejada en Providence (1977). Y, aunque el venerable director haya podido perder algo de vitriolo malévolo y esclarecedor en el objetivo de su lente, la agradable sorpresa que supone cada una de sus propuestas cinematográficas no suele dejar indiferente a casi nadie. Para muestra, un botón: con setenta y cinco años a cuestas, se atrevió a desafiar las leyes de la lógica curricular inventándose un musical de factura impecable, titulado On Connaît La Chanson (1997).

Pocas metáforas en formato de celuloide tienen la fuerza de "Providence"

Pocas metáforas en formato de celuloide tienen la fuerza de "Providence"

En caso de finalizarse el rodaje de Vous n’avez encore rien vu, Resnais sumará su talento al de otro genio -en este caso de las letras y la escena sobre tablas- como fue Jean Anouilh (Francia, 1910- 1987). Premio Nacional de la Academia Francesa en la categoría de teatro en 1980, este escritor natural de Burdeos se caracterizó por la calidad de sus textos, representados a lo ancho y largo del país de Honoré de Balzac. Entre sus narraciones dialogadas más populares se encuentran una versión increíble de Antígona de Sófocles, El viajero sin equipaje, La invitación al castillo o Querido Antoine. Aunque, los más cinéfilos asociarán su nombre con el del responsable del libreto original de Becket: la cinta protagonizada por Richard Burton y Peter O’Toole, que filmó en 1964 el competente Peter Glenville.

Resnais sorprendió en sus primera época como realizador con "El año pasado en Marienbad"

Resnais sorprendió en sus primera época como realizador con "El año pasado en Marienbad"

Josh Hartnett vive existencias paralelas en "Singularity"

Josh Hartnett vive existencias paralelas en "Singularity"

El tiempo se torna menos lineal desde la perspectiva cinematográfica. Cada vez hay más bucles que producen comportamientos extraños en los seres humanos; provocando incluso la coexistencia de vidas paralelas en épocas distantes. Algo semejante es lo que plantea el responsable de La misión en Singularity: filme que el cineasta europeo mantiene aún calentito en el horno de la grabación a golpe de cámara. La historia ideada por el guionista indio Ajey Jhankar sirve de anclaje dramático al marido de la actriz Jane Lapotaire para adentrarse sin reservas en los procelosos laberintos de una pasión romántica, la cual no conoce los límites de las fechas ni se arruga ante las hojas de los calendarios.

La ucraniana Olga Kurylenko repite con Joffé tras terminar "There Be Dragons"

La ucraniana Olga Kurylenko repite con Joffé tras terminar "There Be Dragons"

La acción de la película comienza en 2020, cuando un arqueólogo de nombre Jay Fennel queda postrado en la cama de un hospital bostoniano, tras intentar salvar la vida a su esposa. Mientras duerme inconsciente en el habitáculo del centro sanitario, este hombre se traslada virtualmente a la tierra de Gandhi, aterrizando en la época en la que tenía lugar el periodo de máxima expansión de la colonización británica por esas latitudes. Bajo la identidad de James Stewart, este individuo del siglo XXI descubrirá el hilo sentimental que une inexorablemente las dos caras de esta especie de reencarnación.

El director británico se dio a conocer internacionalmente con "Los gritos del silencio"

El director británico se dio a conocer internacionalmente con "Los gritos del silencio"

El sex symbol estadounidense Josh Hartnett (Pearl Harbor) se desdobla para dotar de físico y comportamiento a este personaje dividido en un par de mitades, con emociones coincidentes tanto en el futuro como en el pasado. Junto a él, la otrora modelo ucraniana Olga Kurylenko (Centurión) aporta la química femenina a un largometraje en el que Joffé vuelve a desplegar su magia para rozar la fibra sensible de los espectadores.

Antes de montar "Singularity" el responsable de "La misión" deberá estrenar "There Be Dragons"

Antes de montar "Singularity" el responsable de "La misión" deberá estrenar "There Be Dragons"

Antes del estreno de Singularity, el realizador británico deberá poner en el circuito comercial la esperada recreación de la vida del fundador del Opus Dei José María Escrivá de Balaguer, titulada There Be Dragons. El responsable de Vatel pretende con esta cinta reflejar libremente la figura del eclesiástico español durante su juventud; aunque, pese a lo interesante del planteamiento original, el largometraje lleva algo de retraso en cuanto a su puesta de largo en las pantallas. Tal vez, parte de la culpa estribe en la posible polémica y las suspicacias malintencionadas sobre el enfoque plasmado por Joffé respecto a una de las personalidades más relevantes en la Iglesia Católica del siglo XX. No obstante, el creador anglosajón ha asegurado a diversos medios de comunicación que solamente ha tratado de grabar los avatares de una amistad en un periodo tan conflictivo como el de la Guerra Civil de 1936, sin acusaciones ni desvelaciones desmitificadoras de por medio. El actor inglés Charlie Cox (Casanova) se hace cargo de la caracterización de Balaguer; ejercicio de interpretación exhaustivo en el que le acompañan –entre otros- Wes Bentley (Las cuatro plumas), Dougray Scott (Matar a un rey), la eslava Olga Kurylenko y los españoles Unax Ugalde y  Jordi Mollà.

