Sting abre al mundo en canal

Sting aborda los males de la sociedad contemporánea, en un disco donde las letras se convierten en dardos dirigidos a la conciencia de los hombres y mujeres.

57th & 9th (A&M Records) es un cancionero donde hay espacio para los refugiados provenientes de la guerra de Siria, el cambio climático, la muerte de ilustres nombres de la música y la decapitación del periodista James Foley, a manos del ISIS.

Gordon Matthew Thomas Sumner pasa revista a gran parte de las denuncias que esgrime contra los poderes establecidos en el Planeta Azul, y que golpean siempre a los más débiles.

Sting presentó su nuevo disco en un sentido concierto ofrecido en la sala Bataclan, un año después de los atentados terroristas de París

Cuando el antiguo cantante del grupo The Police calentó con su garganta el micrófono en la sala Bataclan de París, el pasado 13 de noviembre; la sombra de los cuerpos hacinados por la barbarie terrorista regaba la atmósfera con un halo de tristeza colectiva.

Un año después de la masacre perpetrada en el local por un grupo de yihadistas homicidas, el músico británico desnudó su alma; en un concierto diferente, especial, nostálgico y aguerrido. A lo largo de la noche sonaron los diez temas que componen el duodécimo álbum del trovador del norte de Inglaterra: una letanía de rock progresivo, en la que los mensajes de concordia se suceden, sin por ello alterar la rabia por las injusticias cometidas.

Esas sinrazones que dominan los actos más salvajes de los herederos de Adán y Eva nutren la lírica activa de un disco que muerde la inconsciencia de los que atentan contra la armonía vital, y que alerta a los incautos sobre el peligro que conlleva no luchar para que las cosas vayan a mejor.

Sting ha trabajado para que las letras expresen el desconcierto que siente ante la realidad circundante

Según la opinión del productor Martin Kierszenbaum, esta obra recupera parte de las esencias del mítico Synchronicity. Un pensamiento que el autor de Every Breathe You Take refrenda, con composiciones tan emulsivas como 50.000 y I Can’t Stop Thinking About You.

Aunque en el desarrollo rítmico predominen los tiempos lentos, y las reflexiones confesionales surgidas de las heridas sociales.

STING ATISBA EL DESGARRO ACTUAL

Nadie que conozca un poco el currículo del marido de la actriz Trudie Styler puede mostrarse extrañado ante la actitud que éste defiende a capa y espada en 57th & 9th. Desde el inicio del disco, las frases y los estribillos van destinados a espabilar a los insomnes, para que enciendan de una vez las luces de alarma que pintan los futuros inexistentes.

Cuando Sting diseñó el CD, Donald Trump aún no había accedido al sillón de la Casa Blanca, pero cortes como One Fine Day vierten su savia rectora para que los terrícolas piensen en los efectos nocivos del cambio climático: uno de los puntos más denostados por los discursos de campaña del nuevo presidente de USA.

Sting ha recuperado un poco su artillería rock

Resultaría un sinsentido separar el contenido del continente, en un álbum de intenciones tan claras como 57th & 9th. A nivel creativo, es cierto que el conjunto de trovas no llega a la altura de otros trabajos del isleño; pero esas carencias quedan equilibradas desde el punto de vista emocional.

Tracks tan impactantes como Inshallah (tema confeccionado a partir de la odisea de una madre siria, que recuerda a Ellas bailan solas, que el cantante dedicó a las madres de la Plaza de Mayo, en Argentina) o la poética The Empty Chair (en homenaje del periodista James Foley, asesinado por el autoproclamado Estado Islámico) bien merecen ser escuchados con los oídos del ánima.

¿Cómo voy a vivir en este mundo destrozado?“, pegunta Sumner, en If You Can’t Love Me. Una declaración de profunda trascendencia vivencial, que adquirió el emblema de declaración a tumba abierta en el estudio neoyorquino de Hell’s Kitchen, donde el súbdito de Isabel II montó su carta de los pecados presentes (titulada como la intersección de calles en las que se halla el lugar).

En semejante paraíso de máscaras urbanas, las diez letras –acompañadas de guitarras y percusiones- afilaron sus versos, para moldear las estrofas necesarias que el pasado 13 de noviembre inundaron la sala Bataclan.

Sting pensó su 57th & 9th para contar a los supuestos descendientes del homo sapiens que las matanzas generalizadas deben terminar, y que hacer un alto para escuchar a las víctimas es un deber de cualquiera. Obligación en la que no entran las diferencias geográficas, las razas o las religiones.

Nota.- Sting actuará en Barcelona, el próximo 21 de marzo de 2017.

Sting ejerce su papel más sensible en temas como “Inshallah” y “The Empty Chair”

StingSting y 57th & 9thSting y el cambio climáticoSting y el duodécimo disco de su carrera en solitarioSting y el estudio de Hell's KitchenSting y el periodista James FoleySting y la muerte de David BowieSting y la muerte de Glenn FreySting y la muerte de LemmySting y la muerte de PrinceSting y los males socialesSting y los refugiados de la guerra de SiriaSting y Peter GabrielSting y su concierto en la sala BataclanSting y su defensa de las víctimas socialesSting y su denuncia del terrorismo yihadistaSting y su próximo concierto en BarcelonaSting y su visión de la actualidadSting y su vuelta al rock
Comments (0)
Add Comment