Robert Pattinson y sus clones

El protagonista de "The Batman" y la saga "Crepúsculo" encabeza el elenco interpretativo de "Mickey7": una película de ciencia ficción que graba en estos momentos el surcoreano Bong Joon-ho (Parásitos), y cuyo guion adapta la novela homónima del escritor y científico estadounidense Edward Ashton.

5
Rpbert Pattinson
Robert Pattinson ya interpretó una aventura espacial, en el film “High Life”

Robert Pattinson parece no tener suficiente con un solo cuerpo, sino que necesita multiplicarse en muchos seres iguales, capaces de ejecutar las tareas que quedan pendientes. Tranquilos, que esto no es en la realidad. La afirmación del comienzo viene a colación del argumento de Mickey7: la última producción en la que participa el melancólico vampiro Edward Cullen, de Crepúsculo. Una obra de tintes existencialistas que transcurre en un tiempo futuro, y en la que se ponen de manifiesto las tesis y doctrinas que convierten a los individuos en humanos dotados con un espíritu intangible.

Basada en la novela homónima escrita por el norteamericano Edward Ashton, Mickey7 es la historia de un tipo “prescindible”, el cual lleva siete encarnaciones diferentes, seis de ellas malogradas en misiones suicidas y experimentos condenados al fracaso. Un curso vital breve y destinado al abismo y la desesperanza repetitivos, que transcurre en un planeta helado y con nulas condiciones de habitabilidad, llamado Niflheim.

El cineasta surcoreano Bong Joon-ho, quien en 2019 alcanzó enorme popularidad con Parásitos, es el responsable de trasladar a imágenes en movimiento el sorprendente e imaginativo texto de Ashton. Un trabajo para el que el responsable de Snowpiercer ha ideado un inmenso set de rodaje, construido en los Warner Bros.Studios, Leavesden de Wattford, ubicados Hertfordshire, Inglaterra. Lugar artificial y casi onírico, en el que se desarrolla la pesadilla del clonado Mickey Barnes.

Robert Pattinson
“Mickey7” adapta al formato cinematográfico la novela homónima de Edward Ashton

Inquietante en muchos aspectos y electrizante en otros, Mickey7 explora las fronteras intransitables en las que reside la fuente de la vida, y que Mary Shelley ya concitó en las páginas de Frankenstein, o el moderno Prometeo.

Junto a Edward Pattinson, la también británica Naomi Ackie (la actriz que ha encarnado a Whitney Houston, en el biopic titulado I Wanna Dance With Somebody), Steven Yeun (Minari, historia de mi familia), Toni Collette (Hereditary), Mark Ruffalo (Spotlight) y Hollyday Granger (Grandes esperanzas) completan el singular y efectivo cuadro actoral.

ROBERT PATTINSON DEAMBULA POR UN PLANETA CONGELADO

La acción de Mickey7 sigue la estela de Mickey Barnes: un hombre calificado de “prescindible”, y que es el séptimo clon de un original que ya se ha perdido entre tanto reciclaje. Sumido en la soledad medioambiental del planeta Niflheim, este personaje no tiene unos contactos afectivos muy estrechos con sus colegas colonizadores, ya que únicamente requieren su presencia cuando necesitan una cobaya humana con la que probar distintas teorías y experimentos científicos.

Precisamente, el séptimo replicante de Mickey Barnes es enviado a una misión de reconocimiento peligrosa y sin posibilidad de éxito. Abandonado a su suerte, Mickey7 es rescatado por una especie autóctona de una muerte segura. Después de sobrevivir, el protagonista regresa a su base, para descubrir que en el lugar donde se hallan sus congéneres ya se encuentra su octava copia. Una situación que plantea serios problemas a los dos clones y a otro que está en marcha.

Robert Pattinson
Bong Joon-ho obtuvo enorme popularidad, tras el éxito de “Parásitos”

Al lado de semejante escenario dantesco y decadente, la trama del film centra su mensaje sobre el tema de los recuerdos. Unas memorias de experiencias determinantes que Mickey7 mantiene en secreto, ajenas a la obligatoria copia de seguridad que exigen los altos mandos.

El estilo satírico habitual en las películas de Bong Joon-ho se funde con los paisajes desangelados descritos en la novela de Edward Ashton, los cuales recuerdan vagamente a las agrestes geografías del comienzo de El imperio contraataca y a las épicas y distópicas extensiones presentes en la cinta Snowpriecer. Un elemento que enfatiza el componente desolador de una sociedad que no respeta la identidad, y a la que únicamente mueve el afán de satisfacer sus ansias orwellianas y cibernéticas.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language