Neve Campbell, musa del slasher

La popular actriz de "Juegos salvajes" regresa a las pantallas en la piel de la atemorizada Sidney Prescott, en la quinta entrega de "Scream". Neve Campbell recupera, de esta manera, el personaje que la convirtió en la musa del cine slasher de los noventa, en clara sintonía con lo logrado por Jamie Lee Curtis con "La noche de Halloween", durante los setenta y los ochenta.

42
Neve Cambell
Neve Campbell lleva asociada al rol de Sidney Prescott desde 1996

Neve Campbell es uno de los principales puntos de interés de la franquicia protagonizada por el asesino de la careta de fantasma (Ghostface) y mueca a lo cuadro de Edvard Munch, cuyas cuchilladas surgieron en 1996, de la mente del prolífico y efectista Wes Craven.

La intérprete canadiense llegó a la mencionada saga, titulada Scream (Grito), tras haberse ganado un puesto de honor entre los telespectadores, tanto en su país como en USA; donde logró el beneplácito de la audiencia por sus caracterizaciones en series de gran tirón juvenil, como Catwalk y El club de medianoche.

Cuando la chica nacida en Ontario fue escogida para caracterizar a la elocuente Sidney Prescott de Scream, la muchacha aún no había cumplido las veintitrés primaveras, pero sus aptitudes para enamorar al objetivo de la cámara convencieron al veterano Wes Craven, quien por entonces competía en el género de los crímenes sanguinolentos y sobrenaturales con el no menos icónico John Carpenter.

La asociación entre Craven y Campbell (a la que añadió enteros de efectividad comercial el ingenioso guionista Kevin Williamson) captó el apoyó de miles de aficionados, que encontraron en Scream el referente en los noventa de lo que había sido en los setenta La noche de Halloween, y en los ochenta Viernes 13 y Pesadilla en Elm Street (también perteneciente al arsenal de ideas de Craven).

La primera entrega de Scream alcanzó unos sorprendentes beneficios en taquilla, pese a contar con un presupuesto de producción bastante modesto; lo que contribuyó a elevar el film del serial killer seguidor de las cintas de terror al figurado Olimpo de los títulos de culto para una generación entera de amantes de los sustos afilados, y de los giros de guion más que rocambolescos (muchos de ellos algo vaporosos, vistos desde la perspectiva de la coherencia dramática).

El éxito del primer episodio cinematográfico de la saga animó a Craven y a Williamson a continuar la franquicia con tres partes más, en las que se solapaban los asesinos en serie, todos relacionados con el odio visceral que los matarifes de turno sentían hacia la incauta y enérgica Sidney Prescott.

Neve Campbell
Ghostface se ha convertido en uno de los asesinos de ficción más famosos del cine

Once años después de la última de las películas de Scream, este puzle en formato de celuloide (existe otro pensado para ser visionado en streaming, que produce Netflix) vuelve a las carteleras, con la intención de ofrecer un merecido homenaje a Wes Craven, el cual falleció en 2015. Precisamente, el maestro de Pesadilla en Elm Street había comenzado los preparativos para rodar una quinta y una sexta parte de las matanzas de Ghostface, antes de que la muerte le alcanzara.

Matt Bettinelli-Olpin (Noche de bodas) y Tyler Gillett (Books) sustituyen al recordado Craven en la labor de la dirección, aunque en cada plano y secuencia se percibe el aroma impreso por el cineasta de El sótano del miedo. Unas sensaciones que igualmente se pueden sustraer del guion diseñado por James Vanderbilt y Gus Busick, un libreto que sale adelante gracias a las asociaciones establecidas con las tramas elaboradas por Kevin Williamson para las cuatro movies anteriores.

NEVE CAMPBELL AMA A SIDNEY PRESCOTT

Se puede asegurar, sin ánimo a faltar a la verdad, que Scream 5 es una obra nostálgica y notablemente apegada al pasado. Así parecen concebirlo Bettinelli-Olpin y Gillett, al recuperar a los personajes más determinantes de la saga, y que no acabaron cercenados por la hoja de los distintos cuchillos y artefactos utilizados por el cambiante Ghostface.

Bajo semejante plan artístico, la pareja de cineastas echa mano de los imprescindibles Sidney Prescott (Neve Campbell), Dewey Riley (David Arquette) y Gale Weathers (Courteney Cox), para incluir su obra en el serial cinematográfico por todo lo alto; sin traicionar el espíritu orquestado por Wes Craven, y apelando a los recuerdos de los miles de fans de los largometrajes anteriores.

Esos roles de sello pretérito -como ocurría en la última trilogía de Star Wars con Luke, Leia, Han Solo y Lando, con respecto a los roles de nuevo cuño- son los que generan más emociones destacadas en el patio de butacas; y sirven de catalizadores memorísticos, para que los espectadores encuentren la brújula necesaria en el propósito de aceptar las historias de los teenagers que acompañan a los valorados Sidney, Dewey y Gale.

Neve Campbell
Neve Campbell sigue sin deshacerse de Ghostface

Junto a los citados intérpretes, la trama de Scream 5 regresa igualmente a la engañosamente amable ciudad de Woodshoro, cuyos edificios son en realidad los de Wilmington, en Carolina del Norte. Un lugar especial de la América profunda y familiar, donde los asesinatos de Ghostface adquieren una dimensión singular, potenciados por la pantalla de felicidad impostada que transmiten sus calles y fachadas ilusorias.

En esa urbe de colores pastel y noches electrizantes, Neve Campbell se mete de nuevo en el cuerpo de la golpeada y perseguida Sidney Prescott, a través de un argumento que arranca un tiempo después de los acontecimientos narrados en Scream 4. Una oportunidad para que la actriz de Ontario demuestre que ella es la mejor situada para seguir la estela de Jamie Lee Curtis, como musa destacada de las slasher movies.

Nota: Scream 5 llegará a las salas de cine a partir del 14 de enero.

Más información en

https://www.paramount.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language