Con motivo de la edición en DVD y Blue-Ray del filme Dark Shadows, PaternsHub y Warner Bros Pictures os invitan a participar en un divertido pasatiempo, con el que podréis ganar una copia del mencionado filme dirigido por Tim Burton.

A través del siguiente enlace (https://www.partnershub.com/show/65/dark-shadows/widget/dark-shadows-es-es/), los más avanzados en el universo del vampiro Barnabas Collins hallaréis pruebas realmente estimulantes, para comprobar vuestros conocimientos sobre el personaje que interpretó Johnny Depp. Y lo podréis hacer a través de pruebas como:

1)      ¿Cúanto miedo das? En la que tendréis la posibilidad de verter todo el ingenio para asustar que llevais dentro.

2)      El trivial de Barnabas; donde, a base de preguntas y respuestas, descubriréis muchas de las claves ocultas sobre el filme del responsable de Big Fish.

3)      El horroróscopo de Sombras tenebrosas. Visiones del futuro pensadas exclusivamente para un aspirante a nosferatu.

Asimismo, PaternsHub y Warner ponen a vuestra disposición un foro en twitter (en el hashtag #Sombras Tenebrosas) para que os desfoguéis con respecto a pesadillas vampíricas, opiniones de la película y cuestiones de acercamiento espectral varias.

El sorteo finaliza el próximo 18 de octubre. Así que, ¡ánimo, y que los murciélagos os acompañen!

Nota.- Para los que tengan algún problema con el enlace facilitado, tienen a su disposición una conexión en la columna de en medio al final de la página del blog. !Suerte a todos!

"La espuma de los días" cae en las manos del director de "¡Olvídate de mí!"

“La espuma de los días” cae en las manos del director de “¡Olvídate de mí!”

¿Es posible hacer cine en las nubes? ¿Hay alguien capaz de soltar rayos en forma de fotogramas y esperar a que los fogonazos diseñen una película? Posiblemente, en la industria de la catalogación audiovisual mercantilizada y racional, lo cuestionado sea una simple entelequia; pero, en el cerebro de ciertos integrantes de la llamada generación neodadaísta fílmica de la primera década del siglo XXI (Charlie Kaufman, Spike Jonze y compañía), las preguntas vertidas anteriormente adquieren el cariz de coherentes enunciados, de validez ajena a los presupuestos, susceptibles de dar como resultado obras en formato de celuloide más que notables en cuanto a ingenio y calidad. El realizador francés de ¡Olvídate de mí! sabe mucho respecto a esos universos de lo intangible, desde los que está al alcance de una cámara fabricar imágenes con aureola de collages, pegadas a fondos diversos y tridimensionales sin gafas añadidas; donde los sueños orwellianos recobran la libertad perdida, al romper las cadenas castradoras de un figurado y omnipresente Gran Hermano.

La historia goza de un protagonismo coral y se rige por la dinamíca de lo trágico y lo absurdo

La historia goza de un protagonismo coral y se rige por la dinamíca de lo trágico y lo absurdo

Abonado a tales sentimientos, Michel Gondry abandona por un tiempo su poltrona hollywoodiense de duros cojines (que el europeo había bombardeado sin seriedad y con alevosía a través de la decepcionante adaptación de The Green Hornet), para recostar sus posaderas -sin almohadones a la vista- en un guion de los que otorgan alas a los creadores con ínfulas de ir más allá de lo que se proyecta en una pantalla; territorio normalmente minado que el nacido en Versalles, hace 49 años, conoce como las líneas que surcan las palmas de sus propias manos.

El amor y la muerte son los ejes conceptuales del guion

El amor y la muerte son los ejes conceptuales del guion

La novela La espuma de los días (publicada por el pulso voluntariamente obsceno y transgresor del polifacético Boris Vian, en 1947) es el texto que el responsable de Rebobine, por favor graba en estos instantes, alojado en unas localizaciones versadas en la fantasía, como si de un laberinto a lo Lewis Carroll se tratara. Para ello, el director y productor ha confiado la tarea de la escritura del libreto (por extraño que parezca, en un señor que suele guisar los screenplays de los trabajos que jalonan su carrera) al casi debutante Luc Bossi. La fuerza y energía de este narrador de escenas y diálogos son los pilares emocionales que soportan el edificio proyectado por el autor de La ciencia del sueño, inmueble con ventanas a la muerte y al amor, a la decepción y la asfixia, a la angustia de la brevedad del tiempo y a la búsqueda de soluciones grotescamente humanas, siempre lastradas por no aceptar la parte más incomprensible de la realidad.

