ABBA y la eterna juventud

El cuarteto sueco presenta Voyage (Universal Music), cuarenta años después de su último álbum de estudio, "The Visitors". El resultado es un disco pletórico de pop emulsivo, nostálgico y multicolor, sin ruptura alguna con los trabajos más aclamados de la formación nórdica.

9
ABBA
ABBA no han perdido su capacidad para elaborar melodías contagiosas

ABBA es un grupo que reúne la confianza imperecedera de miles de seguidores intergeneracionales; a los que inspiran las voces épicas y cristalinas de Agnetha Fältskog y Anni-Frid Lyngstad, unidas a los acordes imaginativos de los pentagramas gestados por Benny Andersson y Björn Ulvaeus. Los cuatro lideraron las listas de éxitos entre los años setenta y principios de los ochenta (se separaron en 1982); y, pese a que no han vuelto a reunirse en un estudio de grabación hasta ahora, la sensación colectiva sugiere que nunca han dejado de acompañar a los oyentes, incluso a aquellos que nacieron después de su ruptura profesional.

Temas como Fernando, Chiquitita, Waterloo, The Winner Takes It All, One Of Us y Mamma Mia! forman parte del ADN musical de la mayoría de los amantes de las melodías pegadizas y enérgicas; algo que se nota en el curso sonoro de Voyage (Universal Music).

Benny Andersson y Björk Ulvaeus han diseñado, con inteligencia y precisión, una obra que supone la esperada continuación de los ocho álbumes anteriores de ABBA, como si el camino no se hubiera cortado abruptamente durante cuatro décadas; y el mundo todavía siguiera preso de las discotecas con neones cegadores, de las camisas estampadas con amplios cuellos, de los pantalones de campana, y de las letras potenciadas por estribillos aguerridos y positivistas.

ABBA
ABBA tienen previsto un concierto en Londres, en el que actuarán escondidos tras sus hologramas

En ese terreno de aspectos ilusorios, el cuarteto sueco juega con imaginación la baza de la nostalgia, para asegurarse de que nadie reniega del viaje orquestado. Ante semejante apuesta, mediada por la ansiedad provocada por el anuncio de la reunión de los míticos responsables de S.O.S., el fracaso no es una opción a tener cuenta; y a ello responden las multitudinarias ventas del CD, semanas antes de su presentación oficial.

¿Quién no desea volver a escuchar los dramáticos cantos de Agnetha y Anni-Frid en una sucesión de temas supuestamente inéditos, o reverdecer tiempos pretéritos al calor de las sintonías desarrolladas por Andersson y Ulvaeus? La respuesta afirmativa, a tenor de las expectativas levantadas y de los datos concitados, es obvia.

ABBA SIGUEN SIENDO ABBA. EXCELENTES NOTICIAS EN EL REINO DEL POP EUROPEO

Voyage cumple con lo prometido: ofrecer un cancionero a la altura del grupo europeo más laureado de los países nórdicos, el único de esas latitudes que ha sido capaz de igualar en popularidad a The Beatles, The Rolling Stones y Queen. Para remarcar el hito que supone haberse metamorfoseado en leyenda de la música contemporánea, Andersson y Ulvaeus han echado mano en Voyage de la esencia lírica que les hizo reinar en planeta sonoro cuatro décadas atrás, concitada a través de notas determinantes, silencios profundos, coros de perfección diamantina, percusiones historiadas, y tenues toques celtas, cuando la ocasión permite una aventura a lo Arrival.

Ya desde el primer corte, titulado I Still Have Faith In You, la voz de Anni-Frid se encarga de narrar a los oyentes de qué va la cosa. Una confesión edénica del estado anímico de la formación que ganó el Festival de Eurovisión con Waterloo, alimentada por fantasiosos adornos dramáticos.

Tras la citada letra confesional (en la que participó el fallecido Stig Anderson), el sendero discurre alegremente por los cauces románticos de When You Danced With Me, cuyos acordes recuerdan a los de una fiesta de pueblo, donde el galanteo de las parejas viene acompañado de un zapateado en unión.

ABBA
ABBA se resisten a exhibir el paso del tiempo

Little Things, el tercer track, muestra la emotiva interpretación de una canción navideña, que recurre vagamente a las variantes infantiles de I Have A Dream. Un corte donde ABBA incluye hasta un coro de niños de inspiración dickensiana. Un excelente preludio para que la colorista garganta de Agnetha aborde la brillante tonada Don’t Shut Me Down.

El meridiano de Voyage lo ocupa Just A Notion: una creación cuyo primer bosquejo se remonta a 1979, y que ahora aparece remasterizada, luciendo en todo su esplendor. Después de esta balada pop de tintes cautivadores, el cuarteto ejecuta una de las mejores songs del disco: la desangelada I Can Be That Woman. Una composición calórica y solitaria, que refleja la herencia del inolvidable hit The Winner Takes It All.

Para finalizar con la decena de canciones que esculpen las pistas de Voyage, Keep An Eye On Dan representa la variante divertida y rítmica de un disco que cumple con creces con su apego a la música celta, a través de las paisajistas notas de Bumblebee y Ode To Freedom (un tema de libertades cercanas a los conceptos verdianos, para nada identificable con la insustancial definición de libertad que esgrimió Isabel Díaz Ayuso en sus mítines políticos, durante la campaña para la presidencia de la Comunidad de Madrid).

Al agotar el último surco del noveno trabajo de ABBA, queda la esperanza de que se produzcan más reencuentros en futuras ocasiones. Algo que el pop europeo de elegante y legendaria factura agradecería.

Nota: ABBA tienen previsto ofrecer en mayo un concierto en el Queen Elizabeth Olympic Park de Londres, donde piensan jugar con su imagen proyectada mediante hologramas, generados por Industrial Light and Magic.

Más información en

https://www.universalmusic.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language