El joven intérprete Charlie Cox caracterizado en "There Be Dragons" como Escrivá de Balaguer

El joven intérprete Charlie Cox caracterizado en "There Be Dragons" como Escrivá de Balaguer

Como se puede ver, una pareja de cintas concretan el regreso a las salas de un cineasta al que, a pesar de que muchos puedan atacarle debido a la irregularidad de su currículum, no se le puede negar que mantiene a pulso una tremenda coherencia en todos los fotogramas que configuran su senda profesional. Esta especie de común denominador lo determina la obsesión de Joffé por escenificar la conciencia de los hombres y mujeres, siempre  a través de las acciones de darse a los demás o de comprender la angustia de los otros. Así lo hizo en la oscarizada Los gritos del silencio (1984), la impactante La misión (1986), la reivindicativa La ciudad de la alegría (1992) y la apasionada versión de La letra escarlata (1998). Al final, la conclusión que se saca de todo esto es la de que el director londinense no puede traicionar su propia naturaleza, y eso le honra.

"La ciudad de la alegría" es una de las obras más populares de Roland Joffé

"La ciudad de la alegría" es una de las obras más populares de Roland Joffé

El actor nacido en Kentucky protagoniza "The Descendants"

El actor nacido en Kentucky protagoniza "The Descendants"

El otrora sex symbol de la serie Urgencias se mete de lleno en los problemas de un clan consanguíneo al que golpea la muerte prematura de uno de sus miembros, en la última película de Alexander Payne: The Descendants. El director de la premiada senda etílica que supuso Entre copas y de la irónica A propósito de Schmidt adapta -con la debida libertad que otorga una producción audiovisual- el libro homónimo escrito por Kaui Hart Hemmings, que trata de un individuo confuso que debe sobreponerse al fallecimiento de su esposa. Clooney pareció encantado de trabajar por primera vez con el realizador de Election, y no dudó ni un simple instante en meterse en la piel del protagonista, un hombre atormentado por sus propios fantasmas y por la incapacidad para hacer entender a sus seres queridos que precisamente son eso: personas por las que siente algo especial.

El director Alexander Payne adapta la homónima novela de Kaui Hart Hemmings

El director Alexander Payne adapta la homónima novela de Kaui Hart Hemmings

Al lado de la estrella de El americano (Anton Corbijn, 2010), Judy Greer, el habitualmente algo histriónico Matthew Lillard, y los veteranos Beau Bridges, Robert Forster y Michael Ontkean intentarán que el público se identifique con los padecimientos de unos tipos que bien podrían verse reflejados en la famosa frase del inicio de la novela Anna Karenina, sobre que las familias se distinguen únicamente en la manera en la que sufren.

"El americano", de Anton Corbijn, fue la última película en la que Clooney participó como actor

"El americano", de Anton Corbijn, fue la última película en la que Clooney participó como actor

Pero George no se contenta solo con aparecer en pantalla y dejar las órdenes directivas en la mano de otro; él también quiere crear. Por eso se halla estos meses preparando lo que será su cuarta obra cinematográfica como realizador. El largometraje llevará por título el emblemático y cesarístico epígrafe The Ides Of March (Los idus de marzo); aunque el argumento no gira en torno a la figura del emperador romano Julio César, ni tiene nada que ver con la popular y conocida obra teatral de William Shakespeare. La propuesta de Clooney se sumerge -cual submarino amarillo- en la política activa de este milenio, navegando con decisión a través de los intestinos acuosos de las corruptelas por las que tiene que pasar un candidato para llegar a su meta: ser elegido. El homónimo texto publicado por Beau Willimon sirve de guía argumental al realizador de Ella es el partido (2008) para narrar una historia en la que la estrella de Ocean’s Eleven también ejerce como actor, al lado –entre otros- de Ryan Gosling, una recuperada Marisa Tomei y el versátil Paul Giamatti (vaya, de nuevo surge alguien relacionado con Entre copas).