Audrey Tautou interpreta a la enfermiza Chloë

Audrey Tautou interpreta a la enfermiza Chloë

Como en un cuento trágico, la historia de este relato (surgido de la cabeza del virtuoso y proteico writer de Escupiré sobre vuestra tumba) gira en torno a tres amigos y a sus musas: hilos de Ariadna que se cortan en las esquinas de una dramaturgia malsana. El personaje principal de ese cuadro, neurótico y condenado desde el prólogo, es Colin; un tipo con fortuna, al que la vida le ha puesto en la tesitura de no tener que ganarse los garbanzos. Junto a él se hallan Nicolas y Chick. Estos dos son un pobre sin remisión y un cocinero respectivamente, que saben lo que significa sufrir por el parné. Pero las penurias no solamente vienen por el aspecto económico, y el millonario héroe lo empieza a comprender cuando se encuentra en una fiesta con la bella Chloë. La muchacha es la mujer que siempre había estado esperando, aunque presenta un problema que se desarrolla nada más contraer matrimonio con Colin: está enferma de un pulmón, donde le crece un nenúfar. Como una tétrica bufonada del destino, la dama de la guadaña unirá a estos papeles en una espiral a tumba abierta, que Vian tomó ligeramente prestada de Los Camaradas, de Erich María Remarque.

Los escenarios dan pie a crear lugares imaginarios en sitios como Nueva Orleans

Los escenarios dan pie a crear lugares imaginarios en sitios como Nueva Orleans

Es bastante factible que Michel Gondry no haga caso del precedente fílmico que, en 1968, llevó a efecto sobre la misma novela Charles Belmont (con Jacques Perrin y Marie-France Pisier en los roles principales); sino que esté dejando a su imaginario tomar cuerpo de urbe de ciénaga, constantemente humeante y supurando notas de jazz por los cuatro puntos cardinales. Y en medio de ese ecosistema, avinagrado con los vapores de la derrota en el ring existencial, Audrey Tautou (Chloë), Romain Duris (Colin), Omar Sy (Nicolas) y Gad Elmaleh (Chick) encarnan los rasgos visibles del mencionado grupo de moribundos, en un planeta ajusticiado por su incapacidad para albergar la soledad individual, para sufragar las diferencias de caracteres en los callejones oscuros de la conciencia.

Gondry regresa a sus territorios artísticos después de su fallida aventura con "Green Hornet"

Gondry regresa a sus territorios artísticos, después de su fallida aventura en “The Green Hornet”

Tras la lectura de este artículo, solamente cabe regresar atrás y preguntarse nuevamente: ¿Es posible hacer cine en las nubes? Usted tiene la respuesta a esta cuestión; aunque, para atemperar el acertijo, tal vez se consuele un poco al descubrir que hay tantas alternativas a este problema como incógnitas en una ecuación agradablemente irresoluble.

Los sueños y las pesadillas cobran consistencia real en "La espuma de los días"

Los sueños y las pesadillas cobran consistencia real en “La espuma de los días”

El Teatro Centro de Arte Fernán Gómez programa desde el 28 de septiembre, y hasta el 28 de octubre, la escenificación de la historia atribuida a Fernando de Rojas/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

El Teatro Centro de Arte Fernán Gómez programa desde el 28 de septiembre, y hasta el 28 de octubre, la escenificación de la historia atribuida a Fernando de Rojas/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

Una alcahueta alteró la santidad generalizada en el crepuscular reinado de los Reyes Católicos. Con la frente arrugada por el vicio al descubierto, y una lengua venenosa capaz de desfogar el espíritu dormido de las bajas pasiones, esta vieja sirvienta del sexo urgente protagonizó uno de los textos más dolorosamente humanos, de cuantos poblaron la literatura española presta a despedirse -sin miradas atrás por miedo a transformarse en llanuras de sal- de la Edad Media. Los poco más de cinco siglos desde su impresión inicial habrían podido sepultar, con toneladas de polvo y traiciones biempensantes, las palabras y conjuros de la anciana picajosa; pero, como si se tratara de un hechizo al calor de una hoguera demoniaca, el influjo de la proxeneta descascarillada sigue tan vivo como en los años de Isabel y Fernando. Y así llega hasta este 2012, con los galones de una estrella adornada con el bótox de la inmortalidad, a la Sala Guirau, encuadrada en el madrileño Teatro Centro de Arte Fernán Gómez (Colón, 4).

Olalla Escribano (Melibea) y Alejandro Arestegui (Calisto) en un momento del montaje/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

Olalla Escribano (Melibea) y Alejandro Arestegui (Calisto) en un momento del montaje/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

Desde mañana 28 de septiembre y hasta el 28 de octubre, La Celestina viste nuevamente sus ropajes de engañosa pobreza, para embrujar al incauto Calisto y a la virginal Melibea -dos amantes con intereses contrapuestos- mediante una espiral de deseo caballeresco en la que se confunden con un par de falsos Romeo y Julieta, que beben las aguas de un sentimiento sublimado por la alucinación de hierbas, destinadas a enlazar más los cuerpos que los corazones.

