Los Bridgerton estrenan la primavera

La serie de época que causó sensación entre 2020 y 2021 regresa a Netflix, con su segunda temporada. Ocho capítulos sobre amores nobiliarios y bailes de etiqueta ambientados en la época de la Regencia en Inglaterra, que versionan la novela "El vizconde que me amó", de Julia Quinn.

9
Bridgerton
La segunda temporada de “Los Bridgerton” tiene previsto su estreno para el próximo 25 de marzo/ Foto: Netflix

Los Bridgerton inició su exitoso periplo en las extensiones del streaming el pasado 25 de diciembre de 2020. En ese momento, la productora Shonda Rhimes y el showrunner y creador del proyecto Chris van Dusen apostaron fuerte por reivindicar el glamur de la época de la Regencia inglesa (correspondiente al período comprendido entre 1811 y 1820, aproximadamente), en un intento por aprovechar el eterno influjo que las novelas de Jane Austen siguen ejerciendo sobre los miles de apasionados de las comedias románticas ambientadas en imponentes mansiones y recintos palaciegos.

Con la mencionada idea en la mente de los responsables de Shondaland, la autora neoyorquina Julia Quinn se convirtió en el referente literario usado por Rhimes y Van Dusen para esta ambiciosa empresa audiovisual, animados por el triunfo de seriales como Outlander. Una aventura que se centró en escenificar los ocho libros que componen la saga de la familia Bridgerton (uno por hermano). De esta manera, la primera novela en comparecer en el set de rodaje fue El duque y yo, con los amores chispeantes y románticos de Daphne y el elegante y seductor duque de Hastings. El resultado de tal experiencia mostró un inspirado ejercicio de secuencias coloridas y frases apasionadas, que ayudaron a lustrar las convincentes interpretaciones de Phoebe Dynevor y Regé-Jean Page. Sin embargo, el final de esa historia marcó también la despedida de la serie de la citada y fotogénica pareja, que había congregado en torno suyo a una legión de fieles admiradores; realidad que marcaba la siguientes entregas con la huella del miedo a lo desconocido, a la hora de plantear la continuación de la saga.

El segundo volumen de las obras de Quinn lleva el título de El vizconde que me amó, y el argumento sigue las vicisitudes del mayor de los Bridgerton: el libertino y mujeriego Anthony. Este joven es el azote de la sociedad londinense, con su afán por disfrutar de la vida, antes de alcanzar una edad cercana a la muerte, que él sitúa antes de cumplir los cuarenta años. No obstante, y pese a su filosofía hedonista, el vizconde toma conciencia de que debe pensar en sentar la cabeza, y someterse a un casamiento en condiciones. La elegida para tales propósitos es la bella y adinerada Edwina Sheffield, pero para llevarla al altar tiene que convencer antes a la hermana mayor de esta: la entrometida y sarcástica Kate.

Bridgerton
La segunda temporada de Los Bridgerton se enfrenta a la ausencia del personaje del recordado duque de Hastings

El británico Jonathan Bailey (Un océano entre nosotros) es el encargado de lucir los cuidados ropajes del vizconde de Bridgerton, mientras procura escapar de los reproches de Simone Ashley (Sex Education), quien encarna a la ingeniosa Kate Sheffield (un papel que recuerda vagamente al de Elizabeth Bennet, de Orgullo y prejuicio). Junto a ellos, el plantel de secundarios introduce con imaginación las historias consanguíneas que completarán la saga de Los Bridgerton, y que portan los nombres de Benedict (Luke Thompson), Colin (Luke Newton), Eloise (Claudia Jessie), Francesca (Ruby Stokes), Gregory (Will Tilson) y Hyacinth (Florence Hunt).

LOS BRIDGERTON MANTIENEN VIVO EL INTERÉS POR EL PASADO

La Inglaterra de 1824, recreada con toques exóticos y paleta de alta gradación cromática, determina cada uno de los escenarios y los comportamientos que despliegan los ocho capítulos de los que consta la segunda temporada de Los Bridgerton. Lugares como las carreras de Ascott, la prohibitiva y selecta ciudad balneario de Bath y los salones de la alta sociedad londinense -en los que hacen su aparición las debutantes más demandadas por los caballeros casaderos- son algunos de los hipnóticos platós en los que Anthony y Kate exhiben sus acordes y desacuerdos, sus juegos dialécticos y sus constantes peleas humorísticas, sus secretos inconfesables y sus deseos auspiciados por noches ahogadas en botánicos perfumes. Un completo y embriagador universo de lenguajes pertinentes (del abanico a la palabrería silente de los pañuelos de seda), en el que los pactos amorosos se sellan sin perder la compostura en el rictus, y con la galantería propia de los gentlemen imperecederos.

Bridgerton
Los Bridgerton recrea los resortes de una sociedad tan peculiar como la de la regencia

Las novelas de Julia Quinn tratan con amabilidad los resortes de una sociedad en la que la reputación lo era todo, y donde los matrimonios se solían saldar con el pacto tácito entre familias de fuertes ancestros heráldicos y sanguíneos. Bajo semejantes perspectivas vitales y voluntariamente preciosistas, las historias de Los Bridgerton evitan las devastadoras consecuencias de las guerras napoleónicas, a la vez que el romanticismo agreste y sudoroso de las hermanas Brontë y Thomas Hardy es inexistente, en medio de la algarabía y los terciopelos que mecen las preocupaciones de los diferentes personajes que deambulan por las distintas tramas.

Las distorsiones existenciales están presentes en Los Bridgerton a través de los obstáculos que deben sortear los protagonistas, para acceder a una felicidad de cuento de hadas, alimentada por la inspirada música de Kris Bowers, y con los cotilleos mordaces de Lady Whistledown (Julie Andrews) como catalizadores del impacto cotidiano.

Nota: Los Bridgerton tiene previsto su estreno en Netflix para el próximo 25 de marzo.

Más información en

https://www.netflix.com 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language