La carrera como realizador de la estrella de "Urgencias" comenzó con "Confesiones de una mente peligrosa"

La carrera como realizador de la estrella de "Urgencias" comenzó con "Confesiones de una mente peligrosa"

The Ides Of March supondrá, una vez grabada, la continuación de la sorprendente senda en la realización del “ligón” nacido en Kentucky (USA), hace ahora cuarenta y nueve años. Todo comenzó en 2002 con la interesante, pese a sus evidentes irregularidades en el ritmo, Confesiones de una mente peligrosa; y se completó con la periodística y excelente Buenas noches, y buena suerte (2005) y la  entretenida Ella es el partido (2008).

Tras las excelentes críticas cosechadas con "Buenas noches, y buena suerte", Clooney prepara -como intérprete y cineasta- "The Ides Of March"

Tras las excelentes críticas cosechadas con "Buenas noches, y buena suerte", Clooney prepara -como intérprete y cineasta- "The Ides Of March"

Ya sea delante o detrás del objetivo de una cámara, el recordado y televisivo pediatra doctor Ross siempre levanta la adecuada expectación con cada paso profesional que emprende.

"Ella es el partido" es el filme más comercial que ha grabado en el terreno de la dirección

"Ella es el partido" es el filme más comercial que ha grabado en el terreno de la dirección

La acción de "Film Socialisme" transcurre a bordo de un barco

La acción de "Film Socialisme" transcurre a bordo de un barco

La Nouvelle Vague fue un movimiento irrepetible, y embrionario de gran parte del cine que se ha venido haciendo desde finales de los cincuenta a la actualidad. Los diferentes retratistas de imágenes en movimiento, que se atrincheraron en los años del idealismo izquierdista en la redacción de Cahiers du cinéma, alentaron con sus propuestas una forma de entender el componente cinematográfico hermanado con la vida diaria, sin el sincopado amaneramiento narrativo de un clasicismo que había enturbiado -en la mayoría de las ocasiones- el poder hipnótico del universo a base de encuadres.

Una familia con problemas centra la trama de uno de los pocos cineastas vivos de la Nouvelle Vague

Una familia con problemas centra la trama de uno de los pocos cineastas vivos de la Nouvelle Vague

Desde las posturas más internacionalistas y entendibles por el público de François Triffaut y Claude Chabrol a las teorías más experimentales de Alain Resnais y Éric Rohmer, la genialidad de este grupo de creadores en formato de celuloide dio alas a la industria -basada en la repetición de fotogramas a determinada velocidad por segundo- para que tomara peso como Séptimo Arte en sí misma. Entre ese ramillete de elegidos, el nombre Jean-Luc Godard (París, 1930) destacó proyectando una luz cegadora en esa época de bohemia en blanco y negro, con una retina profesional siempre alimentada por su búsqueda incesante de un lenguaje puramente audiovisual, sin muchas intermediaciones que lo privaran de una total liberación de los anclajes del pasado.

"Al final de la escapada" sigue siendo una de las mejores obras en la filmografía del octogenario creador

"Al final de la escapada" sigue siendo una de las mejores obras en la filmografía del octogenario creador

Frente al constante tono -normalmente algo aburguesado y aliñado con diálogos interminables- de muchas de las películas provenientes de la tierra de Julio Verne, el autor de las sobresalientes Al final de la escapada (1960) y Pierrot el loco (1965) estrena este mes Film Socialisme. Poco le importa al contestatario director que el parqué político esté más devaluado que los premios Oscar, ni que el asunto de la trascendencia ideológica de los partidos se juegue siempre en el neutral terreno de un centrismo ambiguo y subterráneo; ya que él trata de las cuestiones que quitan el sueño a la sociedad de estos tiempos de tecnología y desánimo, a través de la aparente individualidad de sus personajes.

En "King Lear" reinterpretó el cosmos de William Shakespeare

En "King Lear" reinterpretó el cosmos de William Shakespeare

Una familia, caracterizada en la parte de los padres por los actores Catherine Tanvier y Christian Sinniger, da pie al cineasta nacido en Francia y suizo de adopción para acometer planteamientos filosóficos, como el de la soledad pese a pertenecer a la publicitada globalidad de Internet o el de la incapacidad para comprenderse aun hablando el mismo idioma. Godard, como en él suele ser habitual, trasciende pronto de la historia central de la cinta, para anunciar al espectador que no debe quedarse en la mera identificación de una acción concreta; ya que lo acontece en la pantalla está destinado a abrir las ventanas de la percepción, y a motivar asuntos tangenciales e igualmente importantes en el contexto general.

