Brigitte Giraud vive el Goncourt

La escritora de origen argelino se alzo la semana pasada con el prestigioso premio Goncourt, considerado uno de los más importante en lengua francesa. La novela galardonada lleva por título "Vivre Vite" ("Vibe rápido"/ Editorial Flammarion): un texto narrado en primera persona, sobre la muerte accidental de la pareja sentimental de la protagonista.

3
Brigitte Giraud
Brigitte Giraud se impuso en las votaciones a “El mago del Kremlin”, de Giuliano da Empoli

Brigitte Giraud llegó a las nominaciones del premio Goncourt con un libro cargado de distinciones, el cual no necesitaba mucho el trampolín del galardón creado a principios del siglo XX, y cuya dotación es de diez euros simbólicos. Esta condición de presentar una novela estelar, que había triunfado con anterioridad en algunos de los certámenes más mediáticos en el país de La Marsellesa, marcó un poco las votaciones finales. Sumido en un empate literal y acerado, el desenlace tuvo que venir propiciado por el presidente del jurado del Goncourt, Didier Decoin, quien decidió apoyar a la creación de Brigitte Giraud. Con este acto, la obra de Giuliano da Empoli (El mago del Kremlin) quedó en segundo lugar, pese a haber sido considerada como la gran revelación del mercado editorial francés en 2022.

Nada más conocer el honor otorgado, Brigitte Giraud (autora especializada en exponer las emociones más diversas a través de las palabras) mostró su gratitud sin reservas, al inscribir su nombre en una lista de ganadores con creadores tan valorados como Marcel Proust y Patrick Modiano.

La writer argelina ha triunfado en el Goncourt con una extensa confesión de sensaciones nostálgicas, titulada Vivre Vite (Vivir rápido): un viaje a la época de los noventa, promovido por la perdida de la pareja sentimental de la narradora y protagonista, ocurrida en un accidente de tráfico.

Brigitte Giraud
Brigitte Giraud tiene traducidas al español las novelas “Ahora” y “Tener un cuerpo”

El tono intimista escogido por Giraud despliega un engranaje más vivencial que existencialista, en el que late el pulso posibilista espoleado por la pregunta de qué habría sucedido, en caso de que la realidad hubiera sido diferente. Este canto litúrgico y experiencial somete la trama a un ritmo vagamente entristecido, donde la autora abre numerosas puertas con cada giro argumental, necesarias para enlazar el pasado y el presente.

BRIGITTE GIRAUD EXHIBE SU HABILIDAD PARA DISEÑAR UNA PROSA SENSITIVA DE ALTA CALIDAD

El laberinto escénico de Vivre Vite despeja la incógnita del dolor por la pérdida de un ser querido. Y lo hace a través de una historia de amor rota prematuramente, por culpa de un accidente mortal y devastador. Sin embargo, el traslado a la espectral época de juventud de la protagonista no resulta agónico ni desolador, ya que las referencias a las canciones que escuchaba el amante fallecido del relato merma la carga de amargura que se atisba desde el capítulo inicial.

Esta sutil y silenciosa recopilación de listas de éxitos van desde la electrizante psicodelia de Death in Vegas a las variaciones esperanzadoras de Coldplay, en un intento por recrear el retrato del difunto Claude, más a base de melodías y estribillos que de rasgos faciales y anatómicos.

Brigitte Giraud
Brigitte Giraud es una creadora de tramas intimistas y sensitivas

Los años noventa, una década de desenfreno químico y confusión intelectual, se erigen como el peculiar marco de acción del libro ganador -en este año de reencuentros y azoteas- del premio Goncourt. Esas añoradas jornadas de vino y rosas noventeras, que pillaron a Brigitte Giraud en la treintena, marcaron el imán hipnótico que decantó la balanza del galardón de los diez euros a su favor.

Tales socavones vivenciales asumidos acuden al universo de la protagonista de Vivre Vite ante la inminente venta de la casa con jardín que esta había comprado con su pareja muerta: un periodista musical que colaboraba en conocidos medios de comunicación. A partir de ese trámite mercantilista, la novela baja al foso de los momentos fantasmales de un pasado en brumas y tintado con color sepia, al que Giraud arropa con su estilo sensitivo y evolutivo.

Más información en

https://editions.flammarion.com/

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language