Michael Caine viaja a Francia

El protagonista de "La huella" encarna en "The Great Escaper" a un veterano de la Segunda Guerra Mundial, llamado Bernard Jordan: un octogenario que se escapa de la residencia en la que está internado,, para celebrar en Francia el setenta aniversario del desembarco de Normandía, junto a sus antiguos compañeros de armas. Los hechos que narra el film de Oliver Parker ocurrieron en la realidad, en 2014.

77
0 0
Read Time:4 Minute, 13 Second
Michael Caine
Michael Caine regresa al cine, con un papel de profunda carga emocional

Michael Caine contaba once años, cuando los aliados desembarcaron en Normandía (Francia), en el ya lejano 6 de junio de 1944. Los cerca de 16o.000 hombres que arriesgaron sus vidas para ayudar a salvar al mundo de la dictadura del Tercer Reich colaboraron para inmortalizar uno de los acontecimientos más importantes en el curso de la Segunda Guerra Mundial. Una hazaña que ninguno de los participantes olvidaron a lo largo de sus respectivas existencias.

Uno de los militares que estuvo allí, entre el fragor de las balas lanzadas por los nazis, fue Bernard Jordan:;un combatiente de las fuerzas británicas que entonces contaba con veinte años de edad, el cual es la figura principal de The Great Escapaer: la película con la que el efectivo Michael Caine regresa al universo cinematográfico.

El cineasta londinense Oliver Parker (Un marido ideal) es el encargado de ilustrar a base de fotogramas la gesta llevada a cabo por Jordan siete décadas después del Día D, y que consistió en escaparse de la residencia en la que estaba ingresado, para participar en los actos de conmemoración del 70 aniversario del desembarco, programados en la playa de Normandía. Estos acontecimientos fueron recogidos por la prensa del Reino Unido en 2014, y captaron el interés del director de Otelo y del guionista William Ivory (Burton and Taylor), quienes valoraron la posibilidad de elaborar con ellos una película de alto interés humano con semejante material.

Michael Caine
Michael Caine vuelve a coincidir con Glenda Jackson, cuarenta y ocho años después de rodar “Una inglesa romántica”

Michael Caine, quien no hace mucho había anunciado su retirada de la interpretación sin mucha convicción, encabeza el elenco artístico de esta aventura ajena a las jubilaciones existenciales. Un relato de naturaleza vagamente homérica, que centra el foco de atención en la irreductibilidad del espíritu, pese a la acumulación de velas en la tarta de aniversario. Junto al nonagenario actor de El hombre que pudo reinar, la movie también cuenta en su cuadro dramático con la presencia de la sorprendente Glenda Jackson (Mujeres enamoradas), contratada para caracterizar a la esposa de Bernard: la luminosa Irene Jordan.

Esta colaboración entre Caine y Jackson se produce cuarenta y ocho después de la última vez que ambos compartieron títulos de crédito en un film; cosa que hicieron en la cinta Una inglesa romántica (Joseph Losey, 1975).

MICHAEL CAINE SE SINTIÓ ESPECIALMENTE MOTIVADO, PARA ENCARNAR A BERNARD JORDAN

Las cuarenta y ocho horas que tardó Bernard Jordan en llegar a la playa de Normandía estuvieron marcadas por una gran incertidumbre mediática, al tiempo que mostraban la fuerza de un hombre consciente de que debía estar presente en el lugar donde luchó para salvar al mundo de la locura expansiva del ejército del Tercer Reich. El afán por unirse con los compañeros de armas que aún quedaban vivos, y rememorar la difícil época en que podían morir a cada paso sobre la arena francesa, dio vigor a Jordan, quien finalmente logró su objetivo de rendir los debidos honores hacia los caídos en el combate, y compartir la experiencia con los que acudieron con sus respectivos y pasados uniformes de distintas nacionalidades.

Oliver Parker intenta acercarse a la figura de este valiente veterano de guerra, desde un punto de vista altamente humano, con el que mostrar a los espectadores la necesidad de este anciano por ser parte de un homenaje en el que él tenía más derecho de participar que muchos de los que asistían a los actos como invitados institucionales. Una realidad que insufló energía a BJ, hasta alcanzar su destino al otro lado del canal.

Michael Caine
“The Great Escaper” está concebida como un sincero homenaje, a todos los que participaron en el desembarco de Normandía

El tono intimista y cordial de estilo Ealing, avalado por una mezcla singular de drama y comedia, invade cada una de las secuencias planeadas en el film. Una obra que se nutre visualmente de la experiencia y de la complicidad desplegadas por Michael Caine y Glenda Jackson. Ellos son los que dotan de contundencia vitalista a esta película sentida y necesaria, en la que se lanza una arenga en favor de la generación que impidió el triunfo de la políticas genocidas y expansionistas de Adolf Hitler.

Bernard Jordan y sus compañeros de armas nunca dejaron de ser los mismos soldados que sortearon las balas y proyectiles nazis, a pesar de colgar el fusil y acumular arrugas y cumpleaños en su faceta como civiles. Una afirmación que el octogenario BJ se encargó de recordar a todos los que se atrevían a menospreciar su heroico pasado y el de sus colegas.

Nota: Los que estén interesados en el argumento de The Great Escaper pueden abrir el apetito de la curiosidad con película para la televisión titulada A Foreign Field, de Charles Sturridge.

Más información en

https://pathe.co.uk/

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language