El siempre destacable actor norteamericano Burgess Meredith protagonizó la particular visión del director franco-suizo de "El rey Lear"

El siempre destacable actor norteamericano Burgess Meredith protagonizó la particular visión del director franco-suizo de "El rey Lear"

Rodada en el estilo casi amateur con el que le gusta trabajar al octogenario realizador europeo, el responsable de la poco valorada en su momento King Lear (versión más que particular de la homónima obra de William Shakespeare, que Godard grabó con un impresionante Burgess Meredith en la piel de don Learo, en 1987) reflexiona largo y tendido en cada secuencia sobre el escaso caché de la intelectualidad -sin ánimos de lucro inmediato- en esta primera década del siglo XXI, y sobre la negación constante de las circunstancias que convierten a hombres y mujeres en seres supuestamente racionales. JLG sigue apostando -como en la mayoría de los títulos que componen su itinerario curricular- por localizar la esencia de lo visual, por encima de las convenciones argumentales. En todas las escenas de Film Socialisme continúan escuchándose los latidos de la otrora asfixiante militancia existencialista -germen del espíritu post mayo del 68- del creador de Yo te saludo, María (1983); porque en su mente, lo que se cuenta no es tan importante como la manera de plasmarlo. El objetivo técnico de Jean-Luc Godard goza en sus producciones de un poder absoluto: dictadura que, en no pocas ocasiones, le ha pasado una factura -en forma de películas fallidas- cuya responsabilidad él nunca ha escurrido.

Pocos espectadores habrán olvidado a Belmondo y Anna Karina en "Pierrot el loco"

Pocos espectadores habrán olvidado a Belmondo y Anna Karina en "Pierrot el loco"

Lo más seguro es que los que deseen empaparse con el conocimiento del autor de Todo va bien no se sientan colmados con la simple degustación de Film Socialisme. Si este es el caso, la recomendación pasa por adquirir en cualquier tienda Al final de la escapada (1960), apagar las luces una vez puesto el disco en el aparato de reproducción y sentarse ante el televisor, para soñar con la espléndida vitalidad y fuerza que desprendían Jean-Paul Belmondo y Jean Seberg en un impecable blanco y negro…

Con los años, Godard ha perdido capacidad mediática, pero sus películas continúan por la senda experimental

Con los años, Godard ha perdido capacidad mediática, pero sus películas continúan por la senda experimental

La galería Nieves Fernández reúne una interesante muestra de los trabajos del artista austriaco

La galería Nieves Fernández reúne una interesante muestra de los trabajos del artista austriaco

Esconder o alumbrar con el ennegrecimiento. Las formas delimitadas cobran contornos difusos, abstractos en esencia, para mostrar una perspectiva velada, perturbadoramente tímida de un descubrimiento frontal. Sensaciones semejantes se abalanzan en la retina del espectador, cuando contempla un lienzo o grabado de Arnulf Rainer (Baden, Austria, 1929).

Una de las constantes de su obra consiste en la reinterpretación de los maestros

Una de las constantes de su obra consiste en la reinterpretación de los maestros

La galería Nieves Fernández (http://www.galerianievesfernandez.com/ Monte Esquinza, 25), situada en Madrid, alberga hasta el próximo 4 de febrero una interesante selección de las últimas obsesiones de este artista, impulsor en 1950 del Grupo de Perros (Hundsgruppe) –al lado de Ernst Fuchs, Arik Brauer y Josef Mikl- y poseedor desde hace cerca de veinte años de su propio museo.

En constante evolución, muchos han reparado en la influencia de Tàpies

En constante evolución, muchos han reparado en la influencia de Tàpies

Rainer es uno de esos creadores que está en continua evolución, capaz de reinventarse a sí mismo a través de unas señas de identidad que, sin embargo, están presentes desde el inicio de su extensa trayectoria (camino seguido en todo momento en zig-zag, nunca en línea recta). Por su paleta se han aposentado influencias surrealistas, delirios de action painting indolente, experiencias al borde de la locura colectiva por la relación confesa con drogas y psicotrópicos varios y culto a las supersticiones más ateridas a las raíces de la sociedad tradicionalista y burguesa. De Van Gogh a Tàpies, de Goya a Rembrandt, la pasión por las pinturas y los óleos cocidos con el genio más libertario tienen en el artista de Baden un exponente especial, incatalogable y superlativo.

