Tagged: Hayley Atwell

El filme, producido por Disney, se rueda estos meses en los Pinewood Studios de Inglaterra

El filme, producido por Disney, se rueda estos meses en los Pinewood Studios de Inglaterra

Ya fuera en la versión francesa de Charles Perrault o en la alemana de los Hermanos Grimm, la gachí mangoneada por sus hermanastras -además de por su odiosa madre adoptiva- acababa con sus males tras ajustarse un misterioso zapato de cristal. Después de tal acto de naturaleza estilística (casi a lo Prada), la chica se preparaba para vivir eternamente feliz, al lado del príncipe encantador y en un castillo donde la joven no tendría que fregar ni un plato. Así, con el lema de que limpiar a la fuerza es una tarea ingrata, el norirlandés más shakespereano del cine actualiza el citado cuento del folclore popular (Cinderella), con la inyección económica que supone la producción de un mastodonte nominado Disney Pictures.

El responsable de "Thor" imagina el relato original con cambios en la elaboración de los personajes

El responsable de “Thor” imagina el relato original con cambios en la elaboración de los personajes

Precisamente, la empresa de animación responsable de PinochoDumbo y La bella durmiente se convierte en la mayor valedora; para que el fogueado intérprete y director isleño capte la esencia de este fairy tale, que -en 1950- alcanzó fama y prestigio a través de Walt Disney. Eso sí, convenientemente enlatado en un filme cargado de momentos memorables y con brillantes dibujos artesanales, dirigido en su día por Clyde Geromini, Wilfred Jackson y Hamilton Luske.

Lily James es la encargada de interpretar a la nueva Cenicienta

Lily James es la encargada de interpretar a la nueva Cenicienta

De la Inglaterra aristocrática a los salones medievales

Desde que se conoció el proyecto, muchas estrellas fueron testadas para convertirse en la Cenicienta del siglo XXI. Y, entre las más mediáticas, la “perfumada” Emma Watson (la pequeña sabihonda de la saga de Harry Potter) se aupó como una de los favoritas. Pero, tras un trabajo de búsqueda ingente para hallar talentos aún por explotar, los mandamases en el casting se decantaron por la chispeante Lily James. Veinteañera y agradablemente desconocida para la mayoría del público, la muchacha ya había dejado constancia previamente de sus virtudes ante la cámara, en Ira de titanes y en la serie Downton Abbey (donde encarnó a la díscola Lady Rose MacClare); tablas adquiridas por las que Branagh no tuvo que explicarle con sumo detalle lo que se requería de ella.

El escocés Richard Madden es el príncipe encantador

El escocés Richard Madden es el príncipe encantador

De esta manera, con la melena al viento y su mirada menos pícara, la británica firmó para encabezar un reparto en el que iba a compartir escenas amorosas con el escocés Richard Madden (Robb Stark, en Juego de tronos). Un príncipe encantador que tiene en esta versión renovada un mayor peso en el guion, donde aparece en el bosque con una identidad no revelada a la ingenua Ella. Para que luego la heroína descubra que se trata del hijo del mismísimo rey del lugar.

Catle Blanchett se mete en la piel de la malvada madrastra

Catle Blanchett se mete en la piel de la malvada madrastra

Con esta elección, se puede afirmar que la televisión es el medio en el que han triunfado los dos protagonistas, quienes ruedan en estos momentos las secuencias de su pasión secreta y tolerada en los estudios Pinewood, levantados en Inglaterra. No obstante, y a su lado, un ejército de movie stars arropa a los jóvenes Madden y James; formación extensa y de tirón taquillero, dentro de la que lucen veteranía Helena Bonham Carter (el hada madrina), Cate Blanchett (la madrastra, Lady Tremaine), Hayley Atwell (la madre de Cenicienta), Stellan Skarsgard (Gran Duque), Holliday Grainger (Anastasia) y Derek Jacobi (el Rey).

