Tom Holland (el último Spider-Man en versión cinematográfica) tiene que sobrevivir a un universo distópico y dominado por poderes dictatoriales y psicóticos, en Chaos Walking.

El intérprete británico encabeza el elenco de este filme que dirige Doug Liman (Jumper), en la piel del singular joven llamado Todd Hewitt: un chico que descubre el amor, cuando desde su infancia se le había negado la posibilidad de sentir algo tan poderoso hacia una mujer llegada del Nuevo Mundo.

La conocida Daisy Ridley (Rey, en Star Wars: El despertar de la fuerza) es la actriz escogida para dotar de físico a la bella y perseguida Viola Eade.

Tom Holland conocía las tres novelas originales en las que se basa el filme, escritas por Patrick Ness

Tom Holland conocía las tres novelas originales en las que se basa el filme, escritas por Patrick Ness

Continue reading

Charlie Kaufman y Duke Johnson imaginan un mundo de muñecos animados, en el que el travestismo existencial adquiere los ecos de los cantos renovadores. Anomalisa es el título con el que la pareja explora la psique de un protagonista kafkiano, y que les valió el Permio del Jurado en la 72 Mostra Internacional de Cine de Venecia.

Charlie Kaufman estrenará "Anomalisa" en España el próximo 19 de febrero de 2016

Charlie Kaufman estrenará “Anomalisa” el próximo 19 de febrero de 2016 en España

Continue reading

"La espuma de los días" cae en las manos del director de "¡Olvídate de mí!"

“La espuma de los días” cae en las manos del director de “¡Olvídate de mí!”

¿Es posible hacer cine en las nubes? ¿Hay alguien capaz de soltar rayos en forma de fotogramas y esperar a que los fogonazos diseñen una película? Posiblemente, en la industria de la catalogación audiovisual mercantilizada y racional, lo cuestionado sea una simple entelequia; pero, en el cerebro de ciertos integrantes de la llamada generación neodadaísta fílmica de la primera década del siglo XXI (Charlie Kaufman, Spike Jonze y compañía), las preguntas vertidas anteriormente adquieren el cariz de coherentes enunciados, de validez ajena a los presupuestos, susceptibles de dar como resultado obras en formato de celuloide más que notables en cuanto a ingenio y calidad. El realizador francés de ¡Olvídate de mí! sabe mucho respecto a esos universos de lo intangible, desde los que está al alcance de una cámara fabricar imágenes con aureola de collages, pegadas a fondos diversos y tridimensionales sin gafas añadidas; donde los sueños orwellianos recobran la libertad perdida, al romper las cadenas castradoras de un figurado y omnipresente Gran Hermano.

La historia goza de un protagonismo coral y se rige por la dinamíca de lo trágico y lo absurdo

La historia goza de un protagonismo coral y se rige por la dinamíca de lo trágico y lo absurdo

Abonado a tales sentimientos, Michel Gondry abandona por un tiempo su poltrona hollywoodiense de duros cojines (que el europeo había bombardeado sin seriedad y con alevosía a través de la decepcionante adaptación de The Green Hornet), para recostar sus posaderas -sin almohadones a la vista- en un guion de los que otorgan alas a los creadores con ínfulas de ir más allá de lo que se proyecta en una pantalla; territorio normalmente minado que el nacido en Versalles, hace 49 años, conoce como las líneas que surcan las palmas de sus propias manos.

El amor y la muerte son los ejes conceptuales del guion

El amor y la muerte son los ejes conceptuales del guion

La novela La espuma de los días (publicada por el pulso voluntariamente obsceno y transgresor del polifacético Boris Vian, en 1947) es el texto que el responsable de Rebobine, por favor graba en estos instantes, alojado en unas localizaciones versadas en la fantasía, como si de un laberinto a lo Lewis Carroll se tratara. Para ello, el director y productor ha confiado la tarea de la escritura del libreto (por extraño que parezca, en un señor que suele guisar los screenplays de los trabajos que jalonan su carrera) al casi debutante Luc Bossi. La fuerza y energía de este narrador de escenas y diálogos son los pilares emocionales que soportan el edificio proyectado por el autor de La ciencia del sueño, inmueble con ventanas a la muerte y al amor, a la decepción y la asfixia, a la angustia de la brevedad del tiempo y a la búsqueda de soluciones grotescamente humanas, siempre lastradas por no aceptar la parte más incomprensible de la realidad.

Audrey Tautou interpreta a la enfermiza Chloë

Audrey Tautou interpreta a la enfermiza Chloë

Como en un cuento trágico, la historia de este relato (surgido de la cabeza del virtuoso y proteico writer de Escupiré sobre vuestra tumba) gira en torno a tres amigos y a sus musas: hilos de Ariadna que se cortan en las esquinas de una dramaturgia malsana. El personaje principal de ese cuadro, neurótico y condenado desde el prólogo, es Colin; un tipo con fortuna, al que la vida le ha puesto en la tesitura de no tener que ganarse los garbanzos. Junto a él se hallan Nicolas y Chick. Estos dos son un pobre sin remisión y un cocinero respectivamente, que saben lo que significa sufrir por el parné. Pero las penurias no solamente vienen por el aspecto económico, y el millonario héroe lo empieza a comprender cuando se encuentra en una fiesta con la bella Chloë. La muchacha es la mujer que siempre había estado esperando, aunque presenta un problema que se desarrolla nada más contraer matrimonio con Colin: está enferma de un pulmón, donde le crece un nenúfar. Como una tétrica bufonada del destino, la dama de la guadaña unirá a estos papeles en una espiral a tumba abierta, que Vian tomó ligeramente prestada de Los Camaradas, de Erich María Remarque.

Los escenarios dan pie a crear lugares imaginarios en sitios como Nueva Orleans

Los escenarios dan pie a crear lugares imaginarios en sitios como Nueva Orleans

Es bastante factible que Michel Gondry no haga caso del precedente fílmico que, en 1968, llevó a efecto sobre la misma novela Charles Belmont (con Jacques Perrin y Marie-France Pisier en los roles principales); sino que esté dejando a su imaginario tomar cuerpo de urbe de ciénaga, constantemente humeante y supurando notas de jazz por los cuatro puntos cardinales. Y en medio de ese ecosistema, avinagrado con los vapores de la derrota en el ring existencial, Audrey Tautou (Chloë), Romain Duris (Colin), Omar Sy (Nicolas) y Gad Elmaleh (Chick) encarnan los rasgos visibles del mencionado grupo de moribundos, en un planeta ajusticiado por su incapacidad para albergar la soledad individual, para sufragar las diferencias de caracteres en los callejones oscuros de la conciencia.

Gondry regresa a sus territorios artísticos después de su fallida aventura con "Green Hornet"

Gondry regresa a sus territorios artísticos, después de su fallida aventura en “The Green Hornet”

Tras la lectura de este artículo, solamente cabe regresar atrás y preguntarse nuevamente: ¿Es posible hacer cine en las nubes? Usted tiene la respuesta a esta cuestión; aunque, para atemperar el acertijo, tal vez se consuele un poco al descubrir que hay tantas alternativas a este problema como incógnitas en una ecuación agradablemente irresoluble.

Los sueños y las pesadillas cobran consistencia real en "La espuma de los días"

Los sueños y las pesadillas cobran consistencia real en “La espuma de los días”