Ni Freud se ha salvado de las veladuras de Rainer

Ni Freud se ha salvado de las veladuras de Rainer

Lo que la galería Nieves Fernández presenta estos meses no es más que una prueba brillante y mordaz de la memoria y sabiduría plástica de este amante de España y de sus paradojas. Por ello, Rainer no ha escatimado esfuerzos en retocar tétricamente las obras de Francisco de Goya; regodeándose en su dimensión tétrica y mortuoria. Aunque también lo hace con Van Gogh, y muchos de los maestros del Barroco y del Renacimiento. Ninguna influencia es ajena al hambre creativa del austriaco, como tampoco lo es su necesidad de adentrarse en las profundidades del espíritu; ya sea mediante la religión, el miedo o la negación de los rasgos reconocibles como tales de las facciones supuestamente humanas.

La exposición se puede visitar libremente hasta el próximo 4 de febrero

La exposición se puede visitar libremente hasta el próximo 4 de febrero

Muchos pueden observar que existe un cierto paralelismo entre los lienzos de este pintor con otros colegas de generaciones colindantes; y quizás tengan razón. Aunque esto no resta valor a un hecho innegable: cada una de las imágenes (sean surrealistas o no) surgidas de la mente de Arnulf Rainer posee una fuerza primigenia –casi primitiva- que deja sin respiración, y las hace distinguirse de la mera manipulación de originales exquisitos. Los que quieran comprender lo expresado, mejor es que se pasen por la galería capitalina. La entrada es absolutamente libre, y disfrutarán con el salvajismo del centroeuropeo; uno de los últimos supervivientes de una plasticidad cada vez más perdida en los arcones del tiempo pretérito y museístico.

"Sunset Park" ha sido editada en español por Anagrama

"Sunset Park" ha sido editada en español por Anagrama

El caos se apodera de la sociedad moderna, al tiempo que el hombre se pierde en las sinrazones absurdas de su búsqueda en pos de una mortalidad con sentido, de una esperanza cada vez más oculta entre los cascotes ensangrentados de la barbarie. La literatura de Paul Auster (Nueva Jersey, USA, 1947) es de las que se agranda ante las adversidades, de las que toma una dimensión casi metafórica en un mundo que se hunde, que sucumbe frente a sus propios delirios tiránicos. Los personajes desmembrados por una cultura que les es indiferente, y por una globalidad que anula cualquier atisbo de reconocimiento, vuelven a cobrar vida en la última obra publicada de este vitriólico escritor: Sunset Park, editada en español por Anagrama.

El escritor de Nueva Jersey cambió la literatura por el cine en "Lulu On The Bridge" y "La vida interior de Martin Frost"

El escritor de Nueva Jersey cambió la literatura por el cine en "Lulu On The Bridge" y "La vida interior de Martin Frost"

La prosa de Auster es como un cañón con la artillería diversificada; en este caso, en múltiples historias que encuentran la conexión a través del extremismo narrativo, de la desolación de las almas que no tienen percepción si quiera de ser simples espíritus itinerantes por un planeta llamado Tierra. El chico veinteañero, que vagabundea por los caminos polvorientos ansioso de hacerse invisible o de corporeizarse como lo que realmente piensa que es o debe ser, se hermana de forma consanguínea con sorprendente soltura con el señor de mediana edad descreído, alambicado en una destilería aparentemente sustancial, pero que se difumina conforme el tipo se acerca a las conclusiones prematuras de una existencia desperdiciada. Tal caudal vivencial hace de este texto del Premio Príncipe de Asturias de Las Letras en 2006 un ensayo de incalculable valor, sobre todo para los que bucean por las incógnitas que albergan los hijos de Adán y Eva en esta era post 11-S.

En "Brooklyn Follies" recogió los atentados a las Torres Gemelas de 2001

En "Brooklyn Follies" recogió los atentados a las Torres Gemelas de 2001

La extensa obra de este retratista nacido en el tiempo del resurgimiento estadounidense se muestra compacta y alumbradora de mitos cercanos, lúgubremente inestables y vulnerables a cada golpe de página. Así eran los protagonistas de Trilogía de Nueva York, Leviatán, El libro de las ilusiones, Brooklyn Follies o Un hombre en la oscuridad. Estos robots sensibles siempre se recomponen a partir de pedazos, para luego disgregarse nuevamente en un desmembramiento mucho más bestial que el que les había dado origen.

Con libros como éste, Auster se consagró en el mundo editorial

Con libros como éste, Auster se consagró en el mundo editorial

Nadie pone en duda la capacidad de Auster para erigirse como uno de los líderes actuales de la novelística parida en la tierra de las barras y estrellas, más ansiosa de preguntas que de respuestas, de ingenio mordaz y crítico que de chistosa felicidad de cuentos de hadas. Abrir un volumen de la pluma del responsable de Viajes sobre el Scriptorium suele ser un placer que remueve las conciencias e invita a pensar. Y Sunset Park no es una excepción a esta regla curricular.

