Arturo Pérez-Reverte encuentra a Holmes

El autor de "La tabla de Flandes" y "El capitán Alatriste" se atreve a seguir los pasos de Sir Arthur Conan Doyle, y plantear un misterio aparentemente irresoluble, en la novela "El problema final" (Editorial Alfaguara). Una isla desierta, nueve personajes enfrentados a sus miedos, un asesino implacable y un actor en declive, que juega a ser Shelock Holmes, son los engranajes que componen el argumento de esta ingeniosa obra deductiva.

113
0 0
Read Time:4 Minute, 28 Second
Arturo Pérez-Reverte
Arturo Pérez-Reverte sorprende con un estilo de novela diferente al resto de sus obras.

Arturo Pérez-Reverte regresa a la actualidad literaria con una novela-problema, en la que se incluye la tesis escenográfica de la habitación cerrada. Esta catalogación, en apariencia moderna y muy usada en el argot periodístico, en realidad no es más que una traslación actualizada del tipo de escritos que autores como Sir Arthur Conan Doyle y Agatha Christie popularizaron hace muchas décadas, bajo la categoría de novelas de misterio, protagonizadas por detectives sagaces y plenamente capaces para resolver los puzles asesinos más rocambolescos y laberínticos.

Tal vez debido a sus preferencias lectoras, Pérez-Reverte ha escogido a Sherlock Holmes, de Conan Doyle, como el ídolo de papel al que rinde tributo en su libro El problema final (Editorial Alfaguara), a pesar de que la naturaleza de la muerte a descubrir parece estar más relacionada con el universo existencial y laboral de Hercule Poirot y Jane Marple (los investigadores estrella de Agatha Christie), que con los trabajos más sesudos del detective residente en el 221B de la calle londinense de Baker Street.

Por los ingredientes esenciales del argumento de El problema final, la mente viaja con rapidez a las extensiones tenebrosas de Diez negritos, de Christie, más que a los complicados tejemanejes racionales que suelen usar el icónico Sherlock Holmes y su inseparable doctor Watson. No obstante, los narradores y creadores audiovisuales no han parado de someter al detective ideado por Conan Doyle a realidades bastante ajenas a su concepción original, como ocurría en el film Elemental, doctor Freud (Herbert Ross, 1976), en el que el guionista  Nicholas Meyer sometía al investigador de la pipa a un análisis psicológico inspirado en las rompedoras teorías de Sigmund Freud.

Arturo Pérez-Reverte
Arturo Pérez-Reverte obtuvo espectaculares resultados con su viaje al género de aventuras, a través de la saga de “El capitán Alatriste”.

Pérez-Reverte innova al invocar la presencia de Holmes de manera subliminal, y nunca literal. Esto permite al narrador incorporar las características propias de un papel diferente a quien quiere representar, lo que otorga una mayor libertad de acción al responsable de La piel del tambor.

El escritor nacido en Cartagena no tiene los mismos intereses que el desconcertante y polifacético Conan Doyle, ya que la formación de ambos es notablemente diferente; quizá por eso la inclusión de la imagen de Sherlock Holmes está totalmente idealizada en El problema final, a través de un actor que se metió en el héroe residente en el 221B de la calle londinense de Baker Street años atrás, y que saca a pasear su caracterización por la isla griega en la que tiene lugar el terrible misterio que amenaza a los nueve protagonistas de la historia.

ARTURO PÉREZ-REVERTE SE PROPONE INVITAR A LOS LECTORES A DESARROLLAR TEORÍAS RACIONALES SOBRE UN SUPUESTO ASESINATO

La trama de El problema final ocurre en el mes de junio de 1960. En la isla de Utakos, frente a la famosa Corfú, nueve personas se hallan atrapadas en el hotel de la localidad, sin posibilidad de escapar por el mal tiempo que azota a la costa. Mientras el nerviosismo y la ansiedad corre por los distintos rincones del inmueble, una turista inglesa aparece muerta en su habitación. La estancia está cerrada a cal y canto, y no hay signos de que alguien haya forzado la cerradura. Sin embargo, lo que en primera instancia se antoja como un suicidio, pronto se convierte en algo más parecido a un asesinato.

Lo bueno del caso es que los sospechosos están ubicados en la propiedad hostelera, tan solo falta un detective capaz de descubrir los puntos oscuros de semejante asunto. La figura del portador de las células grises de Poirot es el actor Hopalong Basil: un profesional de los escenarios en decadencia, que se ganó la vida representando a Sherlock Holmes, en un pasado sembrado de aplausos y comentarios admirativos.

Arturo Pérez-Reverte
Arturo Pérez-Reverte ha saltado de la revolución mexicana a los textos de misterio.

El estilo directo y rítmico usado por Pérez-Reverte dista bastante de los de Doyle y Christie, aunque no desentona en el contexto de una novela de inspiración deductiva, en la que los giros están medidos al milímetro. Un trabajo que pretende convertir a los lectores en personajes invisibles del suspense planteado, al invitarles a seguir las afortunadas o desnortadas tesis de Basil.

Probablemente, algunos piensen que este terreno de novela-problema no es el habitual en la trayectoria del autor murciano, pero en la mayoría de sus obras existen misterios de difícil resolución, que implican una labor intelectual de los protagonistas más que notable. En este sentido se puede citar el rompecabezas literario que libró el oscuro Corso, en El club Dumas; o la hipnótica búsqueda que emprende la restauradora de arte llamada Julia, en La tabla de Flandes.

En El problema final, el fantasma ficticio de Sherlock Holmes adquiere una dimensión diferente a la habitual, a pesar de estar encarnado por un perfecto desconocido. Arturo Pérez-Reverte enfatiza con esta acción que, a veces, no hay como meterse en la piel de un personaje para exponer sus secretos mejor guardados.

Más información en

https://www.penguinlibros.com/es/11579-alfaguara

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language