Olivia Newton-John, Grease y mucho más

La cantante y actriz nacida en Gran Bretaña, aunque criada en Australia, falleció a los setenta y tres años el pasado 8 de agosto en su residencia californiana, debido a una larga y terrible enfermedad. Entre sus trabajos cinematográficos más destacados se encuentran su encarnación de Sandy Olsson,, en la película "Grease", y el papel de la hija de Zeus, en "Xanadu"; aunque sus mayores logros profesionales se dieron en su faceta musical, con varios premios Grammy y un puñado de hits imperecederos.

36
Olivia Newton-John
Olivia Newton-John se convirtió con “Grease” en una estrella a nivel planetario

Olivia Newton-John siempre tuvo claro que lo suyo era el mundo del espectáculo, desde que a una edad muy temprana recibió con emoción los aplausos en las funciones escolares. Tal vez esa fue la causa de que la estrella nacida en Cambridge (Inglaterra) no tuviera problema alguno en alternar la música con sus escarceos en el cine y la televisión, al igual que lo hacían colegas suyas como Barbra Streisand y Dolly Parton.

Por currículo e inclinaciones artísticas, Olivia Newton.John podría ser considerada como el precedente de Kylie Minogue, ya que ambas supieron cómo pasar de la pantalla a los escenarios de la lírica, sin por ello renunciar a nada; y sin que hubiera en sus decisiones atisbo alguno de pérdida de confianza o de zozobra.

Aunque el momento más glamuroso de Olivia Newton-John en calidad de actriz coincidió con su participación en Grease (Randal Kleiser, 1978), la nieta del físico Max Born no cerró nunca la puerta al séptimo arte ni a la industria audiovisual, a pesar de dirigir sus pasos hacia las gestas musicales, más que a la búsqueda de un taquillazo semejante al de la película protagonizada junto a su amigo John Travolta.

Todos los que compartieron set de rodaje o un estudio de grabación con Newton-John se sorprendían ante el caudal de energía que transmitía, siempre sonriente y ajena a rencillas y a egos vacuos. Desde John Travolta a Jeff Lynne, Barry Gibb o Elton John; las muestras de tristeza por el inesperado fallecimiento de la cantante anglo-australiana reflejan esa característica de alegría contagiosa y optimismo efectivo, con que solía encapsular sus pegadizas y emotivas canciones.

Olivia Newton-John
Olivia Newton-John pensaba que era algo mayor para el papel de “Grease”

I Love You, I Honestly Love You; Physical; Please Mr. Please; If Not For You; Have You Ever Been Mellow…. La lista de hits de Olivia Newton-John es abundante y contundente, avalada por el peculiar timbre bienintencionado e hipnótico que desarrolló desde sus inicios como singer, a principios de los años setenta. Un repertorio que los aficionados comparten como si se tratara de una banda sonora existencial y colectiva, en la que relucen los temas que ella hizo célebres en films del tipo de Grease, Xanadu (Robert Greenwald, 1980) y Tal para cual (John Herzfeld, 1983).

OLIVIA NEWTON-JOHN FUE UNA DIVA Y MUSA GENERACIONAL A NIVEL PLANETARIO

Cuando Olivia Newton-John representó a Reino Unido en el festival de Eurovisión en 1974, con la canción Long Live Love, la todavía estrella en ciernes tuvo que defender un tema en el que no creía; además de enfrentarse con el grupo sueco ABBA y su Waterloo. No obstante, y a pesar de los inconvenientes, la futura Sandy Olsson quedó en una meritoria cuarta posición.

Pero, más allá del certamen continental y de su mayor o menor trascendencia, Olivia ya había comenzado a apuntalar una sólida carrera musical, con celebrados hits del estilo de If Not For You. Su imagen alegre y su mirada inocente casaban a la perfección con las composiciones que moldeaba con brillantez y a su gusto, para llevarlas a su terreno de suaves toques melódicos. Así lo mostró con su interpretación de What Is Life, del exBeatle George Harrison, y de Take Me Home, Country Roads, de su amigo John Denver.