La crítica no recibió muy bien su filme "La vida interior de Martin Frost"

La crítica no recibió muy bien su filme "La vida interior de Martin Frost"

El actor interpretó 193 capítulos de la serie CSI

El actor interpretó 193 capítulos de la serie CSI

Las aulas de un instituto norteamericano no guardan mucha relación con el ecosistema habitual en el que se mueve un individuo acostumbrado a batirse el cobre en un laboratorio policial, salvo por la posibilidad de que alguno de los incontrolables estudiantes sea carne de prisión desde casi su primer berrido. Pero un cambio en su actividad profesional era lo que estaba demandando desde hacía tiempo William Petersen (Illinois, USA, 1953). Su encarnación del entomólogo y especialista en el análisis de pruebas Gil Grissom, para el serial CSI: Las Vegas, le llevó nada más y nada menos que nueve temporadas de plató, y la friolera de 193 episodios. La gran cantidad de horas en la piel de este hombre sencillo y metódico había hecho que el intérprete se fuera diluyendo, dejando únicamente la proyección de su afamado personaje con placa en el pecho.

Grisom se despidió de CSI junto a Sara Sidle

Grisom se despidió de CSI junto a Sara Sidle

Frente a un peligro de semejante índole respecto a la identificación entre realidad y ficción, Petersen se plantó y dijo “no” ante la firma de un contrato millonario para continuar con la producción televisiva. Los responsables de la franquicia se lo tomaron con calma, y comprendieron que debían buscar a un sustituto adecuado. Y lo hallaron en el camaleónico, y fogueado en mil batallas, Laurence Fishburne. Resultaba algo irónico que un actor como Fishburne –mucho más valorado por la industria y con bastante mayor caché en pantalla que el mismo William- se plegara para tomar el relevo; aunque el cheque semanal y la calidad de la serie en cuestión fueron suficientes avales para convencerlo.

Los productores sustituyeron a Petersen por Laurence Fishburne

Los productores sustituyeron a Petersen por Laurence Fishburne

No obstante, a pesar de que el prota de Hunter (uno de los mayores hitos en las salas de cine de Petersen lo supuso su caracterización del agente del FBI creado por Thomas Harris, para esta obra de Michael Mann) tomara una decisión tan drástica, no es fácil sobrevivir a CSI. Los que lo duden, pueden preguntárselo a Jorja Fox. La reflexiva Sara Sidle abandonó el serial junto a William; pero, ante la falta de ofertas que pudieran equiparar tan mediática decisión, la actriz se vio obligada a regresar a la pequeña pantalla con el equipo forense de Las Vegas (ya lo dice el refrán: más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer).

Lo más llamativo en la carrera de Petersen sigue siendo su participación en CSI

Lo más llamativo en la carrera de Petersen sigue siendo su participación en CSI

Por su parte, el actor de Illinois sí que se mantiene firme en su renuncia. Y prueba de ello es el filme en el que está trabajando en estos momentos. La cinta se titula Detachment, y está dirigida por el británico Tony Kaye (American History X). La trama del largometraje narra las aventuras de un grupo de educadores en un centro de secundaria; y, en ella, Petersen da vida a un papel sin muchas frases. Aunque, si se observa que el personaje principal le ha caído al convincente Adrien Brody, se puede entender que Kaye no tuviera dudas en otorgar el liderazgo del cuadro artístico al oscarizado intérprete de El pianista. No obstante, el otrora Grissom seguro que está más que satisfecho tras haber incluido su nombre -codo con codo- con los del resto de un elenco que completan, entre otros, el veterano James Caan, Christina Hendricks, Lucy Liu y Marcia Gay Harden.

Fishburne no solamente triunfa en CSI, también ha rodado la última película de Steven Soderbergh, "Contagion"

Fishburne no solamente triunfa en CSI, también ha rodado la última película de Steven Soderbergh, "Contagion"

Pero, pese a esta supuesta alegría para la exestrella televisiva, su sustituto en CSI, Laurence Fishburne, sí que puede felicitarse por su buena racha; ya que, mientras pone la mano para recibir los honorarios por su participación en la serie, está finiquitando su colaboración en Contagion, a las órdenes de Steven Soderbergh.

"El enigma de otro mundo" tradujo en imágenes por primera vez el texto "Who Goes There?"

