Almudena Grandes brilla en el Teatro María Guerrero

La escritora madrileña es recordada en el Centro Dramático Nacional tres años después de su fallecimiento, con la puesta en escena de "La madre de Frankenstein": una obra cargada de diálogos elocuentes, misterio sobre la psicología criminal y denuncia social, que conforma el quinto episodio de la inconclusa saga de Los episodios de una guerra interminable. Blanca Portillo encabeza el elenco interpretativo en este imaginativo montaje, que dirige Carme Portacelli.

76
0 0
Read Time:4 Minute, 14 Second
Almudena Grandes
Almudena Grandes diseñó la trama de “La novia de Frankenstein” como una manera de denunciar la bestialidad de la dictadura franquista.

Almudena Grandes fue una autora comprometida con sus ideas, presta desde la literatura a defender su concepción de una España sujeta a la libertad de pensamiento, en continua rebeldía contra los dogmas represores de la dictadura franquista y de los posicionamientos totémicos procedentes de las fuerzas reaccionarias, que siempre coartan los valores sociales de los ciudadanos.

Dentro de ese esquema personal y humano, la narradora madrileña montó una saga de inspiración galdosiana, titulada Los episodios de una guerra interminable; de la que La madre de Frankenstein conforma el quinto episodio de esta serie inacabada de sucesos sorprendentes ocurridos en la época en la que el Nacionalcatolicismo y el gobierno dictatorial de Francisco Franco tenían sometidos a los españoles de cualquier condición y origen.

Publicada en 2020, La madre de Frankenstein supone un acercamiento sutil y contundente a la controvertida figura de doña Aurora Rodríguez Carballeira, al poco de esta muriera víctima del cáncer, en diciembre de 1955. La citada mujer pasaba sus días y noches recluida en el manicomio madrileño de Ciempozuelos, después de ser sentenciada a 26 años de cárcel por el asesinato de su hija Hildegart. La manera en que Grandes aborda el tema recuerda vagamente a las huellas de Thomas Mann, dibujadas en el intelectualizado balneario de La montaña mágica, con un poso importante de confesiones a golpe de falsa conversación; aunque en el caso de La madre de Frankenstein las charlas se ejecutan entre una parricida y el psiquiatra que se encuentra al cargo de su análisis mental, y no entre anarquistas de laboratorio y protectores del orden mundial.

Almudena Grandes
La madre de Frankenstein estará en el Teatro María Guerrero hasta el próximo 12 de noviembre.

La madre de Frankenstein es una novela extraordinaria por diversas razones. La primera, porque el retrato de la España de los años 50 vista por alguien que se ha educado fuera de este país, que ha estudiado y ha crecido fuera de él, es fantástico. Todo aquello que es normal en cualquier contexto, sucede aquí de una manera peculiar y cargada con una intención siempre retorcida, y eso es lo que le sucede a Germán cuando llega al manicomio de mujeres de Ciempozuelos. ¡Todo lo que hay que pensar para hablar con quien sea, especialmente con una persona del otro sexo!“, explica Carme Portecelli, directora del montaje, que estará en la sala grande del capitalino teatro María Guerrero hasta el próximo 12 de noviembre de 2023.

ALMUDENA GRANDES ESTÁ PRESENTE EN CADA UNA DE LAS PALABRAS DE LA VERSIÓN TEATRAL DE ANNA MARIA RICART CODINA

El 9 de junio de 1933, cuando todavía no se había producido el golpe de Estado ejecutado por el alzamiento franquista de 1936, la joven de 18 años Hildegart Rodríguez Carballeira apareció muerta en su cama, con tres disparos de pistola en la cabeza y uno en el corazón. La criminal fue la madre de la brillante abogada, doña Aurora Rodríguez Carballeira, quien confesó a las autoridades que lo había hecho porque su hija se había apartado del camino para el que ella la preparó desde la niñez.

La novela de Almudena Grandes, y la adaptación teatral de Anna Maria Ricart Codina, inician el relato en 1954, en el manicomio madrileño para mujeres de Ciempozuelos. Allí se presenta el psiquiatra Germán Velázquez (Pablo Derqui), para ocuparse de Aurora Rodríguez Carballeira (Blanca Portillo), después de que esta haya pasado varias décadas apartada de la libertad.

Almudena Grandes
Almudena Grandes se sintió profundamente interesada por las motivaciones criminales de doña Aurora.

Cada una de las sesiones entre el especialista de la mente y la extraña e inteligente paciente suponen un paso más que se encamina hacia el abismo de la muerte. Los deleznables actos de Aurora Rodríguez Carballeira parecen herirla a cada instante y carcomen en silencio su fino hilo de cordura humana, a pesar de que internamente se mantiene firme en su obsesión relativa a la explicación inevitable del atroz crimen que cometió en 1933.

Junto al salvajismo inherente al asesinato cometido por una madre contra su hija, el argumento también mantiene la tensión acumulada y psicótica de un entorno dominado institucionalmente por la violencia indiscriminada, y por el miedo a la detención y la tortura. Cuando no existe confianza en un futuro próximo e inmediato, la incertidumbre puede derivar en neurosis agresiva y contundente, como encarna con emoción y pulso la actriz Blanca Portillo, en la piel agrietada de doña Aurora Rodríguez Carballeira.

Hemos intentado ser fieles a Almudena porque ese es el único camino para comprender este texto y dotarlo de la grandeza que tiene“, comenta Carme Portacelli.

Nota:  El asesinato al que hace referencia La madre de Frankenstein fue escenificado anteriormente por Fernando Fernán Gómez, en la película Mi hija Hildegart, de 1977.

Más información, entradas y horarios en

https://www.dramatico.mcu.es

 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language