Julie Taymor versiona "La tempestad", con Helen Mirren como Próspera

Julie Taymor versiona "La tempestad", con Helen Mirren como Próspera

Cuando William Shakespeare estrenó en sociedad La tempestad, las mujeres estaban excluidas de representar personajes sobre las tablas de teatros como The Globe. Algún efebo con rostro más o menos femenino se disfrazó con aparente soltura y eficacia para dotar de vida a Miranda, como ya lo habían llevado a cabo anteriormente en Romeo y Julieta, Hamlet o Macbeth. Los tiempos, como diría don Hilarión, han cambiado una barbaridad; y los papeles concebidos en su origen para ser escenificados únicamente por actores masculinos han modificado, en muchas ocasiones, su apariencia primigenia: les han crecido pechos, se les ha suavizado la piel y se les ha escondido la nuez. Una transformación tan radical es lo que ha experimentado el mago protagonista de La tempestad: el tiránico Próspero.

La directora ya había llevado a la pantalla, con resultados discutibles, "Tito Andrónico"

La directora ya había llevado a la pantalla, con resultados discutibles, "Tito Andrónico"

La directora Julie Taymor adapta al séptimo arte la obra original del autor de El sueño de una noche de verano, convirtiendo al ilustrado hechicero del manto sobrenatural en una señora de buen ver, como lo es la veterana Helen Mirren. La estrella británica de The Queen acepta el reto y, con su caracterización de “Próspera”, pretende hacer sombra en el ideario colectivo a shakespereanos de la talla de Sir John Gielgud, Sir Ralph Richardson, Marice Evans o Sir Michael Hordern.

"Los libros de Próspero", de Peter Greenaway, es una de las mejores traducciones en imágenes de "La Tempestad"

"Los libros de Próspero", de Peter Greenaway, es una de las mejores traducciones en imágenes de "La Tempestad"

Sin embargo, Taymor no ha sido ingenua al escoger el libreto para realizar su polémica apuesta contra el clasicismo más tradicionalista. Para empezar, La tempestad es un texto extraño de por sí, con el que el bardo inglés se adelantó a su tiempo a través de una especie de invitación, en clave onírica y surrealista, para perfilar géneros como el de la ciencia ficción o la épica del absurdo. El poder magnético de esta creación teatral, la fuerza de sus discursos, la explícita coreografía dramática -sin música de por medio- y el erotismo velado -sin por ello menospreciar el mínimo decoro- son unos ejes conceptuales que ningún realizador despreciaría. La historia del antiguo duque de Milán expulsado a una isla en la que se erige como emperador autoproclamado, dando vida a espíritus ancestrales como Calibán y Ariel, seduce por su capacidad para provocar visiones que van más allá de la mera concatenación de hechos, mucho más lejos de lo que acostumbraba a alumbrar la tragicomedia del siglo XVII.

Maurice Evans, el doctor Zaius en "El planeta de los simios", también hizo del mago

Maurice Evans, el doctor Zaius en "El planeta de los simios", también hizo del mago

Tal material es el causante de que la cineasta de Titus (la algo fallida versión del original de Shakespeare Tito Andrónico) y de la oscarizada Frida se haya colgado la cámara; y, con tal proyecto de semejante enjundia profesional, no tuviera el más mínimo problema para subir al carro del revisionismo literario a Helen Mirren (como Próspero con aspecto de gachí), Djimon Hounsou (Calibán), Chris Cooper (Antonio), Ben Whishaw (Ariel) y Felicity Jones (Miranda), entre otros.

Michael Hordern, como el tirano mago en 1980

Michael Hordern, como el tirano mago en 1980

Antes que Mirren, como ya se ha mencionado, ha habido multitud de adaptaciones cinematográficas de La tempestad. La primera de ellas fue en 1908, mediante un corto, dirigido por Percy Stow, que sorprendió a los espectadores de la época. Pero los homónimos trabajos más llamativos basados en el libreto del creador de la era isabelina han sido los grabados en 1960 (con Maurice “doctor Zaius de El planeta de los simios” Evans en la piel de Próspero, Richard Burton como Calibán y Lee Remick transformada en Miranda),  1979 (con el peculiar Derek Jarman como maestro de ceremonias) y el de 1980 (Michael Hordern estaba realmente brillante como el exduque de Milán). Junto a los resaltados, Peter Greenaway también aportó su barroco sentido fílmico en una magnífica reproducción de la obra, embutida en Prospero’s Books (John Gielgud fue el rostro de Próspero en este fresco en formato de celuloide, que captó gran parte de las obsesiones narrativas de William Shakespeare).

Derek Jarman se dejó seducir por el texto de Shakespeare en 1979

Derek Jarman se dejó seducir por el texto de Shakespeare en 1979

La primera entrega se estrenó en 1984

La primera entrega se estrenó en 1984

¡Qué se escondan los espectros tras sus tumbas, porque los sheriffs de lo sobrenatural regresan en su furgoneta blanca! El actor y guionista ocasional Dan Aykroyd parece decidido a reunir nuevamente al equipo que hizo furor en la década de los ochenta, para reinstaurar el poder taquillero de los muchachos de la aspiradora esotérica.

