Anthony Burgess palpita en 1985

La editorial Minotauro reedita "1985": la novela con que el creador de "La naranja mecánica" proyectó ideas y conceptos, sobre el distópico escenario elaborado por George Orwell, en "1984".

73
Anthony Burgess
Anthony Burgess orquestó un completo análisis sobre la sociedad ideada por Orwell

Anthony Burgess tuvo en mente, durante bastantes décadas de intensa actividad académica, elaborar una especie de ingeniosa y profunda respuesta a la sociedad cautiva descrita en 1984, una de las obras más celebradas y determinantes en el currículo del escritor George Orwell.

El autor de La naranja mecánica esperó hasta 1978, para concebir 1985: una singular composición alimentada por dos partes de distinto género (ensayo y novela), con las que AB intenta proyectar dudas, incertidumbres, pensamientos y figuraciones sobre el relato del responsable de Rebelión en la granja.

La realidad agresiva y controladora pensada por GO adquiere en la pluma de Anthony Burgess los tonos sombríos de una Gran Bretaña (Franja Área 1) abonada a la deshumanización absoluta y absolutista, donde las dictaduras políticas y jurídicas ejercen el papel de totalitarismos alienantes, inoculados en la psique de cada ciudadano, obrero, individuo y persona.

Ediciones Minotauro recupera el imperecedero texto del creador nacido en Manchester (Inglaterra), para ilustrar el fantástico universo orquestado por el narrador británico, al que añade el brillante prólogo redactado por Andrew Biswell (biógrafo de Burgess). Una fórmula con la que Ediciones Minotauro pretende mostrar el fulgor amenazante de un cosmos abonado a las huelgas incesantes; y en el que el protagonista del relato es excluido de la actividad laboral, por no unirse al paro promulgado por el sindicato de su sector.

Esto da pie a una pesadilla asfixiante, que acaba por desquiciar al mencionado personaje; el cual es sometido a un proceso de reeducación, a base de imágenes y películas reductoras del sentimiento de rebelión, en una línea similar a la que Burgess presentó en La naranja mecánica, para curar el sadismo violento del pandillero nominado Alex.

Anthony Burgess
Anthony Burgess desarrolla una respuesta a “1984”, que bebe mucho en las fuentes de la contracultura setentera

¿Cuándo comenzó la pesadilla del siglo XX?, se pregunta AB, al comienzo de 1985. Y la respuesta la halla en el lanzamiento de las bombas atómicas de Hirosima y Nagasaki, en 1945. Ante tales atrocidades de destrucción masiva, el escritor pone en duda que el resultado de tales actos fuera cometido para generar un mundo libre, ya que solo se dieron por finiquitados unos movimientos totalitarios concretos, y no todos ellos (tanto los de esa época, como los futuros).

A partir de aquí, realidad y ficción se sobreponen, para moldear un planeta dividido en tres estados, de dimensiones e influencias considerables: Oceanía (formado por Estados Unidos, América Latina y la antigua Commonwealth británica), Eurasia (territorio de la otrora U.R.S.S.) y Asia Oriental (China, Japón y el sudeste del continente asiático).

ANTHONY BURGESS PARTE DE LA TEORÍA DEL GRAN HERMANO

Según narra en 1985, Anthony Burgess asegura que la guerra entre los tres “superestados” comenzó en 1959; y que ese conflicto de belicismo latente es el que garantiza la paz entre los diferentes territorios a nivel global. En el nuevo orden internacional, “la guerra es la paz“, y los hombres y las mujeres son sometidos a un control exhaustivo de la memoria colectiva.

Dentro de la división por estratos, el 85% de la población terráquea corresponde a los proletarios (mano de obra que manipulan los gobernantes y empresarios, para primar los intereses del capital), mientras que el otro 15% le corresponde a las élites (Partido, Interno y Externo). Unas clases dirigentes y burocráticas, que esparcen sus tentáculos a través de los ministerios del amor, la abundancia, la verdad y la paz.

Acorde con semejante organigrama, en la cúspide piramidal se coloca la figura del Gran Hermano, o líder del partido. Un ente al que hay que “obedecer y amar“, pese a que las relaciones sentimentales entre ciudadanos anónimos están fuera de la ley, y son perseguidas por los servicios de pureza comunitaria.

Anthony Burgess
“1985” tiene su significado en las tesis orwellianas de “1984”

En ese contexto, Bev Jones (un incauto trabajador) intenta preservar lo poco que le queda de dignidad profesional, e individualismo conceptual. El hombre vive en un Londres tenebroso, no muy lejos en esencia de la urbe decimonónica descrita por Charles Dickens; una ciudad estrangulada por la frenética actividad sindicalista, que genera caos y desprotección en los habitantes.

Precisamente, la vulneración de un período de huelga lleva a Bev a convertirse en un paria, incapaz de conseguir un empleo con que alimentar a su hija y a su esposa drogodependiente. La decisión de ir su puesto en la fábrica, cuando se había convocado una huelga en el sector, le reporta también una dolorosa reeducación, que le ocasiona numerosos problemas de adaptación social.

Esta historia de 1985 se conjunta con una primera parte compuesta por entrevistas y reflexiones, llevadas a cabo por Anthony Burgess, respecto a la distopía ejecutada por George Orwell, en 1984. Un libro de referencia para el literato de Manchester, con el que se acercó a comprender los peligros a los se enfrentan los humanos, con la concepción de autoritarismos vigilantes. Gobiernos siniestros y propagandísticos, en los que “la ley es poder” y “el poder es para siempre“.

Más información en

https://www.planetadelibros.com/editorial/minotauro/21

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language