Cannes abrirá con una de zombis

Z (Comme Z), del cineasta francés Michel Hazanavicius (The Artist), es la película escogida para inaugurar la edición 75 del Festival Internacional de Cine de Cannes: una comedia sobre una plaga de muertos vivientes, que es un remake del film japonés "One Cut of the Dead".

20
Cannes
Z (Comme Z) abrirá la competición oficial en Cannes, el próximo 17 de mayo

Cannes calienta motores para una edición especial, después del periodo condicionado por la pandemia del coronavirus. A tal efecto, los organizadores del certamen han optado por un puñado de obras revestidas por la notoriedad de los cineastas que las firman (de David Cronenberg a George Miller y Ethan Coen); a la vez de seducir con un ramillete de estrellas de la actuación de reconocimiento planetario, tales como Tom Cruise (quien asistirá a la urbe de La Croisette, para presentar la proyección de la esperada secuela de Top Gun).

En definitiva, once días de mediáticos aconteceres y flashes emulsionados por los aficionados al séptimo arte y al famoseo iconográfico; cuyo curso se abrirá el próximo martes 17 de mayo, con la exhibición de la película Z (Comme Z), del director parisino Michel Hazanavicius (The Artist): una alocada producción sobre una pesadilla zombi, ocurrida en medio de un rodaje de naturaleza gore, con mucha sangre desbordada y mordiscos víricos a lo largo de sus fotogramas.

La cinta de Hazanavicius es en realidad una versión del largometraje japonés One Cut of the Dead, elaborado por Shin’ichirô Ueda en 2017. Un remake pergeñado con la intención de aportar una visión más occidental de la neurosis casi manga que proponía Ueda, y en la que los escenarios capitalinos de la ciudad del Sena sugieren un terror más urbano y cosmopolita.

Cannes
Z (Comme Z) es un remake de la película japonesa “One Cut of the Dead”

Bérénice Bejo (la chispeante protagonista de The Artist) vuelve a colaborar con Hazanavicius, para meterse en la piel de una de las luchadoras contra la invasión zombi. Una batalla destinada a derrotar a los muertos vivientes, en la que igualmente se encuentra involucrado el personaje al que encarna el conocido Romain Duris (Eiffiel); al que le ha tocado en suerte el rol del materialista director, que favorece el ataque de las bestias salidas del camposanto.

CANNES SE RINDE AL FENÓMENO DE “WALKING DEAD” Y “FEAR THE WALKING DEAD”

Shin’ichirô Ueda ideó One Cut of the Dead con una economicidad de medios realmente admirable. La película salió adelante con un presupuesto de aproximadamente 25.000 dólares (en torno a 23.000 euros), con un plantel de actores casi amateurs, y una inversión en efectos especiales bastante modesta. No obstante, el macabro humor desplegado en el guion, junto a la imaginación que alimentaba cada una de las escenas voluntariamente desenfocadas, convirtió la obra en un encomiable ejemplo de talento y frescura fílmica, libre de imposiciones mercadotécnicas.

Por su naturaleza y desarrollo, One Cut of the Dead se acerca en plan mileurista a la propuesta chistosa contenida en la bilogía de Zombieland, o a la hilarante odisea etílica y desternillante nominada Zombies Party (la genial cinta de Edgard Wright). Parentescos agradecidos, que Michel Hazanavicius pretende mantener más o menos intactos, con su laberinto de imágenes teñidas de terrores sublimados por la psicosis colectiva, y por su humorística perspectiva del universo de los muertos vivientes.

Cannes
Z (Comme Z) es muy diferente a “The Artist”, la película más premiada de Hazanavicius

El argumento de Z (Comme Z) tiene lugar durante el rodaje de un show audiovisual concebido como un reality televisivo, con grabaciones supuestamente alejadas de la edición de montaje, y en constante directo. Sin embargo, el realizador encargado de semejante experimento está obsesionado con que todo sea completamente verídico, por lo que no duda en usar un antiguo sortilegio en forma de maléfico pentagrama, para levantar a varios muertos de sus tumbas.

Pronto, los técnicos y los actores se ven amenazados por una plaga de zombis, que pretenden acabar con los incautos participantes en la accidentada grabación. Un infierno desatado, ante el que cualquier método de supervivencia está permitido.

Nota: Z (Comme Z) parece aludir -en clave irónica- al blockbuster apocalíptico Guerra Mundial Z, de Marc Forster. No obstante, el film de Michel Hazanavicius lleva también el título de Final Cut.

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language