"El enigma de otro mundo" tradujo en imágenes por primera vez el texto "Who Goes There?"

El texto original original escrito en los cincuenta por John W. Campbell Jr., Who Goes There? (¿Quién anda ahí?), regresa a la vida cinematográfica de la mano del debutante director holandés Matthijs van Heijningen Jr. (el senior es su papá productor). La historia, conocida con el contundente y explícito título de La cosa, conserva los esquemas argumentales de ese relato redactado a las velas de los conflictivos comienzos de la Guerra Fría, cuando los terrícolas estaban convencidos de que los alienígenas visitaban el planeta azul con una frecuencia semejante a la de las actuaciones de Frank Sinatra en los casinos de Las Vegas. La acción continúa sucediendo en los helados paisajes de la Antártida, y los protagonistas son nuevamente un grupo de científicos acosados por una presencia extraña, procedente de otra galaxia, que está empeñada en cargarse a la mencionada expedición.

La versión de John Carpenter de 1982, "La cosa", es la más recordada por el público

La versión de John Carpenter de 1982, "La cosa", es la más recordada por el público

Entre el equipo de investigación destaca la presencia de la bella e inteligente Kate Lloyd (a quien pone físico Mary Elizabeth Winstead, y a la que se pudo contemplar en plan peleón como la hija de Bruce Willis en La jungla 4.0). Ella, junto al doctor Sander Halvorson (interpretado por el danés Ulrich Thomsen, del que se recuerdan sus colaboraciones en Duplicity y The International), descubre un ser capaz de mutar para lograr sus objetivos asesinos, y poseer el cuerpo de los humanos y animales a los que manda para el Más Allá destrozados desde el cráneo hasta el último huesecillo de las plantas de los pies o las pezuñas. En su lucha contra este monstruo de adn espacial, la estudiosa gachí tendrá la inestimable ayuda del piloto de helicópteros Sam Carter (papel que le ha caído en suerte al todavía desconocido actor australiano Joel Edgerton, quien también tiene una parte destacable en el filme de próximo estreno Warrior, donde comparte elenco boxístico con Nick Nolte).

Kurt Russell no repite como el piloto, y su papel se llama ahora Sam Carter

Kurt Russell no repite como el piloto, y su papel se llama ahora Sam Carter

Pero Heijningen Jr. deberá hacer muy bien su trabajo para hacer olvidar a los espectadores los ilustres precedentes en las adaptaciones del librito de Campbell Jr. La primera de ellas respondía al título de El enigma de otro mundo, y fue grabada en 1951 por Christian Nyby y un Howard Hawks que optó por no incluir su nombre en la ficha técnica. Los fríos hielos del norte daban pie a un argumento de los que dejaban con la boca abierta, y en el que sobresalía la monumental presencia del gigante –mide en la realidad más de 1,90- James Arness. La estrella televisiva de La ley del revólver (que se mantuvo veinte años en antena, desde 1955 a 1975) y La conquista del Oeste (en la piel del cazador Zeb MaCahan) contaba treinta y dos primaveras en el momento de inmortalizar lo que, a la postre, fue su más laureada actuación en un largometraje para la pantalla grande.

James Arness se dio a conocer como el alienígena de "El enigma de otro mundo"

James Arness se dio a conocer como el alienígena de "El enigma de otro mundo"

Treinta y una tartas de aniversario más tarde, el efectivo cineasta John Carpenter –en lo que es hasta el presente su mejor época detrás de las cámaras- retomó la historieta de Who Goes There? para montar La cosa (1982). Apoyado en la popularidad de su intérprete fetiche, el simpático y resultón Kurt Russell se enfundó como un guante al personaje principal del piloto de helicópteros R.J. Macready, el responsable de La noche de Halloween construyó una obra personal e impactante, en la que el terror se regodeaba con el gore de casquería de alto copete y una malsana sensación de tétrico misterio, que contribuyeron a extender por todo el metraje las más que meritorias caracterizaciones de Wilford Brimley, Keith David y Donald Moffat, entre el nutrido cuadro artístico.

Wilford Brimley estuvo genial en "La cosa", de John Carpenter, encarnando a Blair

Wilford Brimley estuvo genial en "La cosa", de John Carpenter, encarnando a Blair

La historia ideada por Campbell Jr. ha sido versionada recientemente en un exitoso videojuego

La historia ideada por Campbell Jr. ha sido versionada recientemente en un exitoso videojuego

Una voz en off precedía los títulos de crédito en cada capítulo

Una voz en off precedía los títulos de crédito en cada capítulo

“Los sabios de la Antigüedad decían: ¿Despista la serpiente por no tener cuernos, sobre todo para el que piensa que es imposible que este animal se transforme en un dragón?” Esta pregunta de tipo zen ponía ante el televisor a miles de espectadores allá por el final de la década de los setenta. Y el responsable de tal poder de concentración era un serial de nacionalidad china, que respondía al emblemático título de La frontera azul.