La escenografía de la obra apuesta por la desnudez formal/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

La escenografía de la obra se rige por la desnudez formal/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

Eduardo Galán es el encargado de versionar la célebre pieza atribuida al bachiller Fernando de Rojas, y que pasó su evolución de “comedia” a “tragedia” en un lapso de apenas un par de jornadas (las que sellaron las ediciones de 1499 y 1502). “Me gustaría hacer accesible esta historia a los públicos más jóvenes; a la vez de rozar la piel del alma de los espectadores de cualquier edad que acudan a ver nuestro espectáculo”, explica el veterano adaptador.

La producción cuenta con Mariano de Paco Serrano en la dirección/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

La producción cuenta con Mariano de Paco Serrano en la dirección/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

Un montaje casi desnudo, carente de florituras en mobiliario y escenografía, acomoda la acción degradante y desmoralizadora que marca el desarrollo de esta obra; donde la señora de los mil burdeles que da título al texto goza de una omnipresencia absoluta. Incluso en los hechos en los que ella no está físicamente compareciente, se intuyen las garras de sus manos huesudas, y el aroma alienante de sus verrugas y sus pústulas supurantes (rasgos de figurada hediondez que la fémina escondide bajo las telas que cubren su esqueleto de hiel).

Gemma Cuervo es el rotro de esta Celestina de 2012/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

Gemma Cuervo es el rostro de esta Celestina de 2012/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

Ante semejante ejercicio de virtuosismo atmosférico, el director de las representaciones (Mariano de Paco Serrano) ha escogido para encarnar a la maquiavélica dama, de oscura faz, a la experta Gemma Cuervo (quien ya estuvo en 1983 en una grabación televisiva del lienzo de Rojas, aunque interpretando a una de las prostitutas). La actriz de setenta y ocho otoños aprovecha este intenso trabajo para regresar a los escenarios, tras una larga ausencia en la cartelera de la Villa y Corte. Embutida en un vestido de negro tapiz –más de recuerdos decimonónicos que medievales y prerrenacentistas-, la barcelonesa pasea sus tejemanejes de alcoba por un ecosistema engalanado con sorprendentes efectos lumínicos, los cuales contribuyen a reforzar su discurso como si se tratara de bruja escocesa recién salida de la guarida de Macbeth.

Los juegos de luces gozan de un protagonismo inusitado en la propuesta/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

Los juegos de luces gozan de un protagonismo inusitado en la propuesta/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

Al lado de Cuervo, el cuadro compuesto por Alejandro Arestegui (Calisto), Olalla Escribano (Melibea), Juan Celot (Sempronio), Santiago Nogués (Pármeno/ Sosia), Rosa Merás (Elicia), Irene Aguilar (Lucrecia), Jordi Soler (Pleberio) y Natalia Erice (Aréusa) se somete sin concesiones a los rigores y la dureza de un tema excesivamente descarnado, en pos de salvaguardar la fuerza dramática de un fresco que finaliza en el camposanto (el consagrado y el de los penitentes). Un viaje a la nada que comienza con la relación de un hidalgo aprisionado por las llamas de la sexualidad, y una joven casadera en espera de hallar a su príncipe azul.

El autor de la adaptación, Eduardo Galán, desea acercar este clásico de la literatura a las nuevas generaciones/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

El autor de la adaptación, Eduardo Galán, desea acercar este clásico de la literatura a las nuevas generaciones/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

Un mes, según el cartel anunciado, tendrá la alcahueta conocida como Celestina para amañar los favores carnales de la muchacha sin mácula, con el mencionado caballero de intenciones más que cuestionables para la ética y la moral. Treinta días en los que la muerte ganará la partida noche a noche a unos seres de papel caídos en el infierno de los pecados censurables (aunque, quizá, el juicio no se antoje tan categórico si se mira desde el prisma de la actualidad).