La mezcla de humor y efectos especiales fue todo un éxito en taquilla

La mezcla de humor y efectos especiales fue todo un éxito en taquilla

Aún está todo un poco en el aire, pero la estrella canadiense de Blues Brothers 2000 trabaja a destajo con el fin de dotar de un argumento eficaz a esta tercera entrega de la saga, iniciada en 1984 –bajo el título de Los cazafantasmas– de la mano del realizador Ivan Reitman (también responsable de la segunda parte, estrenada en 1989).

Aykroyd quiere reunir al equipo original

Aykroyd quiere reunir al equipo original

Los rumores sobre el posible casting de la última obra de este serial (que va camino de la trilogía) no se han hecho esperar; aunque es recomendable ir despejando incógnitas. Para empezar, Aykroyd (que se encargaría de encarnar al doctor Raymond Stantz) ha dejado claro que pensaría muy seriamente sobre si meterse en la película en caso de no ser capaz de seducir a sus compañeros de la cinta original. Esto es: Bill Murray (como el doctor Peter Venkman), Harold Ramis (en la piel del doctor Egon Spengler) y Ernie Hudson (transformado en Winston Zeddemore). Pero no queda ahí la cosa, el protagonista de Entre pillos anda el juego también ha mostrado su interés en que la espectacular Sigourney Weaver repitiera palmito en el cuerpo serrano de la otrora poseída Dana Barrett; así como en incorporar en el ideal y nutrido elenco a Annie Potts (igualmente presente en los  dos largos precedentes) y Anna Faris.

Ivan Reitman es el favorito para dirigir la película

Ivan Reitman es el favorito para dirigir la película

Por el lado de la dirección, el bueno de Dan espera que Ivan Reitman acepte concluir esta tripleta de la saga, después de haber sido el cineasta que grabó los episodios de 1984 y 1989. El veterano creador cinematográfico no le haría ascos a un proyecto semejante. Sin embargo, todo tendrá que suceder después de que el realizador ponga en el circuito audiovisual como es debido su más reciente trabajo tras las cámaras: No Strings Attached, con Natalie Portman, Ashton Kutcher y Cary Elwes.

Ray Parker Jr. ayudó a popularizar la saga con su pegadiza canción

Ray Parker Jr. ayudó a popularizar la saga con su pegadiza canción

Y puestos a tanto reencuentro de colegas: ¿Ocurrirá algo con Ray Parker Jr. y la célebre canción –Oscar incluido- que compuso para Ghostbusters? Sería bueno que el músico la adaptara a este siglo XXI. El tiempo y Dan Aykroyd lo dirán en breve…

"The Rite" sigue tras los pasos de "El exorcista"

"The Rite" sigue tras los pasos de "El exorcista"

Las posesiones demoniacas sobreviven incluso a la era de Internet. Si los pantalones campana y las camisas floreadas de mercadillo no pudieron impedir que Belcebú imperase en la taquilla a comienzos de los setenta con el Exorcista; ¿cómo lo iban a hacer los ordenadores, la metrosexualidad, la crisis financiera o la moda retro de la actual década del siglo XXI? El director sueco Mikael Hafström (1408) parece haber pensado lo mismo; y ha llegado a la conclusión de que al público le continúa poniendo a cien ser aterrorizado en una sala oscura de proyección. ¿Y quién mejor para conseguir este objetivo que el viejo y temido Diablo, en versión de espíritu burlón capaz de hacer hablar hasta a una tierna niña con el rostro de Linda Blair (pre-pechos aeróbicos) al estilo palabrotero de un narcotraficante enchironado, de los de tatuajes únicamente aptos para mayores con menos reparos que la troupe contertuliana de los espacios televisivos del corazón?

Mikael Hafström reproduce en el filme el polémico libro de Matt Baglio

Mikael Hafström reproduce en el filme el polémico libro de Matt Baglio

Una novela escrita por el periodista Matt Baglio, titulada The Rite (justo como el filme), sirve de base argumental al cineasta nórdico para montar la historia de esta escalofriante obra: protagonizada por un sacerdote que recibe clases aceleradas como batallador contra espíritus malignos en el mismo Vaticano. El actor de origen galés Anthony Hopkins (quien ya sabe lo que es pasarse al lado menos luminoso del comportamiento humano, después de su oscariazada interpretación del psiquiatra caníbal de El silencio de los corderos) encabeza el cuadro dramático en una cinta -más tenebrosa de lo normal por supuestamente verídica- en la que también colaboran Colin O’Donoghue (Los Tudor) y el británico Ciarán Hinds (Munich). Las experiencias de Baglio junto al padre Gary Thomas han servido de jugoso material cinematográfico para el largometraje del creador heredero de los vikingos, aunque éste confiese que se ha tomado algunas libertades con respecto a la publicación del reportero.

