Estimados amigos, normalmente no doy consejos sobre nada (asumo la famosa frase de Oscar Wilde al respecto); pero me parece bien reivindicar un algo olvidado texto sobre el mundo del séptimo arte, escrito por un hombre que fue primero productor y luego actor. Unfinished Business es el título del libro en cuestión, y el genuino John Houseman su autor. Entre sus páginas, el ganador de un Oscar a la mejor interpretación secundaria por Paper Chase desvela sus vivencias, ocurridas en sus más de cuatro décadas como profesional de cine y teatro. Tal vez, la única pega que se le pueda poner al volumen sea la dispersión emocional en algunos de sus pasajes; pero los recuerdos son a veces más traicioneros que el balón jabulani. De todas formas, es una delicia adentrarse en el universo de este rumano tan inteligente como hábil, que conoció a Orson Welles, Marlon Brando, John Gielgud y demás celebridades del star system. A modo de recordatorio, y para finalizar esta recomendación literaria, es bueno recalcar que Houseman -pese a concentrar su faceta como intérprete en la última década de su vida- mostró su innegable talento en films como La niebla, la mencionada Paper Chase o Rollerball; al tiempo que se dio a conocer en la televisión con la versión para la pequeña pantalla de Vida de estudiante (perfecto como el profesor Charles Kingsfield) y el serial épico Vientos de guerra. Así que, los que puedan, que revisen la totalidad de la carrera de este singular personaje, delante y detrás de las cámaras (por ejemplo, Julio César pertenece a su labor como financiero). Me lo agradecerán, de veras.

Todos hemos crecido identificando el rostro de Conan el Bárbaro con el del gobernador de California y ex actor Arnold Schwarzenegger (de nacionalidad ambigua entre americana y austriaca). Pero un personaje tan atrayente como el creado por Robert E. Howard no podía quedarse en el cajón de recuerdos de celuloide, más que nada por miedo a que se oxidara su espadón. Y así ha sido. El director germano Marcus Nispel (quien ya revitalizó careta en ristre a Jason, en el remake de Viernes 13) es el responsable de esta nueva versión del héroe cimerio (heredero de la estela artúrica en cuanto a similares ecosistemas medioambientales). El hasta hace poco modelo hawaiano Jason Momoa es el que se ha llevado el premio de tan jugoso papel (su 1,93 puede haber decantado en algo la mencionada elección). En sus manos está hacer olvidar a su predecesor, aunque no lo tendrá nada fácil (comentario que no va precisamente a tenor de las dotes interpretativas de Mister Arnold); ya que la primera adaptación es de las más logradas dentro del llamado subgénero de los forzudos mezclados con el esoterismo. Por lo menos, Momoa tendrá a la escultural Rose McGowan (la hermana reencontrada de Embrujadas) compartiendo aventuras en Hyboria.

Probablemente, muchos no conozcan al genial actor británico Arthur Lowe. Fallecido en 1982, este intérprete trabajó al lado de las más ilustres estrellas de la escena en el Reino Unido (de Laurence Olivier a John Gielgud); al tiempo que desgranaba todo un muestrario -amplio y duradero- de maneras con las que abordar un personaje. Su recreación más popular fue la del capitán del Home Guard en la serie Dad’s Army; aunque los que nos dejamos seducir por su versatilidad también valoremos su magnífica labor en The Rulling Clash. A pesar de que este tributo sea como una gota de agua en el océano cibernético llamado internet, valga el presente merecido reconocimiento y alcemos la copa en su honor. Por ahora y siempre….

"Il n'y a pas d'artiste hereux", de Gilbert Garcin

"Il n'y a pas d'artiste hereux", de Gilbert Garcin

Gilbert Garcin siempre tuvo la cámara entre sus enseres existenciales. Sin embargo, la vida retuvo su vocación hasta pasar la sesentena. Aunque el tiempo podría haber cubierto de telarañas su inspiración natural, el estilo surrealista de este creador francés -comparable en atmósfera e intenciones al desplegado por maestros como Magritte- ha dejado la huella de una obra compacta, extensa, alegórica y sumamente personalista. Sus colecciones están teñidas de ese elemento inidentificable que las alejan de lo convencional, al tiempo que las acoraza contra la indiferencia impostada de los intelectuales orgánicos.

El director catalán Daniel Calparsoro (Guerreros, Ausentes) prepara estos meses su primera película para el mercado anglosajón: The Cold. El filme es un thrillelr sobre un grupo de cazadores que se enfrenta a una inesperada escalada de violencia. Entre los posibles protagonistas, suena el actor canadiense Hayden Christensen, quien podría encabezar el elenco interpretativo.