El protagonista, Lin Chung, era acusado de asesinato y su esposa perdía la vida

El protagonista, Lin Chung, era acusado de asesinato y su esposa perdía la vida

La acción transcurría en los remotos tiempos de la dinastía Sung, en el país de La Gran Muralla. Eran años en los que la injusticia vagaba por los pueblos, y la lucha armada se convertía en una alternativa más que válida para sobrevivir frente a los ambiciosos e impopulares recaudadores de impuestos. En un sistema tan corrupto de enriquecimiento fácil, Kao Chiu estaba en su salsa brava. Escondido tras un cargo importante con mandato especial del emperador, este señor hacía y deshacía a su antojo por intereses claramente crematísticos. Bueno, esto es así hasta conocer a la bella esposa del protagonista, Lin Chung. La lujuria desatada en su interior después de ver a la fémina hace que el gobernador Kao acuse al mencionado militar de un asesinato en lugar sagrado, del que él es inocente. Condenado a trabajos forzados en una alejada prisión, el que fuera capitán de la guardia imperial clama para pregonar que él no es el criminal que refleja la sentencia. Sin embargo, el ansia por lavar su nombre se torna en venganza personal contra Kao Chiu cuando la cónyuge de Lin Chung se suicida, al no sucumbir a las intenciones sexuales propuestas por el corrupto político.

La serie reproducía un tiempo en el que se cometían injusticias cada dos por tres

La serie reproducía un tiempo en el que se cometían injusticias cada dos por tres

La producción de La frontera azul data de 1977, y con su costosa elaboración -la mayoría de las escenas fueron rodadas en exteriores naturales- la Chinese Central Television se apuntó uno de los tantos más lucrativos de su historia. El serial, compuesto por veintiséis episodios de cerca de una hora de duración cada uno de ellos, fue emitido con gran éxito de audiencia en países como España, Francia, Reino Unido y USA. Las aventuras de los rebeldes del Liang Shan-Po congregaron en el sofá a públicos que hablaban en multitud de idiomas; lo que ayudó para fomentar una incipiente labor de merchandising en forma de álbumes de cromos, camisetas, muñecos, calendarios, etc.

La actriz Sanae Tsuchida ponía físico a la guerrera Husan-Niang

La actriz Sanae Tsuchida ponía físico a la guerrera Husan-Niang

En cuanto al reparto, pocos de sus intérpretes lograron un pelotazo posterior similar al alcanzado con The Water Margin (su título en inglés). No obstante, sus nombres gozaron de gran fama y reconocimiento durante el periodo de emisión. El veterano ya por entonces actor japonés Atsuo Nakamura (que acababa de finalizar una serie muy seguida en las islas niponas) se hizo cargo del justiciero y reflexivo Lin Chung; mientras que Sanae Tsuchida se encargó de dotar de dulzura a la bella y letal Husan-Niang, el convincente Kei Satô hizo lo propio con el maquiavélico Kao Chiu y el cantante oriental Teruhiko Aoi se pintó el cuerpo con monstruos mitológicos para encarnar al aeróbico y atlético Shih “El dragón tatuado” Chin.

El dragón tatuado (Teruhiko Aoi) es uno de los personajes más recordados

El dragón tatuado (Teruhiko Aoi) es uno de los personajes más recordados

Las treinta y tres primaveras que ha quemado La frontera azul no han disminuido la calidad de un producto concebido para las masas, que sentó cátedra en cuanto a los trabajos de artes marciales destinados a ser visionados en la pequeña pantalla. Es una interesante oportunidad para los fans y los curiosos poder adquirir en DVD las hazañas de los luchadores del Liang Shan-Po; y tendrán ocasión de hacerlo -a un precio medianamente razonable- si bucean un poco por los artículos de la tienda virtual amazon.com, donde localizarán el serial completo por su título en inglés: The Water Margin. Visionarlo es un verdadero lujo; y, montarse un maratón del primero al último de los capítulos, un deleite de regreso memorístico a la niñez del bocata de chocolate y el vaso de leche.

Después de una brillante carrera como actor, Atsuo Nakamura (Lin Chung) probó suerte como político

Después de una brillante carrera como actor, Atsuo Nakamura (Lin Chung) probó suerte como político