La obra del responsable de "1408" se insbribe bajo el epígrafe de los hechos reales

La obra del responsable de "1408" se insbribe bajo el epígrafe de los hechos reales

Pero el nombre de Hafström no estará estos meses simplemente asociado a esta producción, perteneciente a un género preparado para poner los pelos como escarpias a todo bicho viviente; ya que antes deberá presentar en sociedad Shanghai: una exótica aventura en formato de celuloide ambientada en la mencionada y cosmopolita ciudad asiática, durante la conflictiva década de los cuarenta. John Cusack (que ya trabajó con el director europeo en 1408), Gong-Li (la exmusa de Sorgo rojo), Chow Yun-Fat (El monje) y Ken Watanabe (El último samurái) unen sus aptitudes delante de las cámaras para dotar de prestancia estelar a este ambicioso largo.

"Shanghai" será la primera producción de Hafström en llegar a la cartelera

"Shanghai" será la primera producción de Hafström en llegar a la cartelera

"El otoño de las rosas" le granjeó el Premio Nacional de Poesía, en 1987

"El otoño de las rosas" le granjeó el Premio Nacional de Poesía, en 1987

Ausentarse de la niñez perdiendo el paraíso; y, sin embargo, mantener la vitalidad, la esperanza, la ilógica sinrazón de los sueños a base de rimas. El eterno dilema entre la melancolía constante y el ansia por no dejarse abatir ante la acumulación de años, de experiencias que pervierten la inocencia anhelada por los que persiguen no poseer malos pensamientos. La poesía del valenciano Francisco Brines (Oliva, 1932) tiene mucho de eso: de esperas, de novedad teñida de desolaciones, de reflexivo retorno a un Emilio onírico y también memorístico. Los versos encadenados a golpe de sol, y de búsqueda constante por los áridos parajes de las palabras fragmentadas, han posicionado a este insigne autor en un lugar preferente para alzarse con el XIX Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

Brines no dudó en rendir homenaje a Miguel Hernández

Brines no dudó en rendir homenaje a Miguel Hernández

El conjunto de la producción de este guerrero mediterráneo de la conciencia individual ha sido el que le ha llevado a ser distinguido con tal galardón que, más allá de la notable dotación económica, supone elevar a los altares -normalmente más mundanos- de la actualidad periodística a un hombre con intención de destilar la tolerancia a través de sus poemas, de matizar la universalidad a través de constantes accesos de introspección, destinados a capturar en la red de la salvación literaria a las almas perdidas de este milenio cada vez más tecnológico y menos humano.

Los poemas del creador nacido en Oliva gozan de una profunda hondura humana

Los poemas del creador nacido en Oliva gozan de una profunda hondura humana

Perteneciente por nacimiento a esa compulsiva y fortalecida generación de los cincuenta –la misma a la que se adhirieron nombres como los de Luis Rosales y Blas de Otero-, Brines se ha destacado siempre por la hondura sentimental, que no sentimentalista, de cada una de sus composiciones. Las métricas de Las brasas o de El otoño de las rosas (obra con la que consiguió el Premio Nacional de Poesía, en 1987) son de las que dejan una sensación de amargura en la vista y de claroscuro en el cerebro, un regusto que invita a pensar en lo que ya se ha vivido; a la vez de anticipar la emoción por abalanzarse sobre la ventana existencialista de las percepciones más primarias, tales como andar, respirar, comer, enamorarse…

Tras superar una operación de corazón, Brines sigue en la brecha

Tras superar una operación de corazón, Brines sigue en la brecha

Todavía en activo, Para quemar la noche es uno de los últimos libros surgidos de la magnífica pluma de este académico de la Lengua (desde 2001 ocupa el sillón “X”, que dejó vacante el dramaturgo Antonio Buero Vallejo); una muestra más de la evolución constante -ajena al paso de ese tiempo que según los entendidos tanto marca cada uno de sus pasos publicados- de alguien que resiste en plena forma parapetado en las trincheras de la creación.

"La piel que habito" se inspira libremente en la novela "Tarántula (Mygale)"

"La piel que habito" se inspira libremente en la novela "Tarántula (Mygale)"

El director nacido en Calzada de Calatrava (Ciudad Real) ya está en plena postproducción de la película decimoctava de su exitosa carrera: La piel que habito. Informaciones contradictorias se han venido sucediendo desde el comienzo del rodaje en agosto –en paisajes de Galicia- con respecto a la trama de este filme. Pero, lo que sí parece claro es que se trata de un thriller sobre los vericuetos y laberintos del comportamiento humano, basado tangencialmente -o inspirado- en la novela Tarántula, redactada por el recientemente fallecido escritor francés Thierry Jonquet.