Enfocada en su exitosa faceta musical, ONJ dejó aparcada un poco su proyección como actriz, que había comenzado tímidamente en la televisión australiana; hasta que la llamaron para hacer una prueba para Grease. La historia de los adolescentes Danny Zuko y Sandy había logrado un espectacular éxito en su versión teatral, y Paramount albergada la esperanza de repetirlo en las salas de cine. En el momento en que Newton-John se presentó para el papel estaba a punto de cumplir treinta años, y se veía algo mayor para encarnar a una teenager ingenua y enamorada. Sin embargo, la química con el entonces veinteañero John Travolta fue explosiva, a lo que se sumó el hecho de que la actriz venida de Australia entonaba las canciones con una brillantez muy por encima de las otras candidatas, entre las que se encontraban Carrie Fisher, Deborah Raffin y Susan Dey (incluso se llegó a pensar en Ann-Margret, siete años mayor que Olivia).

Olivia Newton-John
Olivia Newton-John protagonizó también el musical “Xanadu”

La cinta causó sensación desde su estreno, con unas ventas en taquilla inimaginables. Algo que situó a Olivia Newton-John y a John Travolta (quien por esas fechas también levantaba pasiones con Fiebre del sábado noche) en lo más alto del estrellato entre los espectadores más jóvenes.

Aunque, a diferencia de Travolta, la cuatro veces ganadora de un premio Grammy aprovechó el tirón para alimentar sus gestas en el universo de la canción, y no tanto en el de la interpretación. Tras escenificar su Hopelessly Devoted To You en la ceremonia de los Oscar de 1979 (la estatuilla fue al final para Donna Summer y su mítico Last Dance), ONJ se puso a trabajar afanosamente en sus discos posteriores. Un esfuerzo que se vio recompensado con Physical, en 1981: un letra estimulante y sensual, que estuvo acompañada de un vídeo en defensa de las relaciones homosexuales.

Un poco antes de PhysicalOlivia Newton-John probó suerte nuevamente con el cine, a través de Xanadu, en 1980: un largometraje colorido y eufórico, que supuso la última aparición en las pantallas del legendario Gene Kelly. Pese a que la obra de Robert Greenwald estuvo nominada a varios premios Razzies (ceremonia en que se galardona a las peores producciones cinematográficas del año), las canciones compuestas por Jeff Lynne y la ELO otorgaron a la alegre ONJ uno de los himnos más coreados de su carrera, titulado como la película.

Tras Xanadu, la trayectoria como actriz de la estrella anglo-australiana se vio algo contrariada. Ni siquiera el intento de reverdecer los laureles de Grease, compartiendo protagonismo con John Travolta en Tal para cual, surtió el efecto deseado. No obstante, si le valió para ejecutar una canción tan sorprendente y talentosa como Twist Of Fate (tema que ha vuelto a poner de moda la serie Stranger Things).

A partir de Tal para cual, las mayores aventuras profesionales de Olivia Newton-John se centraron en la música, con un interesante giro hacia el country de tonos poperos, muchos menos aguerrido y enraizado de lo habitual. Un camino que la acercó a los territorios melódicos y baladistas de John Denver, Kenny Rodgers y Dolly Parton.

De fácil trato y sorprendente en sus registros vocales, ONJ siempre se prestó a compartir escenario con algunos de sus mejores colegas, tales como el tristemente desaparecido Andy Gibb: una relación de apoyo emocional, que siempre agradecieron los hermanos de Andy (The Bee Gees Barry, Maurice y Robin.

Con la muerte de Olivia Newton-John se pierde todo un icono generacional, que aún levanta ovaciones y sueños en sepia, cuando suenan los acordes de You’re The One That I Want y Summer Nights. Un logro que nadie le puede quitar.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language