Éric Vuillard se cuelga las gafas de la historia pretérita para intentar desentrañar cómo se forjó el Tercer Reich, hechos con los que compone el paisaje de L’Ordre du Jour (Actes Sud).

El texto, que mezcla con notable imaginación y sentido argumental anécdotas y acontecimientos conocidos, se hizo con la última edición del prestigioso Premio Goncourt.

El jurado destacó el sentido de la verosimilitud reflexiva y literaria, que despliega este esforzado trabajo de un narrador especializado en jugar con la naturaleza audiovisual de las palabras.

Éric Vuillard ha construido un contundente relato sobre el asenso político de Adolf Hitler

Éric Vuillard ha construido un contundente relato sobre el asenso político de Adolf Hitler

Continue reading

Karl Ove Knausgaard presenta en España el segundo volumen de “Mi lucha” (sus memorias compuestas por seis títulos): Un hombre enamorado (Editorial Anagrama).

Karl Ove Knausgard ha llegado a ser comparado con Marcel Proust

Karl Ove Knausgaard ha llegado a ser comparado con Marcel Proust

Escribir es una actividad que enciende sus motores de combustión sólo cuando el autor tiene algo importante que expresar. En ese momento, el interruptor de la creatividad ilumina las zonas oscuras de la mente, y las palabras fluyen como un manantial imparable, fuerte y salvaje, imposible de parar. Da lo mismo que la explosión desencadenante prenda su pólvora con la chispa de la ficción o de la realidad: la cuestión es liberar lo que está oculto.

Entendida así, la saga autobiográfica Mi lucha (extraña elección de un título que remite al libro escrito por Adolf Hitler) ha debido suponer un auténtico bienestar para Karl Ove Knausgaard: un tipo de mirada caníbal y rasgos de cazador de atmósferas que, con los apuntes de su pasado, ha logrado vender sólo en su país (Noruega) la nada despreciable cifra de 450.000 ejemplares (dato que magnifica su significado, si se tiene en cuenta el índice poblacional de esa tierra).

"La muerte del padre" es el título con el que Anagrama publicó la primera parte de "Mi lucha"

“La muerte del padre” es el título con el que Anagrama publicó la primera parte de “Mi lucha”

Fenómeno donde los haya a nivel literario, este diario cítrico del narrador escandinavo asalta nuevamente las librerías españolas de la mano de la Editorial Anagrama, después de la excelente acogida del primer volumen: La muerte del padre.

Un hombre enamorado es la designación escogida para esta segunda parte, texto que cuenta con la más que meritoria traducción de Kristi Baggethun y Asunción Lorenzo.

KARL OVE KNAUSGAARD, EL HIJO SE CONVIERTE EN PADRE

La pluma  metamorfosea su semblante en un estilete afilado, a cada página que diseña el autor nacido en Oslo.

El frío de las extensiones norteñas llena de goterones congelados la existencia de Knausgaard, como un retrato de colores amortajados, en el que los personajes comparecen dentro de un guiñol espectral y sobrehumano.

La saga existencial de Karl Ove Knausgard ha sido traducida a 22 idiomas

La saga existencial de Karl Ove Knausgard ha sido traducida a 22 idiomas

Si en el libro inaugural (La muerte del padre) Karl Ove dedicaba su talento kamikaze a vestir la presencia bestial y acongojante de su padre alcoholizado; en esta secuela, la trama argumental centra su leitmotiv en las vivencias de un joven y desarraigado writer emigrado a Estocolmo, el cual lleva a cuestas un matrimonio fracasado por incompatibilidad de caracteres.

En la capital sueca, el escritor descubre nuevos alicientes con el hallazgo de un compatriota llamado Geir Gulliksen (quien más tarde sería el editor de Mi lucha); y, sobre todo, con el encuentro de la mujer perfecta para sus expectativas sentimentales, fémina materializada en la persona de la poeta Linda Boström Knausgaard.

Solamente en Noruega, el autor de Oslo ha vendido más de 450.000 ejemplares

Solamente en Noruega, el autor de Oslo ha vendido más de 450.000 ejemplares

Dentro de ese ambiente de intelectualidad latente, Knausgaard consigue acceder a un espejismo de normalidad, o de elevada confirmación creativa y artística; aunque en el fondo sigue tirando con intensidad el demonio de las juventudes perdidas, de las neuróticas relaciones al borde del suicidio, de la irracionalidad emocional bañada en la consanguineidad… sin treguas ni edulcorantes.

Rebelde párrafo a párrafo, herida y atrayente; la novela del writer graduado en la Universidad de Bergen quiebra el espinazo de lo asimilable, con un lenguaje claro y certero, desnudo en estrofas líricas y sumamente reflexivo.

El terreno que pisa el responsable de la excelente Un tiempo para todo es un campo árido y a la vez floreciente, en cuyos surcos crecen con savia entintada las alegrías y las tristezas de un grupo de seres de carne y hueso, identificables en su genética y en su rutina diaria.

