Catherine Belton y la red de Putin

La periodista británica, antigua corresponsal en Moscú de Financial Times, presenta "Los hombres de Putin" (Ediciones Península): un exhaustivo y revelador estudio sobre las conexiones de Vladimir Putin con un multimillonario grupo de oligarcas y empresarios afines, con los cuales ha fortalecido su gobierno de naturaleza totalitaria y dictatorial.

4
Catherine Belton
Catherine Belton revela, siempre avalada por los testimonios de personas cercanas a la política de Putin, aspectos ocultos sobre la camarilla que rodea el presidente de Rusia

Catherine Belton estuvo trabajando intensamente en el cuerpo narrativo de Los hombres de Putin (Ediciones Península/ Planeta de libros) durante un tiempo prolongado e intenso, en el que se dedicó a reunir numerosas entrevistas y testimonios de una gran parte de los personajes que fueron testigos del ascenso al poder de Vladimir Putin. Una carrera hacia el Kremlin que la periodista británica inicia en el momento en que se produjo la caída del Muro de Berlín, sucedida el 9 de noviembre de 1989.

Según el texto de Belton, Putin -entonces perteneciente a las cúpulas rectoras del KGB– se encontraba en Dresde (R.D.A.), mientras participaba con sus compañeros de los servicios de inteligencia soviéticos y de la Stasi (el órgano activo del Ministerio para la Seguridad del Estado de la antigua República Democrática Alemana) en la destrucción de documentos considerados como de alto secreto por las autoridades de la ya extinta Unión Soviética. Las sensaciones que debió experimentar el ahora comandante en jefe de Rusia en la citada urbe fueron para Belton un acicate que alimentó su visión de Occidente como un enemigo a batir, mediatizada por el derrumbe definitivo de la U.R.S.S., con la posterior unificación de Alemania y el consecuente desmembramiento del Telón de Acero (el equivalente a la O.T.A.N. en las naciones bajo la órbita soviética).

Los hombres de Putin muestra, a partir de ese escenario de rencor y orgullo herido, las tesis ideológicas de un individuo supuestamente dominado por la imagen de una Rusia temida y poderosa, capaz de manejar los hilos planetarios de un mundo dividido eternamente en dos bloques enfrentados entre sí. Sin embargo, la opción tomada por Putin se alejó desde el principio de las bases comunistas y marxistas de antaño, para abrazar un nacionalismo de influencias dinerarias y de carácter independiente, desplegado en el territorio ruso a través de técnicas absolutistas y antagónicas de los procedimientos abiertamente democráticos (en este sentido, cobra especial significado la falta de libertad de prensa que ha impuesto recientemente el régimen de Putin en el país por la guerra en Ucrania). Procedimientos que recuerdan en sus dogmas a las políticas dictatoriales usadas por Stalin y Nikita Khrushchev.

Dentro de ese contexto de búsqueda de la reinvención de Rusia como potencia de alto nivel, la identificación de VP con la imagen de nuevo zar (esa idea fue impulsada por Boris Yeltsin, el mentor del actual presidente ruso, y por el periodista Steven Lee Myers, en su obra The New Tsar: The Rise and Reign of Vladimir Putin) se hace patente en cada párrafo y línea del trabajo de Catherine Belton. Un sentimiento de patriotismo algo inconsistente en el universo de la aldea global, con el que Putin se presentó ante el electorado; y que llegó hasta el extremo de que el antiguo agente del KGB fuera comparado por sus seguidores con una versión actualizada de Iván el Terrible.

Catherine Belton
“Los hombres de Putin” ha sido objeto de numerosas demandas, por parte de algunos de los personajes mencionados en el texto

Pese a varios intentos destinados a denunciar la publicación de Los hombres de Putin en los tribunales por parte de algunos de los aludidos en el libro, la eficaz labor investigadora de la actual corresponsal de la agencia Reuters ha conseguido que la obra se haya convertido rápidamente en un auténtico bestseller de lectura envolvente y atrayente, valorada de manera significativa por medios de comunicación tan importantes como The Economist, Financial Times y The Telegraph.

Semejante expectación tiene que ver con la capacidad de Belton para desplegar un texto de brillantez documental, dotado con un ritmo evolutivo y acelerado. Todo ello expuesto a través de una trama coral, ubicada en diferentes escenarios del mundo; y donde la periodista inglesa expone asuntos tan importantes para el concierto internacional como las supuestas campañas de desestabilización orquestadas por la camarilla empresarial y oligárquica de Putin. Unos actos de propaganda habitualmente binaria y con la carnaza de las redes sociales como anzuelo, que se encuentran relacionados con el resultado del Brexit (salida del Reino Unido de la Unión Europea), o con el ascenso de los partidos de extrema derecha en Francia, Alemania, Italia, España y Hungría.

CATHERINE BELTON NO SE OLVIDA DE LA GESTACIÓN DE LA GUERRA EN UCRANIA

Entre los diferentes temas de los que se compone la narración de Los hombres de Putin llama la atención el apartado dedicado a Ucrania. Pese a que el texto de Catherine Belton fue publicado en Gran Bretaña y en Estados Unidos dos años antes de la actual y devastadora invasión por parte Rusia, la periodista de Reuters dedica un interesante análisis al origen de la obsesión de Putin por mantener un férreo control de la nación con capital en Kiev, sin tener en cuenta la soberanía del territorio ucraniano.

Bajo esta fórmula, CB se retrotrae a 2005, cuando Viktor Yushchenko llegó al gobierno de Ucrania, tras unas elecciones bastante accidentadas. Durante el período en que Yushchenko estuvo dirigiendo el destino de la tierra en que nació Stanislaw Lem, este gobernante manifestó su intención de acercarse a Occidente; ante lo que Rusia respondió con una campaña de propaganda online, contraria al posicionamiento ucraniano con respecto a la Unión Europea y a una posible incorporación a la O.T.A.N. Unas acciones que desembocaron en la sangrienta y cruenta guerra de 2014, en la que fallecieron cerca de 13.000 personas (trágico preludio del actual conflicto que sufre Ucrania a manos del ejército ruso, y que ha dejado hasta el momento matanzas tan estremecedoras como las perpetradas en Bucha y Maríupol).

Catherine Belton
Catherine Belton es una gran conocedora de la política rusa, después de la disolución de la Unión Soviética.

No obstante, y a pesar de que la sombra misteriosa de Vladimir Putin planea por todas las páginas del libro, la autora centra la atención informativa en el retrato coral de lo que significa la política gestionada desde las tesis totalitaristas del sucesor de Dmitri Medvedev.

Con su cohorte de oligarcas y empresarios en continua conexión con las decisiones del Kremlin, VP ha extendido sus tentáculos de influencia y desestabilización a través de las democracias occidentales, siempre parapetado detrás de escurridizas operaciones online, y de sólidas dependencias de las energías provenientes de los potentes gaseoductos y de los recursos naturales de la nación con capital en Moscú. Unas actividades que incluso -según el texto de Belton– han contaminado la política estadounidense, con una lista de misteriosos contactos entre el que fuera presidente Donald Trump y hombres de la esfera de Putin, como Shalva Chigirinsky (quien se reunió con Trump en Atlantic City, en 1990), Felix Sater, Alex Shnaider y Dmitry Rybolovev (oligarca que compró la mansión de Trump en Palm Beach en 2008, por un precio muy superior al que pagó el expresidente de USA en el momento de la adquisición inicial del inmueble).

Más información en

https://www.planetadelibros.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language