Stellan Skarsgard viste las ropas del padre de la protagonista

Stellan Skarsgard viste las ropas del padre de la protagonista

Semejante elenco tendrá en sus manos intentar resultar verosímil al frente de un libreto con numerosas revisiones a cuestas a lo largo de las décadas, gran parte de ellas disfrazadas en formato de celuloide. Una carrera de fotogramas alicatados con la fantasía y la imaginación, en la que por la variante humana sobresalen los títulos La zapatilla de cristal (Charles Walters, 1955, con Leslie Caron) y Si el zapato ajusta (Tom Clegg, 1990); eso si se obvian recreaciones más o menos libres, como la llevada a cabo en Pretty Woman.

Holliday Grainger muestra su faz más egoísta en los poros de Anastasia

Holliday Grainger muestra su faz más egoísta en los poros de Anastasia

En esa senda de adaptaciones (en la que habría que incluir la actuación de Jennifer Beals, perteneciente a los cuentos de Shelley Duvall), el camino seguido por Kenneth Branagh parece transitar por un gusto hacia el tradicionalismo escénico, aunque seguramente habrá sorpresivos giros argumentales, pergeñados por la pareja de guionistas contratados: los singulares e intrínsecamente diferentes Aline Brosh McKenna (El diablo viste de Prada) y Chris Weitz (Un niño grande, La brújula dorada).

Derek Jacobi participa como el rey

Derek Jacobi participa como el rey

Más información en http://www.imdb.com

El personaje de cómic está dispuesto para asaltar las pantallas del planeta

El personaje de cómic está dispuesto para asaltar las pantallas del planeta

Cuando un superhéroe de la Marvel salió en la portada de un tebeo dándole un puñetazo en pleno rostro al mismo Hitler, los estadounidenses descansaron más esperanzados en ganar la Segunda Guerra Mundial. El protagonista de tal hazaña de consecuencias históricas era el antiguo y ficticio estudiante de bellas artes Steve Rogers, un joven que –después de ser rechazado como voluntario por el ejército, por su falta de aguante físico- se convirtió en el sueño de paz de millones de personas, a través de su alter ego en las tiras dibujadas: el Capitán América.

Joe Johnston recrea los inicios del guerrero contra el nazismo

Joe Johnston recrea los inicios del guerrero contra el nazismo

Los ilustradores Joe Simon y Jack Kirby crearon a Rogers/ América un día de 1941; y su éxito en plena batalla contra el totalitarismo hilteriano fue tal, que la propaganda made in USA cobró enteros incalculables tanto en alistamientos como en fragor guerrero en los combates. Han transcurrido casi setenta años de las primeras aventuras de ese tipo vestido con mallas plagadas de barras y estrellas, pero el espíritu de ese hombre de acero sigue muy vivo entre los aficionados al género del cómic. Uno de estos admiradores confesos es el director Joe Johnston, el hombre que se ha responsabilizado de la adaptación en imágenes en movimiento, en pleno siglo XXI, del luchador nacionalista, que hizo de su posición contra el nazismo el leitmotiv de su existencia.

El bostoniano Chris Evans encarna al forzudo protagonista

El bostoniano Chris Evans encarna al forzudo protagonista

Captain America: The First Avenger bucea en la génesis de Steve Rogers cuando todavía no era más que un chico con deseos de probar su valentía, unos comienzos realmente novatos para el superhéroe creado por la factoría Marvel; el cual perdió mucha de su popularidad tras la victoria aliada sobre el régimen que imperaba en la Alemania de finales de los treinta y principios de los cuarenta. Para ello, el realizador encargó a los guionistas de Las crónicas de  NarniaChristopher Markus y Stephen McFeely- que dieran cuerpo a un argumento en el que se contara el devenir como Capitán América del muchacho ingenuo llegado a la gran ciudad, procedente de una aldea granjera. Con tal consigna para realizar su trabajo, los escritores cinematográficos rescataron del desván las primitivas publicaciones ideadas por Simon y Kirby –mucho antes de que el mediático Stan Lee rescatara al justiciero para la liga de Los Vengadores-, en las que el protagonista vivía aún sus días como un individuo anónimo, con ansias de poder servir a su país en la contienda que se estaba desarrollando en los frentes de Europa y el Pacífico.

