Marisa Abela encarna a Amy Winehouse

Marisa Abela afronta el papel más importante y mediático de su aún breve carrera cinematográfica, al convertirse en la cantante Amy Winehouse, dentro del biopic titulado "Back to Black". La cineasta Sam Taylor-Johnson (Cincuenta sombras de Grey) se encarga de escenificar la complicada vida de la artista de "Rehab", a través de un film que ha sido rodado en los lugares donde transcurrió la existencia de la estrella musical, fallecida en 2011.

6
0 0
Read Time:4 Minute, 6 Second
Back to Black
Marisa Abela ha captado la icónica gestualidad de Amy Winehouse, en “Back to Black”.

Marisa Abela no esconde su admiración hacia la cantante del peinado con forma de colmena de abejas, la cual desembarcó en el laberíntico universo de la música simplemente acompañada por su excelente voz de contralto, y su capacidad para fusionar géneros en los que el sentimiento superaba a las pirotecnias de los laboratorios sonoros.

Con solo dos discos en el mercado, Amy Winehouse se convirtió en una de las cantantes más importantes de nacionalidad británica, reconocida en galas tan importantes como la de los premios Grammy (se alzó con cinco galardones, por su álbum Back to Black). Unas gestas que han marcado la interpretación de Marisa Abela, a partir del momento en que la directora inglesa Sam Taylor-Johnson la escogió para transformarse en la excesiva y trágica Amy Winehouse, dentro del film Back to Black.

Desde poco después de la dramática muerte de Winehouse, ocurrida en su apartamento londinense de Camden Town el 23 de julio de 2011, la industria del celuloide ha intentado levantar un biopic sobre esta misteriosa y escurridiza creadora de trazos desconcertantes, nacida en el norte de Londres; pero los diferentes proyectos acababan desestimados, debido a sus fallos a la hora de acercarse de manera verosímil al mundo caótico y psicodélico de la brillante intérprete de You Know I’m No Good.

Y así se mantuvo, hasta que los familiares de la estrella de Frank vieron la propuesta de Sam Taylor-Johnson y el guionista Matt Greenhalgh (Control) como la más sincera y acertada.

Back to Black
Marisa Abela ha extremado sus dotes de observación, al recrear los rituales escénicos de Amy Winehouse.

La ciudad regada por el río Támesis ha sido el inmenso plató urbanístico con el que ha contado Taylor-Johnson para ambientar la movie. Unas localizaciones que exhiben parte de los lugares que frecuentaba Amy Winehouse en vida.

Los estilosos y prohibitivos barrios de Candem Town y Primrose Hill, la zona de Southgate donde la artista creció, el Ronnie Scott’s Jazz Club que acogió las primeras actuaciones de Amy y los estudios Metrolpolis de Chiswick son solo algunas de las paradas por las que ha transitado el nutrido equipo de la película, comandado por la directora de fotografía Polly Motgan (Legión).

Semejante esfuerzo visual dota a Back to Black de un ingrediente emotivo y atmosférico, que valorarán en su justa medida los miles de seguidores de la impactante e inolvidable AW.

MARISA ABELA IMITA CON ESTILO CADA GESTO Y MIRADA DE LA HUIDIZA WINEHOUSE, EN UN INTENTO POR TRANSMITIR SU ASFIXIA EMOCIONAL

Nacida en Brighton (Inglaterra), en 1996, Marisa Abela ha recibido su protagonismo en Back to Black como la oportunidad artística con la que siempre había soñado. Hasta la fecha, la escasa filmografía de la actriz inglesa únicamente mostraba una pequeña colaboración en Barbie (Greta Gerwig, 2023); aparte de participaciones televisivas en seriales de reconocido éxito, como COBRA e Industry. Sin embargo, aún faltaba un trabajo de envergadura con el que desplegar su talento a un nivel planetario, y ese le la venido con el biopic de Amy Winehouse.

La fama y reconocimiento de AW causó algo de miedo y consternación en Abela en un primer momento, pero pronto superó los temores, cuando Sam Taylor-Johnson le dio las guías necesarias con las que enfrentarse a una persona con tantas aristas psíquicas como era la autora de Frank.

Back to Black
Marisa Abela se adentra en la psique de Amy Winehouse.

Los abismales cambios de humor, la timidez enfermiza, la necesidad de dependencia sentimental, la inseguridad afectiva… Las coordenadas humanas del personaje de Amy Winehouse mantienen la caracterización de Marisa Abela en un constante desequilibrio coreográfico de tonos altos y bajos, como si se tratara de una partitura jazzística de armonía acelerada, o de un blues de notas nerviosas y apremiantes.

El guion de Matt Greenhalgh entra en el infierno que experimentó Winehouse con su dependencia excesiva del alcohol y las sustancias dopantes, muchas veces motivada por el rechazo del que consideraba el hombre de su vida: el conflictivo Blake Fielder-Civil (papel que interpreta el camaleónico Jack O’Connell, en Back to Black).

Todo un viaje de veintisiete años, que finalizó en el apartamento que Winehouse tenía en Camden Town. Un drama alternado por la admiración desatada de los fans y los conciertos multitudinarios hacia una artista perdida en la barahúnda del éxito y el terror que sentía esta a no alcanzar la felicidad a nivel personal. Una alternancia a la que Marisa Abela accede tras la pantalla de la mujer que jugó peligrosamente con la autodestrucción progresiva.

Nota: Back to Black tiene prevista su fecha de estreno para el próximo 18 de abril de 2024.

Más información en

https://www.focusfeatures.com

https://www.studiocanal.co.uk

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language