Cuervo regresa a los escenarios después de un largo periodo de ausencia/ Photo Credits: Teatro Fernán González

Cuervo regresa a los escenarios después de un largo periodo de ausencia/ Photo Credits: Teatro Fernán Gómez

Más información, horarios y entradas en

http://www.teatrofernangomez.esmadrid.com/espectaculo/766/la-celestina

Anagrama publica un volumen con los versos del francés

Anagrama publica un volumen con los versos del francés

Una sombra de estrella a lo Greta Garbo debe perseguir al escritor de Las partículas elementales, cuando circula con sus bermudas holgadas y sombrero calado por la orografía soleada del almeriense Cabo de Gata. Allí fue donde este hijo vitriólico de la Francia de Ultramar asentó su petate viajero, después de peregrinar por el mundo en busca de un poco de paz. Tal vez, ser uno de los autores más determinantes entre las generaciones del biberón informático le haya pasado factura en temas de celebridad mal digerida, a este señor de verbo conciso y agrietado sentido del humor. De espíritu caótico, y adventista de los desastres que conlleva la rutina de la contemporaneidad, el prosista regresa a la palestra de la actualidad en su formato menos publicitado: el de rapsoda. Poesía es el elegíaco título con el que la Editorial Anagrama (dentro de su colección Panorama de Narrativas) reúne los cuatro grupos versados del natural de Saint-Pierre (Isla de Reunión).

Cuatro poemarios componen la obra

Cuatro poemarios componen la obra

Con la traducción esforzada y emotiva de Altair Díez y Abel H. Pozuelo, este cuaderno de bitácora sobre el desencanto y la desintegración individual -a la par de colectiva- prolonga el arco existencialista de novelas tan emblemáticas como Plataforma y El mundo es un supermercado. Lo que da como resultado una lírica de entramados oscuros y pesimistas, aleccionadores de un universo en el que los herederos del Paraíso ya están demasiado habituados a compartir espacio en el infierno de la realidad.

El autor de "Las partículas elementales" traslada elementos de su prosa a su lírica

El autor de “Las partículas elementales” traslada elementos de su prosa a su lírica

La diferenciación historicista de El mapa y el territorio había hecho correr la voz entre los corrillos literarios que Houellebecq se había sacudido su polvo estigmático del hermano Baudelaire; y había estigmatizado su uniforme de creador con las esperanzas de un pretérito que anunciaba ecos de domesticación adulta. Sin embargo, estos poemarios enlazados alumbran, con focos de incienso, la faz de un artista del dolor constante, que no puede frenar su descenso a la perdición; al suicidio energético que supone la aceptación, sin más, de las alienantes fórmulas de una sociedad carente de alternativas válidas de cambio.

La producción del nacido en Isla de Reunión se caracteriza por su pesimismo existencial

La producción del nacido en Isla de Reunión se caracteriza por su pesimismo existencial

La crisálida esta vez no se metamorfosea en mariposa, sino que se queda escondida entre las hojas carcomidas de su desencanto, de su incapacidad para desplegar las alas, de su amor de opiáceos contornos hacia las palabras asfixiantes y rotundas de maestros de la pluma recia como Albert Camus, Louis-Ferdinand Céline y el Marqués de Sade.

Houellebeqc es uno de los escritores más valorados de su país

Houellebeqc es uno de los escritores más valorados de su país

La pasión tiene en Michel Houellebecq un pijama de aparente cotidianeidad, que se resquebraja frente a las tijeras visuales de una lírica implacable y tragicómica; siempre afilada con la piedra de la normalidad, del dogmatismo manipulador, de la caducidad temporal de los cuerpos y las almas, de la incongruencia de unos convencionalismos que se tornan en cinturones de castidad adheridos a la genética de los instintos.

Su última novela fue "El mapa y el territorio"

Su última novela fue “El mapa y el territorio”

Como los grandes poetas de la Francia decimonónica, la de los esmaltes transfigurados por el sufrimiento y el apego al cementerio, el cerebro de Plataforma y Ampliación del campo de batalla transita con cierta soltura por las fronteras peligrosas del verso libre y el rimado; para acabar durmiendo placenteramente en soliloquios que recuerdan más a prosa maquillada que a sentimiento de ripio militante.

El poeta vive en Almería

El poeta vive en Almería

Todo esto revela la hondura de una obra que no necesita el sol de los alardes de hipérboles sulfurosas, para esparcir el veneno que escupe a los cuatro vientos a través de sus páginas: renglones de acero mellado y pulido (depende de la composición) que se presentan ante la retina del lector como descripciones carnavalescas de lo absurdo que resulta la civilización, el planeta y cualquier signo medianamente coherente de pertenencia a algo o a alguien.

Hay que prestar especial atención en "Poesía" a los soliloquios

Hay que prestar especial atención en “Poesía” a los soliloquios

No obstante, en algunos episodios de esta poética mucho menos maldita que la de otros antecesores, se observa también una determinada concesión al placer controlado por la depresión. Lo que supone un rayo de luz que persiste pese a los nubarrones generales con los que suele pintar sus paisajes siempre fantasmales Michel Thomas (más conocido por Houellebecq).

Más información en http://www.anagrama-ed.es