Daniel Craig viaja con Guadagnino

El último actor en prestar su físico al mítico agente James Bond se adentra en la literatura apasionada y libertaria de William S. Burroughs, en "Queer": adaptación de la homónima novela del escritor de la generación beat, que el cineasta italiano Luca Guadagnino (Suspiria) acaba de rodar en los estudios Cinecittà de Roma.

57
0 0
Read Time:3 Minute, 38 Second
Daniel Craig
Daniel Craig (en la foto) cambia por completo su registro interpretativo en “Queer”, con respecto a las películas de James Bond.

Daniel Craig llegó a la órbita del agente 007 con una sólida carrera actoral a sus espaldas, una trayectoria forjada sobre todo en films británicos de bajo presupuesto y naturaleza independiente, aparte de series y películas para la televisión realizadas con el esmero habitual de los artesanos compatriotas de Charles Dickens.

Ese aprendizaje le ha servido a Craig para marcar sus diferentes pasos dramáticos sin temor alguno al encasillamiento, normalmente confiado en que su background le iba a servir como chaleco salvavidas para evitar las repeticiones en bucle y los trajes a medida. Y, hasta la fecha, semejante arma ha surtido el efecto deseado.

En circunstancias diferentes a las suyas, un personaje tan mediático como el de James Bond habría torpedeado poderosamente el epicentro gravitatorio de acción de DC; pero la estrella inglesa ha evitado la confrontación directa con la industria del celuloide, y ha puesto empeño suficiente para dar carpetazo a su etapa en la piel del héroe ideado por Ian Fleming.

El éxito de Puñales por la espalda (tanto la primera entrega como la segunda) ha ayudado a Daniel a afrontar nuevos y retadores papeles, como es el caso del inseguro y confuso Lee: el protagonista de Queer.

Luca Guadagnino (Call Me by Your Name) es el principal responsable de que Craig haya ajustado su porte atlético a las costuras de rol creado por William S. Burroughs: un individuo sumido en los laberintos de la droga, que intenta escapar de sí mismo, perseguido por los espasmos de la América de los años cuarenta del pasado siglo XX.

Daniel Craig
William S. Burroughs concibió “Queer” cono una especie de continuación de “Junkie”.

Los amplios y legendarios estudios romanos de Cinecittá han albergado la grabación de esta obra marcada por la prosa directa y carente de medias tintas del autor de El almuerzo desnudo, un estilo que el guionista Justin Kuritzkes (Rivales) ha intentado reproducir en una línea algo más moderada, aunque fiel en esencia al texto del narrador de la generación beat.

Junto a Daniel Craig, el treintañero Drew Starkey (Con amor, Simon) encarna al hombre sobre el que Lee desborda su amor culpable y obsesivo: un joven de la marina estadounidense llamado Allerton, el cual está inspirado en Adelbert Lewis Marker (un amigo de Burroughs).

DANIEL CRAIG SIGUE LA ESTELA ERRANTE DE UN INDIVIDUO SIN CERTEZAS EXISTENCIALES, EN “QUEER”

La acción de Queer tiene lugar en los años cuarenta del pasado siglo XX.

En una América sumida en el caos de la guerra y la posguerra y sin capacidad para vender la ilusión desvanecida de sus otrora sueños de superación y grandeza, Lee escapa de Nueva Orleáns, con destino hacia la populosa urbe de México D.F. Este antihéroe esquivo y desnortado ha estado perdido en las pesadillas de las drogas alienantes durante algún tiempo, y espera alcanzar un ansiado respiro y una obligada redención en el país de Frida Kahlo.

Sin embargo, cuando llega allí, el protagonista se encuentra con Allerton (Drew Starkey): un marinero que se halla inmerso en el mercado ilegal de las sustancias dopantes, y del que Lee se enamora sin capacidad de dar marcha atrás y con todas las consecuencias.

Daniel Craig
El estadounidense Drew Starkey (en la imagen) encarna a Allerton, en “Queer”.

Los ambientes sórdidos y aguardentosos en los que transcurre el relato de William S. Burroughs le permiten a Guadagnino establecer un itinerario voluntariamente descolorido y desafiante, en el que se impone el desquiciado universo de la dependencia hacia las sustancias químicas, con las que escapar de la asfixiante realidad que aniquila las esperanzas de lograr lo inalcanzable.

Según el mapa creativo de Burroughs, Queer es una especie de secuela de Junkie: la obra en la que estableció los parámetros de una droga explosiva y dominante conocida como yage, la cual tenía muchas cosas en común con la heroína. Una segunda entrega narrada en tercera persona, en la que todo lo que sucede está contagiado por los efectos volátiles de los chutes en vena.

Nota: Jonathan Anderson, director creativo de la marca Loewe, es el encargado del diseño de vestuario en Queer.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language