Pupi Avati retrata a Dante

El octogenario cineasta boloñés finaliza el rodaje de esta singular biografía audiovisual del autor de "La divina comedia, basada en el ensayo que Giovanni Boccaccio compuso entre 1357 y 1362.

100
Pupi Avati
Sergio Castellitto (en la imagen) encarna a Giovanni Boccaccio, en “Dante”

Pupi Avati (Una historia de chicos y chicas) llevaba dieciocho años con la obsesión de convertir la vida de Dante Alighieri en una película alegórica y cercana, destinada a dar a conocer algunos de los aspectos más ocultos sobre la existencia del insigne poeta transalpino del medievo.

El responsable de Contrato de sangre tenía listo el primer borrador del guion de Dante desde 2003, pero la imposibilidad de conseguir financiación retrasó su idea de embarcarse en una aventura de tintes históricos y costumbristas. No obstante, el director de ochenta y tres años no se dio por vencido frente a las adversidades capitalistas de la industria del celuloide, y continuó en busca y captura de personas interesadas en transformar los pasos vitales del enamorado de Beatriz en un film con un alto componente humano.

Al final, la implicación de Duea Film, Rai Cinema y Emilia-Romagna Film Commission (sumada a los actos de homenaje por el séptimo centenario de la muerte de Dante) ha materializado el sueño de Avati, consistente en convertir el ensayo biográfico de Giovanni Boccaccio, titulado Tratado en alabanza de Dante, en una movie de apasionamientos literarios e inspiraciones románticas. Una obra que diera cuerpo a uno de los llamados padres de la lengua italiana, junto a Petrarca y el propio Boccaccio; a la vez de vestir los pintorescos escenarios del país de la Bota a caballo entre los siglos XIII y XIV.

Pupi Avati
Pupi Avati retrata la faz más humana del genio de “La divina comedia”

Entre Umbría, la región de La Toscana, Emilia Romagna y Roma, el nutrido equipo de Dante ha ilustrado cada uno de los lugares por los que transitó el rapsoda que describió el Infierno, el Purgatorio y las elevaciones celestiales. Una empresa para la que Pupi Avati ha contado con un heterogéneo elenco interpretativo, que lidera el romano Sergio Castellitto (quien se encarga de la parte de Giovanni Bocaccio); y al que secundan Giulio Pizzirani (Dante anciano), Alessandro Sperduti (Dante joven), Enrico Lo Verso (Donato Albanzani), Carlotta Gamba (Beatriz) y Valeria D’Obici (Sor Beatriz), entre otros.

PUPI AVATI HACE REALIDAD SU MAYOR ILUSIÓN COMO CINEASTA

En septiembre de 1350, según los expertos, el literato Giovanni Boccaccio inició su empresa como biógrafo del respetado Dante Alighieri, fallecido en 1321. El autor de El Decamerón pretendía trazar una radiografía humana del inmortal poeta y ensayista, para lo cual fue en busca de las personas que habían conocido al responsable de La divina comedia; y, con sus testimonios, hiló una obra sincera y cercana, titulada Tratado en alabanza de Dante (texto a medio camino entre la novela y el ensayo, que acompañó a la edición de La divina comedia de Vendelin de Spiera, publicada en 1477).

El guion elaborado por Pupi Avati centra la acción en el traslado de Boccaccio al convento donde sor Beatriz (supuesta hija de Dante) pasa sus días y noches. Esta mujer otorga al escritor información de primera mano, sobre la relación romántica mantenida entre Dante y su musa (Beatriz); al tiempo que le abre los ojos respecto a los miedos, complejos, amarguras y sinsabores que padeció Alighieri a lo largo de su existencia de cincuenta y seis años.

Pupi Avati
Pupi Avati no oculta su admiración hacia el trabajo como biógrafo de Giovanni Boccaccio

Personajes como el papa Bonifacio VIII y el gramático y humanista Donato Albanzani se dan cita en Dante, para justificar las contradicciones inherentes a una época en la que la religión y las inflexibles concepciones de la moral y el pecado movían los hilos de la sociedad, siempre al antojo de los dictados vaticanos y de los castigos regios y principescos.

Un tiempo que Avati procura abordar con rigor, aunque con un sentido más costumbrista que reverencial. En ese universo de constantes decisiones culpables, Boccaccio y Dante se dan la mano para unir sus respectivos espíritus creativos. Y lo que resulta de ello es un cuadro pletórico de anécdotas y situaciones sorpresivas, en el que pervive la dignidad poética de dos talentos ansiosos por suprimir los velos que dispersan el conocimiento; ya sea en materia espiritual, como en asuntos de sudorosas y vulnerables rutinas maltrechas.

Más información en

https://www.rai.it/raicinema/

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language