La obra de Thierry Jonquet trata de un cirujano plástico algo retorcido

La obra de Thierry Jonquet trata de un cirujano plástico algo retorcido

Como hablar de la sinopsis del largometraje sería un ejercicio de funambulismo en el que es más que posible precipitarse al abismo sin red; lo más conveniente es reproducir el argumento del texto literario, y esperar encontrar las similitudes una vez que el responsable de Mujeres al borde de un ataque de nervios estrene su producto. En las páginas redactadas por Jonquet -con ácido de los que corroen cualquier atisbo de moralidad compasiva-, el compatriota de Dumas se centraba en la existencia tenebrosa de un hombre: el cirujano plástico Richard Lafargue. Este individuo guarda en su pasado algo que le impide ser feliz en una relación de pareja normalizada. Dos féminas marcan su devenir rutinario. Por un lado está su hija, que se halla ingresada en un manicomio; y, por otro, se encuentra una joven a la que el especialista en construcciones faciales y corporales obliga a realizar todos los actos más bajos que se le ocurren. Eva, que así se llama este maniquí plegado a las exigencias de Lafargue, vive constantemente recluida en la propiedad del médico; sin ver más que a los clientes con los que tiene que practicar sexo explícito, siempre a las órdenes de su dueño y señor. Un día, la inesperada aparición de un delincuente pone en jaque tan extraña unión.

Antonio Banderas encarna en la película al médico protagonista

Antonio Banderas encarna en la película al médico protagonista

 Almodóvar parece haber conservado -con matices- el personaje principal descrito por Jonquet, el de Richard Lafargue; al que da vida el actor malagueño Antonio Banderas, en lo que supone el regreso profesional del intérprete de El zorro a una producción del director que le dio a conocer internacionalmente. Y, siguiendo con el despeje de incógnitas, la camaleónica Elena Anaya puede haberse encargado de dotar de físico a la complaciente Eva. El resto del cuadro dramático consta únicamente con nombres y apellidos, sin identificaciones claras con sus respectivos personajes. La veterana Marisa Paredes (que ya había trabajado con el autor de Hable con ella en títulos como La flor de mi secreto), Eduard Fernández (Biutiful) y la emergente Bárbara Lennine (conocida por los espectadores tras su encarnación de Rosa en Amar en tiempos revueltos) completan este elenco.

Elena Anaya sustituye, en esta ocasión, a Penélope Cruz como musa del creador manchego

Elena Anaya sustituye, en esta ocasión, a Penélope Cruz como musa del creador manchego

No obstante, pese a los rumores y los secretos, lo que sí se puede asegurar es que Almodóvar no mostrará una adaptación fiel de Tarántula: llevará los ejes esenciales del argumento a su terreno, deformando lo necesario para levantar su particular universo, mucho más tétrico de lo habitual en la parte del protagonista (según declaraciones del propio cineasta). Este ejercicio de traducción nunca literal ya lo ha practicado el oscarizado creador español en otras ocasiones. Carne trémula (1997) es uno de los ejemplos más señeros. Solamente hay que comparar el libro original de Ruth Rendell con la película del responsable de Los abrazos rotos para darse cuenta de ello.

"Carne trémula", de Ruth Rendell, fue otro de los textos que dio pie a un filme del responsable de "La flor de mi secreto"

"Carne trémula", de Ruth Rendell, fue otro de los textos que dio pie a un filme del responsable de "La flor de mi secreto"

En la nueva versión, la protagonista es una chica con dos pretendientes

En la nueva versión, la protagonista es una chica con dos pretendientes

La directora de Crepúsculo (Catherine Hardwicke), cansada de tanto vampiro adolescente con rostro pálido y tupé al viento, retoma el cuento tradicional europeo de la cría y el peludo depredador en la película Red Riding Hood; dándole una vuelta argumental de cierto calado dramático. El guionista David Johnson (quien aterrorizó al presonal con su trabajo en La huérfana) se inventa toda una trama ajena a la historia que popularizaron -entre otros- Charles Perrault, los hermanos Grimm y Ludwig Tieck. La cosa queda así: en la época de la Edad Media, una muchacha de nombre Valerie pierde la cabeza por un galán de escasa fortuna llamado Peter. Sin embargo, los padres de la chica quieren que su hija se case con un partido de mayor nivel económico. Angustiados por una más que segura separación, los amantes furtivos deciden escapar. Momento en el que hace acto de presencia un sanguinario animal, que asesina a la hermana de la protagonista.

Amanda Seyfried interpreta a la gachí de la caperuza

Amanda Seyfried interpreta a la gachí de la caperuza

Los ecos de El pacto de los lobos (Christophe Gans, 2001) y de En compañía de lobos (Neil Jordan, 1984) parecen inspirar al filme de Hardwicke, quien ha confiado el estrellato de su elenco interpretativo a la mediática Amanda Seyfried. La actriz de Querido John y Cartas a Julieta se encasqueta la caperuza de color tomate en un paisaje onírico, situado en espectaculares escenarios naturales de la Columbia canadiense. Los británicos Julie Christie (la inolvidable Lara de El doctor Zhivago hace en esta ocasión de la abuela de Valerie) y Gary Oldman (como el cazador de aulladores cuadrúpedos) comparten los títulos de crédito con la veinteañera.

