Lucio Fulci, el maestro del horror

El prolífico director italiano, fallecido en 1996, regresa a la actualidad, con la aparición en DVD y Blu-ray de "Manhattan Baby": una de sus obras de terror más conocidas, que exhibe la imaginación de este creador todoterreno y ajeno a los encasillamientos.

57
Lucio Fulci
Lucio Fulci se convirtió en uno de los máximos representantes del giallo.

Lucio Fulci fue uno de los pocos directores, quizá junto a Lamberto y Mario Bava, que pudo rivalizar con el popular y premiado Dario Argento, para ser catalogado como el gran maestro del “giallo” (género de cine inequívocamente transalpino, con el que se designa a las películas de misterio, arropadas con efectistas dosis de terror psicodélico).

Este cineasta, guionista, productor y músico romano desarrolló -normalmente bajo el manto potente de la citada denominación artística- una impactante carrera en el séptimo arte y la televisión, con obras pletóricas de imaginación y giros insospechados, que engancharon a los espectadores del país de la Bota durante cerca de cuatro décadas, y que se convirtieron en éxitos asegurados en países colindantes, como España, Francia y Gran Bretaña.

Tal es la huella dejada por Fulci, que sus largometrajes siguen generando la adecuada expectación entre los amantes de los productos artesanales, armados con más dosis de ingenio que con presupuesto financiero. La muestra de esta fascinación, que el responsable de Aquella casa al lado del cementerio sigue ejerciendo, se halla en el hecho de que las distribuidoras no paran de apostar por la comercialización de los films más señeros del capitalino.

Una realidad que acaba de verse ratificada recientemente, con la edición en DVD y Blu-ray de Manhattan Baby (editada por Filmax): una fantasmagórica movie estrenada en 1982, en la que Fulci trata el tema de la posesión demoniaca que ejerce una siniestra hechicera del Antiguo Egipto, en el cuerpo de una inocente niña. Largometraje que cuenta con el actor estadounidense Christopher Connelly, como cabeza de cartel.

Lucio Fulci
Filmax ha devuelto a la actualidad a Lucio Fulci, con la edición en DVD y Blu-ray de “Manhattan Baby”

Esta incorporación al mercado videográfico de Manhattan Baby, se une a las ya efectuadas de Aquella casa al lado del cementerio (1981), El destripador de Nueva York (1982), El más allá (1981) y Roma. Año 2072 D.C. Los gladiadores (1984). Un conjunto de títulos que dejan constancia de la capacidad de LF, para transformar conocidos taquillazos norteamericanos en cintas transalpinas de bajo presupuesto, en las que transpiran los argumentos parciales de El resplandor, El estrangulador de Boston, El ente y Rollerball, entre otros blockbusters.

LUCIO FULCI PROBÓ SUERTE EN LOS MÁS VARIADOS GÉNEROS

Pese a que la filmografía más célebre de Lucio Fulci está asociada con el gore y el terror psicopático y sobrenatural, el capitalino no accedió a semejantes temáticas hasta bien iniciada la década de los setenta. Antes, las comedias de corte tosco e hilarante (Los mangantes), los spaghetti western de singladura sanguinolenta (Las pistolas cantaron la muerte) o las trubias incursiones en el cine erótico (La juez y su erótica hermana) formaron un variado campo de aprendizaje. Un terreno de ensayo, que alcanzó su punto culminante cuando LF descubrió el giallo, a finales de los sesenta.

Precisamente, en esa época fue en la que Fulci filmó una de sus obras más relevantes, e injustamente infravaloradas: la polémica Betrice Cenci (1969). Este relato ambientado en la Italia del siglo XVI no gustó a la Iglesia Católica, que intentó vetar la movie, por considerarla demasiado crítica con el dogmatismo religioso. Algo que hizo tambalear la carrera del entonces cineasta emergente.

Lucio Fulci
“Aquella casa al lado del cementerio” es una de las películas de terror italianas más valoradas del cine transalpino

El citado revés promovido por el Vaticano animó al romano a internarse por el gore sutil y rocambolesco, y por una técnica bastante fructífera en el cine italiano durante los setenta y ochenta, consistente en reinterpretar exitosos blockbusters provenientes de USA, y metamorfosearlos en largometrajes de factura más humilde, pero escenificados con imaginación y oficio.

Fulci concibió sus trabajos más laureados bajo las coordenadas descritas. Una hornada de títulos realmente inspirada, en la que no faltaban los muertos vivientes (Nueva York bajo el terror de los zombis); las asociaciones con la literatura clásica de Edgar Allan Poe (El gato negro); las aventuras intemporales (La conquista de la tierra perdida); o las pesadillas con asesinos sádicos de por medio (Internado diabólico).

Sesenta y una películas completan la filmografía de LF como director; una trayectoria que acabó drásticamente en 1996, mientras se hacía cargo de la realización de La máscara de cera.

La muerte le sobrevino al creador capitalino de manera inesperada, en su casa. Un suceso trágico, que obligó a los responsables de la citada movie a contratar a Dario Argento, el otro maestro del giallo. Probablemente, Fulci se habría sentido halagado con semejante elección.

Nota: Manhattan Baby está disponible en DVD y Blu-ray, gracias a Filmax.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language