Ridley Scott, crimen y moda

El cineasta británico de "Gladiator" estrena "La casa Gucci": un retrato familiar del clan italiano comandado por Maurizio y Aldo Gucci, cuyos trazos recuerdan ligeramente a los orquestados por Francis Ford Coppola en la saga de "El padrino", aunque con toques más excéntricos y humorísticos.

90
Ridley Scott
Ridley Scott ha montado “La casa Gucci” como una especie de versión excéntrica de “El padrino”

Ridley Scott no gozaba del beneplácito de los dueños del imperio Gucci, cuando decidió trasladar a imágenes en movimiento la trágica historia que dio pie al asesinato de Maurizio Gucci, ocurrido el 27 de marzo de 1995.

El responsable de Alien ha usado el libro de Sara Gay Forden (La casa de Gucci: una sensacional historia de crimen, locura, glamur y avaricia), para hilvanar el guion del film. que firman Becky Johnston (El príncipe de las mareas) y Roberto Bentivegna (Spirit House). Un trabajo de dramatismo coral, en el que los miembros de una de las sagas de la alta costura más importantes a nivel mundial comparecen como roles de inspiración shakespereana, sujetos a un argumento centrado en el personaje de Patrizia Reggiani (Lady Gaga): la dama tildada de “viuda negra”, tras ser juzgada en Milán por contratar supuestamente al sicario que acabó con la vida de su multimillonario exmarido, el poderoso Maurizio Gucci (Adam Driver).

De los años setenta (época en que Reggiani y el vástago del actor Rodolfo Gucci iniciaron su relación sentimental) hasta los noventa, La casa Gucci desarrolla una trama a medio camino entre Dallas y Los Borgia, en la que se producen traiciones intestinas, infidelidades regadas por el champán de marca, luchas por ganarse un puesto en la jerarquía consanguínea de los poderosos Gucci, y muchos diálogos que recuerdan en ocasiones a las delaciones aceradas de los protagonistas de Dinastía y Santa Bárbara.

Ridley Scott
Ridley Scott ha ejecutado un complicado y efectivo ejercicio de ambientación artística

Sin embargo, y pese a los parentescos audiovisuales más o menos evidentes y facilones, la obra de Scott parece más deudora de los fotogramas inolvidables y del cosmos malsano desplegado en la trilogía de El padrino. Es cierto que hay distancias considerables entre estas obras, pero la atmósfera orquestada en La casa Gucci provoca sensaciones semejantes a la utilizada por Francis Ford Coppola, diseñada para narrar la agitada existencia de Michael Corleone y de los suyos. Un ejercicio magistral de dirección, que el responsable de Blade Runner intenta rememorar con elegancia y ciertos chispazos de comedia macabra.

RIDLEY SCOTT NO ESCONDE LA OSCURIDAD DE UN MUNDO GLAMUROSO

Con Lady Gaga como buque insignia a nivel estelar (antes que ella, la madrileña Penélope Cruz estuvo entre las candidatas para hacerse con el papel de Patrizia Reggiani), La casa Gucci ilustra un compendio de situaciones sorprendentes, sumidas en un universo donde el elitismo forma parte del modus vivendi de cada uno de los miembros que mantienen a flote el imperio fundado en 1921 por Guccio Gucci.

La historia arranca como una especie de Cenicienta con sueños multimillonarios, ambientada a comienzos de los años setenta. En esa década de pantalones campana y música disco (excelente banda sonora, compuesta por Harry Gregson-Williams), la humilde y ambiciosa Patrizia Reggiani conoce en una fiesta al inquietante y deslumbrante Maurizio Gucci, en 1970. Tan fuerte es el sentimiento que embarga a la pareja, que ambos contraen matrimonio en 1973; aunque su unión se convierte gradualmente en una montaña rusa de subidas y bajadas emocionales, que acaba al final con un costoso y mediático divorcio.

Ridley Scott
“La casa de Gucci” centra su atención en el matrimonio de Patrizia Reggiani y Maurizio Gucci

Interesado en elaborar un cuadro familiar de elevado componente melodramático, Ridley Scott cumple el sueño de llevar a las carteleras un proyecto que no ha tenido un camino fácil en su gestación y desarrollo. Primero, la familia Gucci, con Patricia Gucci como portavoz, no se mostró especialmente contenta con el rodaje de una película que tratara el asesinato de Maurizio Gucci. Por su parte, Patrizia Reggiani (en libertad, después de pasar 18 años en la cárcel) se quejó de que nadie contactara con ella, para incluir su versión de los hechos escenificados en la movie.

Sin embargo, los obstáculos mencionados no rindieron el empeño del cineasta de Los duelistas, sino que fortalecieron su intención de exponer una epopeya consanguínea que impactara al público, con un sentido más o menos clásico de las tragedias sentimentales que atormentan a los protagonistas de la misma. Unos personajes que, en la traslación a la pantalla grande, adquieren los rostros de Al Pacino (la caracterización del otrora Michael Corleone, como el genuino Aldo Gucci, supone un guiño a las similitudes comentadas con El padrino), Jeremy Irons (Rodolfo Gucci), Jared Leto (Paolo Gucci) y Jack Huston (Domenico de Sole), entre otros.

Nota: La casa Gucci tiene previsto su estreno en las salas españolas para el próximo 26 de noviembre.

Más información en

https://www.universalpictures.com

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language