El cuento oral fue trasladado al papel por Perrault y los hermanos Grimm

El cuento oral fue trasladado al papel por Perrault y los hermanos Grimm

No se sabe si la realizadora de Thirteen habrá visionado previamente otras adaptaciones “libres” del relato de la literatura popular. Pero, antes que ella, otros creadores ya pensaron que la trama de la niña a la que acosa un lupo mientras se dirigía a visitar a su ancianita grandmother tenía madera de terrorífico thriller, más allá de interpretaciones fidedignas de la matriz temática original. Entre estas perversiones de la narración infantil destacadan tres obras: Sin salida (Matthew Bright, 1996), Hard Candy (David Slade, 2005) y La increíble pero cierta historia de Caperucita Roja (Cory Edwards, Todd Edwards, Tony Leech, 2005).

En "Sin Salida", Caperucita era una delincuente fugada

En "Sin Salida", Caperucita era una delincuente fugada

Sin salida supuso la conversión de la chica del cuento inmortalizado por los Grimm y Perrault en una delincuente juvenil (Reese Witherspoo), que escapaba de un trabajador social refugiándose en la casa de su abuela. Pero, en el camino, se topaba con un peligroso asesino en serie.

Ellen Page se enfrentaba a un pedófilo en la adaptación titulada "Hard Candy"

Ellen Page se enfrentaba a un pedófilo en la adaptación titulada "Hard Candy"

Por su parte, Hard Candy reproducía el argumento a través de los ojos de una adolescente algo compleja (Ellen Page), que se las hacía pasar canutas a un pedófilo (Patrick Wilson).

El punto de vista más humorístico del relato lo puso "La verdadera historia de Caperucita Roja"

El punto de vista más humorístico del relato lo puso "La verdadera historia de Caperucita Roja"

Por último, la cinta de animación La increíble pero cierta historia de Caperucita Roja dotaba a la acción de un humor del que carecían los anteriores largometrajes con actores de carne y hueso.

Aunque, también han habido adaptaciones más o menos fieles al texto tradicional. En este apartado se incluye  Caperucita (Adam Brooks, 1989), con Amelia Shankley, Isabella Rossellini y Craig T. Nelson.

Los que deseen ampliar información sobre Red Riding Hood, ya pueden desgustar el avance en imágenes en la página http://www.imdb.com

La pareja de Angelina Jolie interpreta a un padre de familia en el filme de Terrence Malick

La pareja de Angelina Jolie interpreta a un padre de familia en el filme de Terrence Malick

Dos tipos particulares como ellos mismos, el realizador Terrence Malick y el actor y sex symbol Brad Pitt, se ven las caras en la última apuesta en formato de celuloide grabada por el primero, The Tree Of Life: una historia original del responsable de Días del cielo, que reproduce los padecimientos y alegrías de una familia estadounidense durante los años cincuenta, siempre a través de los ojos de un niño.

La historia de Pocahontas fue el último estreno de Malick

La historia de Pocahontas fue el último estreno de Malick

El proyecto, al que también se ha unido el oscarizado Sean Penn, sigue la existencia de Jack, un chaval perteneciente a uno de esos clanes en los que la supervivencia es diaria, y donde no existen garantías de no pasar hambre, frío o privaciones. Pitt encarna al esforzado padre del crío, transmutado en un hombre corriente y anónimo que se sacrifica constantemente para que su vástago no se avergüence de él cuando llegue a ser adulto; mientras, el pequeño imagina mundos fantásticos tan remotos como la época en la que los dinosaurios dominaban la tierra.

Esta película protagonizada por Martin Sheen supuso el debut del director de "Días del cielo"

Esta película protagonizada por Martin Sheen supuso el debut del director de "Días del cielo"

Siete títulos en su haber para un señor que ya pasa de largo los sesenta no supone una carrera especialmente prolífica; pero Malick nunca ha pensado en su cuenta corriente para ponerse de actualidad en el mundo cinematográfico. La relación de amor-odio que mantiene desde sus inicios con la industria le ha llevado a ser considerado un outsider dentro de la mercadotecnia hollywoodiense; aunque la innegable calidad de la mayoría de sus obras le avala para mantenerse vivo en eso de retratar la “realidad ficticia” mediada por el objetivo de una cámara. El malsano enamoramiento narrado en Malas tierras; la crítica contra el sistema capitalista que inmortalizó Días del cielo; la pacifista La delgada línea roja o la interracial El nuevo mundo hablan por sí solas respecto a la consistencia y la solidez de los fotogramas filmados por este genio, proclive a grandes etapas de silencio.

Pitt comenzó su fama de sex symbol tras "Leyendas de pasión"

Pitt comenzó su fama de sex symbol tras "Leyendas de pasión"

Sin embargo, parece ser que la edad ha hecho mella en Terrence, y el creador se está dando cierta prisa en encarrilar algunas de las ideas que se le habían quedado en el tintero, durante esos accesos de desidia y descarrilamiento. Quizá ese motivo haya provocado que Malick esté en estos meses preparando su próximo proyecto: una historia sentimental en la que colaborarían, entre otros, Rachel McAdams, Olga Kurylenko, Ben Affleck, Rachel Weisz y el español Javier Bardem.