Tal ejercicio marcó en el momento de su redacción un punto de no retorno en la actividad de Karl Ove Knausgaard. Ahora, después de la finalización del mismo en 2011, todo el planeta conoce sus más íntimos secretos, sus ensoñaciones, sus actos, su pasado, su presente, su futuro… Sensación un tanto incómoda que intentaron evitar los familiares a los que cita en la autobiografía.

Sin embargo, ¿alguien puede parar el motor de la escritura cuando éste se ha puesto en marcha y se tiene demasiado que contar?

La prosa de Karl Ove Knausgard está cargada de vitriolo memorístico

La prosa de Karl Ove Knausgard está cargada de vitriolo memorístico

Más información en http://www.anagrama-ed.es

Capitán Swing edita el libro "Europa en ruinas", una recopilación de testimonios recogidos entre 1944 y 1948

Capitán Swing edita el libro “Europa en ruinas”, una recopilación de testimonios recogidos entre 1944 y 1948

Visto a lomos de un vehículo del ejército aliado, el Viejo Continente no podía ocultar su olor a escombros. El aroma insalubre de la muerte manchaba los sobacos de la cuna del Renacimiento; mientras la tierra padecía halitosis con hedor de  odio entre pueblos, y de podredumbre sepultada por toneladas de miembros calcinados. Sin embargo, cuando Alemania capituló el 7 de mayo de 1945, la mayoría de los supervivientes prefirieron olvidar el dolor; borrar de su memoria los campos de exterminio; y ocultar bajo el barniz de las pesadillas incomprensibles los bombardeos masivos a hogares y hospitales. El filósofo y escritor germano Hans Magnus Enzensberger (Kaufbeuren, Baviera, 1929) tan solo era un chaval durante la época del ascenso del Nazismo; pero su experiencia como participante inconsciente en las Juventudes Hitlerianas le ha marcado a lo largo de toda su existencia. Fruto de esa necesidad por saber qué es lo que ocurrió en ese lustro apocalíptico surgió el libro Europa en ruinas: Relatos de testigos oculares de los años 1944 a 1948. Un texto de autoría coral, que entona su discurso de veracidad traducido al español, de la mano de la editorial Capitán Swing.

La retina de los que realmente estuvieron en el infierno El shock ocasionado por los millones de cadáveres hizo que el despertar de los participantes en la contienda fuera lento y confuso. Apertura de ojos que primero se tiñó con la consigna de la negación; y, luego, acabó atrapada en la telaraña de los análisis generalistas, orquestados por los estudiosos. No obstante, sí hubo un material in situ al que hasta el momento no se le había prestado excesiva atención, y que plantea cuestiones sustanciales tales como: ¿qué es lo que presenciaron los que surcaron las cenizas de Dresde, los que abrieron con los soldados las puertas de Auswitch, los que miraban para otro lado mientras los judíos eran metidos en vagones carentes de luz y de la más mínima brizna de aire fresco? No resulta una falacia determinar que existe más conexión con la verdad en las páginas infantiles de El diario de Ana Frank que en cualquiera de las innumerables enciclopedias relativas a La Segunda Guerra Mundial. Esa asfixia que alumbra las palabras del relato de la niña masacrada (ese lienzo que cobra vida a través de los trazos del directo sin maquillaje) es lo que pretende recrear Enzensberger en esta magna obra; donde deja el auténtico protagonismo a los periodistas y los corresponsales, a los escritores renombrados y a las voces anónimas que pretendían escapar del horror. Las páginas de Europa entre ruinas se elevan por encima de la frialdad de los juicios de los expertos, y toman el alimento de los artículos de primera mano (redactados por el pulso frenético de los que grabaron en su retina las campañas encendidas y los escombros candentes). Un fuego de pasión y ansiedad por narrar las sensaciones inmediatas que formó un lienzo demoníaco de párrafos e imágenes, firmado por profesionales como la enérgica Martha Gellhorn (quien se unió al frente italiano poco tiempo después de contraer matrimonio con Ernest Hemingway), el también norteamericano Ed Wilson, el arquitecto y pensador suizo Max Frisch o el activista sueco Stig Dagerman (quien acudió al conflicto en calidad de enviado especial del diario Expressen). Envueltos en la vorágine destructora de un continente en llamas, estos aventureros de la información fueron fieles reproductores del salvajismo humano, de hombres que se comportaban como los lobos hambrientos a los que aludió el filósofo Thomas Hobbes. Hitler y sus correligionarios sacaron lo peor de los descendientes de Adán y Eva, y lo masificaron hasta límites de psicopatía colectiva. Criminalidad en connivencia, que nada ni nadie no consiguió amortiguar; y a la que vuelve Hans Magnus Enzensberger, para reflexionar sobre los cimientos de esta Europa de crisis económicas y uniones entre Estados: una vetusta dama a la que -no obstante- aún le huelen los sobacos a verdades a medias. Más información en http://www.capitanswinglibros.com/catalogo.php/europa-en-ruinas