Gary Oldman, de nuevo espía

El oscarizado intérprete de "La hora más oscura" lidera el elenco interpretativo en "Slow Horses": una serie de televisión de espionaje británico, cuyos guiones están basados en las novelas "Slow Horses" y "Dead Lions", de Mick Herron.

42
Gary Oldman
Gary Oldman encarna al veterano espía Jackson Lamb, en “Slow Horses”

Gary Oldman se convirtió en 2011 en el icónico George Smiley, dentro del film El topo, de Tomas Alfredson. En esa ocasión, el recordado y maquillado Drácula, según Francis Ford Coppola, hizo suyas las maneras adormecidas del inteligente y metódico personaje ideado por John le Carré. Un individuo fogueado en el espionaje de tablero de ajedrez y de signo rocambolesco, que experimentó sus mejores momentos profesionales cuando el mundo se dividía en bloques antagónicos.

Diez años después, Oldman regresa al universo de los secretos oficiales y las tramas conspiratorias, en Slow Horses: una serie de doce capítulos de Apple TV+, donde el actor británico aparece caracterizado como un peculiar instructor de inteligencia nacional, llamado Jackson Lamb; el cual tiene la misión de sacar adelante las trayectorias caídas en desgracia de un grupo de agentes del MI5, próximos al despido inmediato y al descrédito generalizado.

El londinense James Hawes (Fanny Hill) dirige esta cuidada adaptación de las dos primeras novelas de la saga de Slough House: una serie de libros pergeñados por la mente de Mick Herron, que discurren por los terrenos pantanosos de los misterios activos, y de los crímenes perseguidos por las fuerzas del orden. Un mosaico de situaciones arriesgadas, que está protagonizado por un equipo semejante al de Doce en el patíbulo, aunque menos condenado desde el punto de vista judicial, y al de Malditos bastardos, aunque carente de un conflicto bélico concreto.

Gary Oldman
Slow Horses inicia la famosa saga de Slough House, ideada por el novelista Mick Herron

Los habituales escenarios tétricos y sombríos de las tramas clásicas del espionaje propio de la Guerra Fría se tornan en Slow Horses en lugares conocidos de la urbe del Támesis y de otras localizaciones de Inglaterra, donde suceden las distintas misiones de este cuerpo de herederos de James Bond en excedencia, a los que sus superiores ofrecen una última oportunidad para redimirse de sus errores pasados.

GARY OLDMAN EJERCE COMO ESFORZADO TUTOR DE LOS DESCARRIADOS

El topo narraba las consecuencias de un mundo cambiante; escenificado en un ambiente -el del legendario Circus– atenazado de identidades falsas y fidelidades dobles, siempre al servicio del mejor postor. En esos laberintos de moralidades quebradizas y éticas permeables, Gary Oldman encarnaba al pétreo Smiley: un espía cansado y entrado en años, al que no le importaba ser la figura tutorial de los nuevos cerebros de la inteligencia comandada por el gobierno británico. Una labor que GO vuelve a ejecutar, aunque de manera algo diferente, a través del esperanzado y aristocrático Jackson Lamb.

Por medio del imaginativo guion de Will Smith (el responsable del libreto de Veep, no la estrella mediática de El príncipe de Bel-Air), Slow Horses muestra las complicadas relaciones de Lamb con pupilos tan desconcertantes e irritantes como Nick Duffy (Chris Reilly) y el díscolo River Cartwright (Jack Lowden).

Gary Oldman
Los seis últimos episodios de “Slow Horses” adaptan la segunda entrega de Slough House, titulada “Dead Lions”

Según noticias recientes, el argumento de Slow Horses recoge las dos primeras entregas literarias de la saga denominada Slough House.

El primero de los títulos -homónimo del serial- narra el misterioso secuestro de un chico, al que los captores pretenden cambiar por un premio demasiado alto, como para ser entregado sin más. Un caso que cae en las manos de Lamb y de sus muchachos, pese a que las altas instancias de Westminster prefieren a otro tipo de espías, mejor formados y con expedientes más brillantes.

La segunda parte de la producción de See-Saw Films -correspondiente a los últimos seis episodios– versiona Dead Lions, la secuela de Slow Horses. En esta continuación, la historia sigue la persecución de un escurridizo agente, llamado Dickie Bow; quien practica tácticas de campo semejantes a las usadas durante la época de la Guerra Fría.

Gary Oldman comparece como maestro de ceremonias, en esta obra de secretos trascendentales para la nación comandada por Isabel II. Un encargo en el que comparte set de rodaje con Olvia Cooke (Ready Player One), Jonathan Pryce (Los dos papas)  y Kristin Scott Thomas (El paciente inglés), entre otros.

Más información en

https://www.apple.com/apple-tv-plus/

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language