"Moneyball"es otra de las apuestas de la estrella de Oklahoma

"Moneyball"es otra de las apuestas de la estrella de Oklahoma

En cuanto a Brad Pitt, trabajo no le falta al “churri” de Angelina Jolie. Junto a The Tree Of Life, la star natural de Oklahoma tiene en reserva de estreno Moneyball -cinta que sigue las acciones de un representante de beisbol, dirigida por Bennett Miller según la novela homónima de Michael Lewis-  y la secuela, elaborada por George Miller, de Happy Feet (donde Pitt pone voz a Kril).   

El prota de "Seven" no ha dudado en prestar su voz en la secuela de "Happy Feet"

El prota de "Seven" no ha dudado en prestar su voz en la secuela de "Happy Feet"

El filme de Kenneth Branagh se perfila como uno de los taquillazos de la próxima temporada

El filme de Kenneth Branagh se perfila como uno de los taquillazos de la próxima temporada

Mjölnin, el martillo del héroe hercúleo creado en los años sesenta por Marvel Comics, vuelve a impartir justicia de la mano del británico Kenneth Branagh. Ríos de tinta se han vertido con respecto a la sonada adaptación del tebeo ideado en 1962 por Stan Lee y Jack Kirby, publicado originalmente y por entregas en la revista Journey Into The Mistery. El hijo del trueno, vástago del mismo Odín y de Gea, se veía, en sus aventuras impresas, constantemente atacado por un hermanastro frustrado ante el éxito de su pariente (Loki); además de tener que hacer frente a un sinfín de invasiones propias del tiempo de la Guerra Fría (ya se sabe, soviéticos, chinos y extratrerrestres), época en la que nació este gladiador cincelado por las leyendas nórdicas.

Entre las cualidades del hijo de Odín está la de provocar peligrosos cambios climáticos

Entre las cualidades del hijo de Odín está la de provocar peligrosos cambios climáticos

Oculto tras la bata del doctor Don Blake, y desconocedor inicialmente de su mitológica identidad, el personaje se topaba con sus poderes sobrenaturales después de realizar un viaje a Noruega, donde localizó un extraño martillo. Tras regresar a Estados Unidos, y continuar con sus fallidos intentos de enamorar a la enfermera Jane Foster, el hombre hacía uso de sus recién adquiridas cualidades para salvar al planeta de importantes peligros de destrucción masiva.

Thor apareció en Joruney Into The Mistery en 1962, y fue una idea de Stan Lee y Jack Kirby

Thor apareció en Joruney Into The Mistery en 1962, y fue una idea de Stan Lee y Jack Kirby

Las hazañas de Thor habían sido llevadas al cine en anterioridad; pero, salvo una adaptación libre de las luchas del divinizado individuo -sin mediar para nada la factoría Marvel- publicitada como Thor el conquistador (Tonino Ricci, 1983), pocas se recuerdan a día de hoy. Fogueado en multitud de empresas para el séptimo arte –desde la faceta de director, guionista y actor- Branagh ha aportado a este viaje por las historietas de Lee, Lieber y Kirby la solera de una gran producción, en la que los efectos especiales de última generación y el nutrido reparto de estrellas ayudan a validar una obra que ha generado desde su gestación una sana y profunda curiosidad entre el público.

Chris Hemsworth tiene con esta película su gran oportunidad

Chris Hemsworth tiene con esta película su gran oportunidad

El aún poco conocido Chris Hemsworth (actual pareja sentimental de la española Elsa Pataki, según algunos medios dedicados al chismorreo sentimental) se erige como la cabeza visible de un elenco artístico en el que también sobresale la presencia de Natalie Portman (la israelí, nacionalizada estadounidense, casi reinventó a Jane Foster para la película) y del algo neurótico Anthony Hopkins (en el espíritu de Odín, con armadura incluida). Hemsworth se deja querer por la confianza que el responsable de Hamlet ha puesto en él; y aprovecha este tirón para que los dueños financieros de Hollywood reparen en su musculoso físico, y no se olviden de llamarle en próximos proyectos. Por lo pronto, el chaval ya tiene en el horno del celuloide recalentado el remake de Amanecer rojo (cinta sobre una invasión extranjera en USA que se dejó ver en las salas de la mano de John Milius, en 1984; y que ahora retoma Dan Bradley) y The Cabin In The Woods, de Drew Goddard. Por su lado, Natalie Portman tampoco se duerme en los laureles, y recupera el pulso de sus épocas más fructíferas a nivel interpretativo. Aparte de Thor, sus fans la podrán degustar en Black Swan (el esperado largometraje del desconcertante Darren Aronofsky), el cuento de inspiración a lo La princesa prometida Your Highness (dirigido por David Gordon Green) y la comedia sobre parejas No Strings Attached (a las órdenes de Ivan Reitman).

