Rod Stewart y Alejandro Sanz 4 Xmas

El veterano cantante de "Downtown Train" y el responsable de "Corazón partío" presentan sus nuevos trabajos casi al mismo tiempo, para aprovechar las fiestas invernales. Stewart ofrece un álbum de ritmos pegadizos y rock de gramola, titulado "The Tears of Hercules" (Warner Music); mientras que Sanz apuesta por baladas aflamencadas y los ritmos latinos, en "Mares de miel" (Universal Music).

73
Rod Stewart
Rod Stewart da rienda suelta a su rock/pop suave, meloso y calórico

Rod Stewart y Alejandro Sanz, dos de los músicos más rentables del panorama actual, han coincido en sus fechas de lanzamiento, para presentar ante sus fans sendas obras reivindicativas de sus respectivos estilos, tan diferentes en su naturaleza como similares en cuanto a sus resultados mercadotécnicos.

Pese a mediar cerca de veinte años entre el nacimiento de ambas estrellas de las ondas, Stewart y Sanz han enganchado a generaciones enteras de fans, hipnotizadas por sus trovas carentes de etiquetas por cuestión de edad. Una pareja laureada en los escenarios más sorprendentes y multitudinarios, que se encuentra en un momento profesional determinante; una etapa curricular en la que los dos han decidido apuntalar sus virtudes autorales, para reafirmar sus propuestas artísticas de buqué añejo, y vestirlas con los oropeles de las modernidades identitarias.

Rod Stewart, el antiguo tipo rebelde que esgrimía con movimientos sensuales el tema Da Ya Think I Am Sexy?, ha refrenado su otrora pasión juvenil de estética punk, para apostar por los trajes de etiqueta y las melodías agradables, muchas veces nutridas por un fuerte componente orquestal. En este contexto es en el que navega con soltura The Tears of Hercules (Warner Music): un disco que alterna cortes eufóricos y de sinuosidades folk, con otros que rinden tributo al gusto de Stewart por las baladas emulsivas y sensibles. Una obra que lleva el título del tema compuesto por Marc Jordan y Stephan Moccio, y cuya foto de portada está tomada por la esposa de Stewart: Penny Lancaster.

Rod Stewart
Alejandro Sanz regresa a sus esencias artísticas, con “Mares de miel”

Por su parte, Alejandro Sanz fija su inspiración en las coordenadas musicales que le han convertido en uno de los cantantes españoles más seguidos a nivel mundial. Mares de miel (Universal Music) se hace fuerte en el terreno rítmico del flamenco de palo híbrido y discotequero, y lubricado por sones caribeños; a la vez que recupera la preferencia del madrileño por las composiciones románticas y de tiempos rebajados en calorías, mediante un grupo de trovas apasionadas y confesionales.

ROD STEWART Y ALEJANDRO SANZ CONFÍAN EN SUS RESPECTIVOS LEGADOS

El álbum Mares de miel (Universal Music) ha sido trabajado por Alejandro Sanz como una especie de diario de emociones pasadas, presentes y futuras. Letras como Yo no quiero suerte, La rosa, Si yo quisiera y tú pudieras y Uno nada más conforman un viaje de pretéritos gloriosos, alicatados en sus cañerías adictivas por el recuerdo imperecedero de hits tan señeros como Corazón partío, Amiga mía o Pisando fuerte.

Pero lo que más sorprende de este decimotercer disco del creador de la Villa y Corte es el comienzo del mismo, con la canción titulada Bio: un prólogo de autoconocimiento efectivo y sincero.

Yo siempre fui introvertido, tenía miedo, estaba ido/ Me gusta la poesía, el flamenco y mi bujío (…)“, afirma Sanz, en este monólogo a voz desnuda, sin ánimo de esconder nada. Un arranque que sirve también para explicar la necesidad de Mares de miel a la hora de recuperar el antiguo duende que portaba la estrella de El alma al aire hace unas décadas, y que había quedado diluido en algunos de sus álbumes más recientes (#ElDisco es una de esas obras que se quedó en una geografía ilusoria y nada gratificante).

Rod Stewart
Rod Stewart tira por lo seguro

Mucho menos personalizado desde el punto de vista lírico, The Tears of Hercules muestra a un Rod Stewart tranquilo y con el nervio controlado, seguro de que su apuesta cumple con las expectativas de la legión de seguidores que admiran sin cortapisas a este declarado hincha del Celtic de Glasgow.

El rubio de pelo pincho juega con imaginación a disfrazar el curso rítmico de su trigésimo CD con los sutiles toques de la elegancia de un figurado salón de baile, sensación que ha marcado las atmósferas de sus trabajos en los últimos tiempos. Etiqueta que el londinense devenido en escocés expulsa cuando se adentra en los escenarios voluntariamente rock/folk, de guitarras dialogantes y diversión naif; con tracks del pelaje ochentero de Gabriella y All My Days.

I Can’t Imagine (balada dedicada a su esposa Penny Lancaster); la enérgica Born to Boogie (un sentido y fiestero tributo a Marc Bolan, el genio del glam fallecido prematuramente, en 1977); la pegadiza One More Time; o la balsámica versión de These Are My Pepole (song popularizada por el icónico Johnny Cash) conforman los cortes más contundentes de un disco que reivindica al Stewart abiertamente camaleónico y lúdico.

Más información en

https://www.universalmusic.com y https://www.warnermusic.es

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language