Danny Boyle y la revolución punk

El oscarizado director de "Slumdog Millionaire" viaja a la Inglaterra de los años setenta, para mostrar la efervescencia musical de esa época, a través de uno de los grupos más míticos del punk rock: Sex Pistols. El responsable de "Trainspotting" narra, a lo largo de seis episodios, la montaña rusa de emociones que supuso la carrera artística de Steve Jones y sus colegas, en la miniserie "Pistol".

14
Danny Boyle
Danny Boyle deseaba que los actores cantaran ellos mismos los temas de Sex Pistols

Danny Boyle era uno de los jóvenes que disfrutó de lleno la increíble década musical en la que los Sex Pistols apuntalaron las bases de su punk rock gamberro y contestatario, con el que insuflaron energía rebelde a sus miles de seguidores, que se desfogaban sin reservas en conciertos de barra libre y estribillos voluntariamente aguerridos.

Mientras la nación de la Union Jack apelaba institucionalmente a los comportamientos mediados por la etiqueta y el protocolo ajeno a las demostraciones vocingleras, Steve Jones y sus colegas proclamaban la lucha sin cuartel contra el aburguesamiento y la aceptación de las existencias carentes de riesgo activo. Una actitud que marcó el rumbo de una de las bandas más determinantes de la música en el pasado siglo XX, pese a que su trayectoria real únicamente se prolongó entre 1975 y 1978.

La autobiografía publicada por Steve Jones en 2017, titulada Lonely Boy, ha servido a Danny Boyle para rodar una antológica y verosímil miniserie de seis episodios, en la que el sudor asalta al espectador en cada fotograma y secuencia, mientras los actores que interpretan a los componentes de Sex Pistols intentan salir airosos de las actuaciones en las que deben cantar y moverse como los icónicos fundadores del punk rock británico.

Danny Boyle
“Pistol” muestra la adrenalina que desplegaba la música británica en la década de los setenta

El libreto diseñado por Craig Pearce y Ben Thompson recoge las impresiones narradas por Steve Jones en las citadas y polémicas memorias. En ese volumen, el que fuera guitarrista de la banda londinense reconoce que si no hubiera sido por Sex Pistols, su vida habría estado marcada por el crimen y la cárcel. Una realidad que Danny Boyle exhibe con su peculiar fórmula de acercarse al interior de los personajes, como si la cámara fuera un espejo que no oculta ni los defectos ni las virtudes, sino que simplemente conforma un retrato sincero y comprensible de lo que acontece delante del objetivo.

De esta manera, Steve Jones se convierte en el protagonista de Pistol, con su infancia descarriada tras el abandono de su padre, y los abusos sexuales de su padrastro. Tal situación lleva a Jones a cometer numerosos hurtos, por los que las autoridades le acaban encerrando en un reformatorio. Semejante relato dota al argumento del serial de un poso dramático de salvación agresiva, que adquiere el formato de la música; como si fuera la única tabla a la que sujetarse, después del naufragio existencial anterior a su accidentada carrera como guitarrista.

DANNY BOYLE TUVO QUE ENFRENTARSE CON LA ACTITUD NEGATIVA DE JOHN LYDON/ JOHNNY ROTTEN

Sin un reparto con nombres conocidos, Pistol reúne un conjunto de actores desligados de estrellatos mediáticos, pero que guardan un gran parecido físico con los icónicos papeles, a los que deben encarnar con convicción y pasión desbocada.

El australiano Toby Wallace (The Society) es quien porta la chaqueta de cuero de Steve Jones, mientras Toby Woolf hace lo propio con la versión infantil del mismo rol. Wallace se convierte, bajo la máscara de StJ, en el motor humano de una historia en la que también participan de la fiesta Anson Boon (Johnny Rotten), Christian Lees (Glen Matlock), Louis Patridge (Sid Vicious) y Jacob Slater (Paul Cook).

Un entrenamiento intensivo de tres meses, bajo el mensaje de que el perfeccionismo escénico no entraba en los planes de Boyle, sirvió al grupo de intérpretes para subirse a la tarima sin complejos, y enfrentarse al público con el cancionero pletórico y devastador de Sex Pistols. Todo ello desarrollado en un ambiente que el cineasta de Yesterday define como singularmente caótico; justo como las atmósferas que solía crear la banda punk de God Save the Queen, en los lisérgicos y coloristas años setenta.

Danny Boyle
Danny Boyle ha basado “Pistol” en las memorias narradas por Steve Jones, bajo el título de “Lonely Boy”

Drogas, alcohol y un frenesí desmedido por plantar cara al sistema capitalista y a la adocenada industria del disco (en algunos de los momentos se podría establecer una cierta similitud entre el punk y las contradicciones literarias de los “jóvenes airados” y la generación beat) son los ingredientes básicos del cóctel preparado por DB. Una bebida ácida y alucinógena, en la que suenan los belicosos acordes del legendario disco Never Mind the Bollocks. Here`s the Sex Pistols; al tiempo que queda constancia de la inolvidable entrevista realizada por Bill Grundy, en el programa Today.

A lo largo de las seis horas de duración, Pistol consigue trasladar a los espectadores a la conflictiva Inglaterra gobernada por Edward Heath, Harold Wilson y James Callaghan, con las ansias de los precursores del punk rock por apaciguar sus acelerones existenciales y sus desilusiones afectivas. Un sendero en el que los acordes impetuosos de Sex Pistols consiguieron despertar la conciencia dormida de miles de jóvenes, a base de canciones incendiarias y esteticismo rupturista.

Nota: Hulu tiene previsto el comienzo de las emisiones de Pistol a partir de este 31 de mayo de 2022.

Dato: John Lydon intentó impedir que sonaran las canciones originales de Sex Pistols, a la vez que calificó la miniserie de ser poco respetuosa con el legado de la banda británica.

Más información en

https://www.hulu.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language