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, el Capitán América estuvo a punto de desaparecer

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, el Capitán América estuvo a punto de desaparecer

El filme del responsable de El hombre lobo y Jumanji retrata así al superhéroe en sus momentos más difíciles, cuando por la falta de musculatura tiene que enrolarse como voluntario en un extraño proyecto científico, destinado a crear soldados incapaces de ser abatidos por el enemigo. Rogers resulta una cobaya demasiado valiosa, y su precio aumenta considerablemente cuando el jefe del experimento muere a manos de un espía nazi antes de contrastar los resultados en otros pacientes. Esto transforma al otrora débil boy en el único guerrero con cualidades sobrenaturales para el combate.

Johnston es conocido en el mundillo por ser el responsable, entre otros largos, de "El hombre lobo"

Johnston es conocido en el mundillo por ser el responsable, entre otros largos, de "El hombre lobo"

Las virtudes del Capitán América no son particularmente espectaculares por sí mismas, pero es su humanidad reconocible –aunque multiplicada exponencialmente con respecto a sus congéneres- lo que hace de este héroe de tebeo un señor especial en el cosmos de los musculitos de las viñetas. Ya convertido en una máquina de luchar, Steve es mandado por el coronel Chester Philips para neutralizar a un criminal imbuido hasta las trancas en la ideología hitleriana, que responde al apodo de Red Skull.

La experiencia adquirida con "Los cuatro fantásticos" sin duda ha ayudado a Evans en su interpretación

La experiencia adquirida con "Los cuatro fantásticos" sin duda ha ayudado a Evans en su interpretación

El autor texano de Jurasic Park III pretende con esta película rendir tributo a un ídolo de los sueños infantiles de miles de seguidores; por lo que no ha escatimado recursos en hacer de la producción una obra destinada a sorprender, merced -sobre todo- a sus cuidados efectos especiales. Aunque, el cineasta tampoco ha dejado de lado el aspecto artístico. Un reparto bastante completo da cuenta de los millones de inversión que se han confiado a tan inquietante adaptación de uno de los héroes más reconocidos de la historia en el siglo XX de EE. UU.

El malvado de "The First Avenger" es Red Skull (Calavera Roja)

El malvado de "The First Avenger" es Red Skull (Calavera Roja)

El atlético Chris Evans -a quien ya se había visto dando vida a un papel de cómic en Los cuatro fantásticos, como Johnny Storm- es el encargado de dotar de gestualidad y gracia al Capitán América y a Steve Rogers. La capacidad del actor, nacido en Boston en 1981, para interpretar a tipos de notable elasticidad y fuerza le ha valido el beneplácito de Johnston, quien le ha rodeado de un grupo de estrellas de reconocido bagaje y veteranía.

Por un lado, el inquietante Hugo Weaving (el prota de V de Vendetta y el malvado agente Smith de la saga de Matrix) ha vuelto a desbocar su vena más oscura en la piel –o los huesos- de Red Skull; mientras el prolífico Tommy Lee Jones hace lo propio embutido en el uniforme del coronel Chester Philips. En cuanto al cartel femenino, Hayley Atwell (la inteligente Aliena de la serie Los pilares de la Tierra) y la bella y perturbadora Natalie Dormer (la descabezada Ana Bolena de Los Tudor) lucen palmito respectivamente como la militar Peggy Carter y la sensual Lorraine.

En la vida real, el Capitán América es un recluta llamado Steve Rogers

En la vida real, el Capitán América es un recluta llamado Steve Rogers

Un 7 de marzo de 2007, la editorial Marvel decidió matar públicamente al Capitán América. Ni siquiera su escudo de vibranium fue capaz de salvarle de su anunciado funeral; auspiciado por la pérdida de su sentido en una época en la que los ordenadores han sustituido a las viñetas, y los dibujos carecen de validez si no están mediados por el 3D. El séptimo arte es el nuevo universo por el que vuelve a pelear este gladiador de patriótica relevancia. De su aventura en formato de celuloide depende su supervivencia; aunque sus lectores nunca pasarán página.