En 1983, el coloso italiano Brunno Minniti dio vida a Thor

En 1983, el coloso italiano Brunno Minniti dio vida a Thor

Madrid homenajea, hasta el 27 de noviembre, al autor chileno

Madrid homenajea, hasta el 27 de noviembre, al autor chileno

Abismos de rebelión; esquinazos a la literatura oficialista; búsqueda de la distinción a través de lo subversivo, de la vanguardia ni siquiera consentida o definida como tal… Todas estas características, y muchas más, formaron parte de las pinceladas con las que tomó color la obra del patrullero de las palabras Roberto Bolaño (Santiago de Chile, 1953- Barcelona, 2003).

Murió antes de finalizar "2666"

Murió antes de finalizar "2666"

A los siete años de su fallecimiento en un hospital de Cataluña, víctima al parecer de una insuficiencia hepática, Madrid rinde homenaje a la producción de un poeta reconvertido a la prosa, de un visionario que se esmeraba por no permanecer al margen de la guerrilla activa contra la indiferencia, contra la intelectualidad destinada a ahogar los espíritus libertarios. La Casa de América, en colaboración con la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo, ha programado en la Villa y Corte unas intensas jornadas, en las que diversos expertos en los textos de este inmortal escritor intentarán dotar de vida a sus publicaciones, más allá del olor a tinta de impresión y a volumen listo para hojear. Tales ejercicios de análisis y reflexión estarán amenizados por otras actividades, seguramente más del gusto del narrador. Entre ellas cabe destacar la lectura de importantes fragmentos en los títulos de este azotador de lo gubernativamente aceptado, desplegadas a voz partida por  la cantante Patti Smith; o la proyección del documental, de Ricardo House, Roberto Bolaño, la batalla futura. La globalidad de los actos tendrá lugar en el capitalino Palacio de Linares, del 22 al 27 de noviembre.

Sus libros han sido traducidos a multitud de idiomas

Sus libros han sido traducidos a multitud de idiomas

Pese a su prematura muerte, ocurrida cuando solamente contaba medio siglo de existencia, Bolaño supo crear -desde la disidencia permanente y voluntaria- un trabajo de hondura casi metafísica, tocando la fibra más emotiva y visceral de hombres y mujeres. Exiliado por razones políticas de su país natal (las ideas izquierdistas del escritor no comulgaban en absoluto con los dogmas fustigadores de Pinochet y sus militares golpistas), el joven Roberto estuvo itinerante por multitud de naciones, en las que las virtudes y los defectos acumulados le indujeron a posicionarse entre los irreductibles infrarrealistas: grupo proactivo y revolucionario que lideró hasta su disolución, en 1977, el pintor exsurrealista Roberto Matta; y al que se sumó, junto al escritor de Santiago de Chile, el poeta Mario Santiago Papasquiaro. Sus reuniones aceleradas en un conocido café, en las que se vertía pólvora incendiaria contra el acomodaticio aprecio por el sistema gobernante de gente del estilo de Octavio Paz, forjaron el carácter del artista americano, y le indujeron a dejarse seducir por el desencanto y sus ansias sedientas de cambio.

Bolaño fue uno de los cerebros del movimiento infrrarealista

Bolaño fue uno de los cerebros del movimiento infrrarealista

Hombre sin patria reconocida como tal por una brutal dictadura, Roberto Bolaño se refugió finalmente en España, donde elaboró las dos novelas más premiadas de su carrera con la pluma y la máquina de escribir: Los detectives salvajes y 2666. Aunque, pese a obtener el reconocimiento sobre todo por su trabajo en prosa, el literato siempre confesó su preferencia por catalogarse como poeta, dedicación que le llevó a destilar -con la sangre de las rimas sin dictados deudores de poder fáctico alguno entre sus sílabas- versos en los que, casi a partes iguales, mezclaba grandes dosis de rutinaria y mortal realidad junto a accesos dadaístas, a través de los que denunciaba el violento comportamiento de sus hermanos para con la verdadera dimensión de la Humanidad; siempre sin opresiones ni interpretaciones mediatizadas de por medio. Así era este inmenso forense de almas en estado de putrefacción, natural de la misma tierra que el maestro Pablo Neruda.

El pintor Roberto Matta se erigió como uno de los ideólogos en la lucha del narrador de "2666" contra el establishment

El pintor Roberto Matta se erigió como uno de los ideólogos en la lucha del narrador de "2666" contra el establishment

"Rumpole Of The Bailey" surgió de la pluma de John Mortimer

"Rumpole Of The Bailey" surgió de la pluma de John Mortimer

La balanza de la justicia siempre solía ser comprensiva con el abogado Horace Rumpole. Su verborrea inagotable, sus desplantes ante el tribunal, su socarronería de barra de pub y su llaneza inabarcable hicieron de él uno de los personajes más populares de la pequeña pantalla en Gran Bretaña, a la vera financiera de la tristemente malograda Thames Television.

Leo McKern se convirtió en el perfecto Horace Rumpole

Leo McKern se convirtió en el perfecto Horace Rumpole

Cada semana, y durante cuarenta y dos episodios distribuidos entre 1978 y 1992, el orondo e inconfundible actor australiano Leo McKern (Sydney, 1920- Inglaterra, 2002) se disfrazó con toga y peluca para impartir un poco de disciplina legal en los vetustos juzgados, de la era del thatcherismo más duro a la meliflua presencia del sucesor de la Dama de Hierro, John Mayor.

