Shakespeare, in the Army now

Shakespeare visto a través de sus reflexiones sobre la guerra, vertidas en las páginas de algunas de sus obras más conocidas: este es el leitmotiv de la exposición "Shakespeare at War", que alberga el interior del National Army Museum en Londres, hasta el próximo 1 de septiembre. Una muestra que, entre manuscritos y otros objetos, describe cómo el dramaturgo isabelino se acercó a los conflictos bélicos de distintas épocas y lugares, siempre con un punto de reflexión crítica, capaz de establecer conexiones con acontecimientos tan lejanos a su tiempo como la Segunda Guerra Mundial y la invasión de Irak.

39
0 0
Read Time:4 Minute, 36 Second
Shakespeare
Shakespeare utilizó acercamientos cómicos, épicos y dramáticos para narrar las batallas que contienen muchas de sus obras/ Foto: National Army Musuem

Shakespeare fue un autor de genialidades emotivas y envolventes, capaces de despertar conciencias con sus versos hilvanados por palabras de humanidades incendiarias y eternas.

Los dardos verbalizados compuestos por el creador nacido en Stratford-upon-Avon traspasan el ánimo de los que asisten a sus discursos de zozobras anunciadas, a la vez que los cantos proteicos de los supuestos héroes quedan abatidos por la herrumbre de la sangre malgastada, vertida por motivos nobles o por ambiciones desmedidas.

El National Army Museum, ubicado en la prestigiosa zona capitalina de Chelsea, se acerca a las múltiples maneras en que el autor de Hamlet moldeó los conflictos bélicos, para asentarlos en sus trabajos de carácter imperecedero, esgrimidos por las gargantas ebrias de  personajes dispuestos a arrancar murmullos de terror y de ansiedad en el patio de butacas.

Las comisarias de la exhibición titulada Shakespeare at War (la doctora Amy Lidster y la profesora Sonia Massai) recogen el citado espíritu -reflexivo y activo- de las incursiones de William Shakespeare en el terreno bélico, siempre animado por la intención de dotar de vida propia a los enfrentamientos que inmortalizó en sus obras. Ya fuera en las gestas orquestadas en torno a la antigua Roma (Tito Andrónico, Coriolano, Julio César), como en las campañas concebidas en las entrañas de la Escocia tribal de las supersticiones mágicas y en la Inglaterra de los linajes espoleados por el crimen y la desidia, el genial dramaturgo británico supo desplegar con maestría los distintos estados de ánimo que acompañan a los guerreros, antes y después de la violencia desatada que da cuerpo a cada batalla.

Shakespeare
La exposición ha dado pie a un interesante catálogo, titulado “Shakespeare at War: A Material History”.

Carteles de teatro, objetos relativos al Bardo de Stratford-upon-Avon, extractos de primeras ediciones de las obras citadas, conexiones con conflictos posteriores asociados con las ideas del responsable de Macbeth, fotogramas de películas célebres… Cada una de las piezas que nutren el recorrido de Shakespeare at War revela el interés que el escritor isabelino sentía hacia los verdaderos motivos por los que los hombres y las naciones se enfrentaban mutuamente. Un asunto de lacerante mortandad colectiva, que en la pluma de WSh adquirió tonalidades diversas y cambiantes, tanto desde el punto de vista atmosférico como trágico.

SHAKESPEARE SE ERIGE ARTÍSTICAMENTE COMO LA CONCIENCIA ÉTICA Y MORAL DE LAS NORMAS EXPRESADAS POR SUN TZU

La primera visión figurada que se tiene al entrar en las salas dedicadas a la muestra Shakespeare at War es la de la inolvidable batalla de Agincourt, recreada por William Shakespeare en Enrique V.

Bajo la fantasía estimulante del Bardo inglés, los arqueros comandados por el otrora pupilo coronado del orondo Falstaff consiguen derrotar -con un valor encomiable- a unas fuerzas francesas que les sextuplican en número, todos ellos alumbrados por los sones melancólicos de una balada tierna e hipnótica. Así lo escenificó Laurence Olivier en la película Enrique V, en 1944, y lo mismo ocurrió con la versión de Kenneth Branagh, en 1989.

Junto a la sombra de Agincourt, otro de los grandes y espectaculares momentos bélicos retratados por William Shakespeare fue el de la batalla de Bosworth, en 1485, donde el pérfido Ricardo de York (según la creación de WSh) perdió la vida ahogado en su propia sangre.

La obra Ricardo III evocó ese hecho con una escena de indudable belleza estoica, cuando el maquiavélico monarca exhala sus últimas palabras en busca de un caballo, equino que tiene la intención de cambiar por su reino. Tal acontecimiento fue inmortalizado también por Laurence Olivier, en el film Ricardo III, rodado en 1955.

Estas dos incursiones guerreras del responsable de Romeo y Julieta ponen en primer plano el interés por el género bélico que mantuvo el dramaturgo inglés, y sirven para contextualizar la exhibición que presenta hasta el próximo 1 de septiembre el londinense National Army Museum.

Shakespeare
Shakespeare ilustró el electrizante enfrentamiento de Agincourt, en “Enrique V”.

No obstante, Shakespeare at War no se queda simplemente con la simple reproducción de los pasajes guerreros de WSh, sino que también plantea conexiones de indudable atracción analítica y visionaria.

¿Puede el sentimiento a lo David contra Goliat de Agincourt -enclavado en la Guerra de los Cien Años– ser una especie de guía efectiva del desarrollo de la Guerra de la Independencia de Estados Unidos? ¿Es factible que se cuelen por los resquicios dramáticos de la realidad ciertos elementos belicosos de Macbeth o Ricardo III en la manera en que se enfrentaron los bandos participantes en las guerras napoleónicas? ¿Hay algo de la estrategia publicitada por el creador de Otelo que sea común a las acciones de la Guerra del Golfo? ¿Se rastrea algo de la neurosis teatral shakespereana más bestial en el curso de las dos guerras mundiales del pasado siglo XX?

Todas esas cuestiones, más otras de similar naturaleza, sobrevuelan el recorrido de Shakespeare at War con inusitada fuerza, y dotan a las palabras del autor de El mercader de Venecia de un fulgor sorpresivo y contestatario, que nunca pierde constancia ni interés.

Nota: La exposición Shakespeare at War estará en el National Army Museum de Londres hasta el 1 de septiembre de 2024.

Más información, entradas y horarios en

https://www,nam.ac.uk

 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language