Aki Kaurismäki y sus hojas caídas

Aki Kaurismäki se adentra en una aventura de romanticismo exacerbado y lucha de clases, en la brillante película "Fallen Leaves": una obra sincera y plena de imaginación, donde el cineasta finlandés despliega su virtuosismo escénico. Alma Pöysti y Jussi Vatanen encarnan a la pareja protagonista, dos jóvenes enamorados platónicamente, que intentan escapar de la alienación de una sociedad dominada por la apatía.

131
0 0
Read Time:3 Minute, 56 Second
Aki Kaurismäki
Aki Kaurismäki muestra la profundidad sentimental de dos seres sin artificios, en “Fallen Leaves”.

Aki Kaurismäki se ha convertido, película tras película, en uno de los cineastas más sólidos y valorados de Finlandia y del resto de Europa. Su estilo depurado y pródigo en conexiones con reconocidos maestros del celuloide le ha otorgado una manera especial e hipnótica de acercarse a las historias que moldea con su cámara, una fórmula activa y calórica que normalmente viene acompañada de un empuje humanista claro y omnipresente.

El Havre (2011), Un hombre sin pasado (20o2) o El otro lado de la esperanza (2017) son algunos de los títulos más celebrados de este artesano de las realidades vulnerables, sumidas en la mayoría de las ocasiones en conflictos que van de lo individual a lo colectivo, para desembocar en tesis analíticas de profundidad universal, relativas a la difícil existencia en el distópico universo de la pobreza, de la falta de empatía, de la incapacidad para establecer comunicaciones afectivas de calidad y de la marginación por edad, cuenta corriente, raza, religión o nacimiento.

Los personajes que componen la filmografía de Aki Kaurismäki tienen en común una tristeza crónica, aunque la manifiestan sin sentidos desoladores de tragedia agresiva, con una visión casi humorística de sus respectivos problemas.

Dentro de esta concepción del universo terráqueo, Fallen Leaves representa una de las obras más esperanzadoras del director nacido en la región finlandesa de Orimattila, un trabajo enlazado argumentalmente con una relación amorosa con la suficiente fuerza como para derribar los muros invisibles de un entorno sumamente hostil, que intenta acabar con el sentimiento compartido entre la callada Ansa y el alcoholizado Holappa.

Aki Kaurismäki
Aki Kaurismäki diseña un hermoso canto en favor del amor romántico.

Como en el resto de los films de AK, Fallen Leaves sincroniza a la perfección las imágenes y la banda sonora, alimentada con temas tradicionales y canciones de rock añejo y rítmico. Un recurso que le sirve para marcar los diferentes momentos anímicos de los protagonistas, muy en la línea a lo que consiguió Jacques Demy en Los paraguas de Cherburgo, pese a que Kaurismäki no encuadra su movie en el extravagante género del musical ajeno a las partes dialogadas.

Todo ello genera un torbellino de emociones sensitivas, que favorece el despliegue de una atmósfera atrayente, destinada a enriquecer la exposición de las vicisitudes de Ansabuy online y Holappa.

AKI KAURISMÄKI MUESTRA SU HABILIDAD PARA QUE “FALLEN LEAVES” ENGANCHE A LOS ESPECTADORES A TRAVÉS DE LAS IMÁGENES Y DE LA MÚSICA

Resulta estimulante encontrar en la cartelera actual a un creador como Aki Kaurismäki, alejado de la dictadura de la comercialidad a costa de cualquier otro elemento consustancial a una producción cinematográfica de calidad. El director finlandés ejerce su libertad en un sentido pleno, para abordar sus guiones desde una perspectiva nutrida por un marcado compromiso con los individuos que pueblan el metraje de sus distintos films.

En el caso de Fallen Leaves, la estética casi de la época de influencia soviética (en algunos instantes, la movie retrotrae la mente a algunas de las cintas del polaco Andrzej Wajda (El director de orquesta) y del ruso Nikita Mikhalkov (Ojos negros), recurso que ayuda a AK a reflejar la opresión que sienten los protagonistas, frente a una sociedad sumamente clasista y empeñada en denostar a una clase obrera dormida y sometida por el yugo de la asfixiante burocracia.

Aki Kaurismäki
Aki Kaurismäki parte de lo individual, para analizar la sociedad finlandesa.

Hipnótica y deslumbrante en su exposición, nudo y desenlace, Las hojas caídas revela el virtuosismo sin elitismos que practica Kaurismäki con naturalidad; en el que es posible localizar hilos comunicantes con la Nouvelle Vague y con los folletines por entregas de autores de novela rosa.

Una mixtura interesante y sorprendente, donde las casualidades del relato se circunscriben a una narración de cuento de hadas, en la que el afecto apasionado e ingenuo de Ansa y Holappa se superpone a cualquier posible tropiezo descriptivo.

El responsable de Un hombre sin pasado concita, en los ochenta y un minutos que dura Fallen Leaves, un particular homenaje a la historia del séptimo arte de cualquier época y género.

Solo así es posible encajar los ecos nostálgicos de las movies de Charles Chaplin que se cuelan sinuosamente a través de las escenas en las que Alma Pöysti (Ansa) y Jussi Vatanen (Holappa) se alejan hacia el horizonte de un parque de Helsinki, acompañados de un pequeño perro adoptado por la mujer.

Nota: Fallen Leaves llega este viernes a la cartelera española.

Se recomienda disfrutar sin complejos con las secuencias del karaoke.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language