La justicia era menos ciega a los ojos de Rumpole

La justicia era menos ciega a los ojos de Rumpole

Pero Rumpole no era un abogado al uso, tal y como lo retrató el dramaturgo John Mortimer (el genial autor, entre otras obras, del texto de Viaje alrededor de mi padre y del guión de El rapto de Bunny Lake, dirigida por Otto Preminger en 1965). Para empezar, no necesitaba semejar que se hubiera tragado un palo a la hora dotar de prestancia a la crown court londinense: se emborrachaba, comía a dos carrillos con abundantes dosis de grasa y alimentos alejados de una dieta medianamente sana, hablaba de manera algo soez cuando le convenía, citaba constantemente a los clásicos, se refería en todo momento a su esposa como “ella, la que debe ser obedecida” o se burlaba malintencionadamente de la mojigatería de su jefe Samuel “Soapy Sam” Ballard. Así era Horace, un hombre desmesurado que le otorgó fama y popularidad al ya de por sí valorado interpretativamente Leo McKern.

La hija de Leo, Agigail McKern, participó en la serie como "Mizz Liz" Probert

La hija de Leo, Agigail McKern, participó en la serie como "Mizz Liz" Probert

La estrella principal de Rumpole Of The Bailey nunca tuvo que poseer un físico de impacto para triunfar en la escena. McKern era algo bajito si se le comparaba con los llamados a convertirse en los nuevos galanes de Hollywood (en torno al 1,68), había perdido un ojo a los quince años por culpa de un accidente y estaba aquejado de una barriga prominente. Sin embargo, algo hacía que estas características fueran meros apuntes cuando se le tenía enfrente: las cualidades para la actuación de este señor nacido bajo el nombre de Reginald dejaban casi sin argumentos contrarios respecto a su importancia en todos los ámbitos del arte dramático (teatro, cine y televisión).

Val Guest hizo sudar lo suyo a Leo McKern en "El día en que la Tierra se incendió" (1960)

Val Guest hizo sudar lo suyo a Leo McKern en "El día en que la Tierra se incendió" (1960)

Desde muy pronto, Leo sintió que lo suyo era meterse en la piel de los papeles más heterogéneos. Fue Cromwell en Un hombre para la eternidad (Fred Zinnemann, 1966), un periodista que se acercaba al fin del mundo en El día en que la Tierra se incendió (Val Guest, 1961) o tabernero traidor en La hija de Ryan (David Lean, 1970). Esto solamente es una muestra breve de una filmografía en la que destaca la capacidad de trabajo de McKern, quien se involucraba tanto en superproducciones como en películas de presupuesto menor; siempre que su participación le aportase algo desde el punto de vista profesional (por ejemplo, cuando rodaba La hija de Ryan, el oceánico llegó a comentar que no sabía por qué le pagaban tanto si la mayoría del tiempo estaba jugando al Scrubble).

Su caracterización en "El lago azul" (1980), como Paddy Button, es de las más famosas

Su caracterización en "El lago azul" (1980), como Paddy Button, es de las más famosas

Pero, pese al variado y nutrido currículum del australiano, los espectadores le recordarán –además de por los seriales de Rumpole y El prisionero– por su caracterización como el cocinero liberal Paddy Button, que encarnó en El lago azul (Randal Kleiser, 1980, según la novela original de Henry De Vere Stac Poole). A pocos les pasó por alto la colaboración de McKern, con escenas como una en la que imitaba a una ballena nadando despreocupadamente en el mar (sacando la tripa con el impulso, y echando agua por la boca) u otra en la que se vestía de señorita de sociedad y movía los pectorales, al tiempo que lo hacía el tatuaje que portaba en sus glándulas mamarias.

"Rumpole Of The Bayle", salvo dos telefimes, se mantuvo en antena de 1978 a 1992

"Rumpole Of The Bayle", salvo dos telefimes, se mantuvo en antena de 1978 a 1992

Sin duda, gran parte del éxito de Rumpole Of The Bailey residía en que Leo era muy parecido a Horace, tan ocurrente y con una elocuencia que ya querrían para sí muchos de los políticos actuales. Aunque también es de justicia (nunca mejor dicho, al tratar la serie creada por Mortimer) destacar la importancia del resto del reparto. Desde la respondona Marion Mathie (como Hilda, la cónyuge de Horace) a Peter Blyte (en la piel de Samuel Ballard), pasando por Julian Curry (Claude Erskine-Brown), todos ayudaron a que esta producción a seiscientas veinticinco líneas se erigiese como una de las mejores elaboradas en la competente factoría (Thames Television) que cocinó obras maestras del tipo de The Contract, Minder o Un hombre en casa.

Leo McKern era diabético y perdió un ojo a los quince años

Leo McKern era diabético y perdió un ojo a los quince años