Jonathan Franzen y la contracultura

El autor estadounidense publica "Encrucijadas" (Editorial Salamandra): una novela con perspectivas sociológicas, sobre una familia del Medio Oeste en USA, que recuerda vagamente a los neuróticos Tenenbaums, de Wes Anderson. Un texto con que el responsable de "Las correcciones" pretende iniciar una trilogía, de la guerra de Vietnam a la actualidad.

20
Jonathan Franzen
Jonathan Franzen sitúa “Encrucijadas” en los apasionantes años setenta

Jonathan Franzen es un escritor con espíritu de cronista obsesivo, e instinto de voyeur de las actitudes íntimas y anónimas de los estadounidenses de a pie. Como si anduviera a través de infinitos caminos quemados por el sol de Jack Kerouac y esmaltados con las pesadillas de miles de outsiders descoyuntados, el autor de Libertad ha desarrollado un currículo de relatos anclados en la desesperanza existencial, y ateridos por atmósferas de aparente cordialidad. Unos textos que vierten el ácido de las suspicacias, maximizados por las potentes lentes que propone la prosa del creador nacido en Illinois.

Encrucijadas (Editorial Salamandra) es el título de la última obra impresa de Franzen: un recorrido polvoriento y elocuente por la América de 1971, con la singular familia de los Hildebrandt, como el árbol genealógico protagonista. Estos miembros consanguíneos, pertenecientes a una clase media estadounidense marcada por la confusión y el desasosiego emocional, conforman un mosaico de dramas personales, que construyen historias susceptibles de ser transformadas en moldes de miles de vidas semejantes.

La contracultura, y el sentimiento de rebelarse contra las actitudes uniformizadas y silentes, parece ser el lubricante con que JF humedece esta brillante novela de espacios oprimentes, donde los personajes intentan respirar sin miedo a quemar sus pulmones, mientras la nación de las barras y estrellas se resquebraja por los cuatro costados.

Jonathan Franzen
Jonathan Franzen escoge a la familia Hildebrandt, para protagonizar “Encrucijadas”

El cielo de New Prospect, en Chicago, se presenta en la primera página de Crossroads como un lugar “lleno de promesas húmedas“, mientras el pastor Russ Hildebrandt visita a sus feligreses, en su anodino Plymouth Fury. Así arranca el sexto volumen en el historial literario de Franzen: un trabajo con que el narrador alimenta e inaugura la trilogía titulada A Key To All Mithologies (Una llave para todas las mitologías), y que espera concluir al llegar a la época actual, coincidente con las luchas violentas entre los partidarios de Joe Biden y Donald Trump, las campañas de #MeToo y #BlackLivesMatter, la pandemia de coronavirus, y la rendición incoherente hacia el conservadurismo político y el neoliberalismo insolidario.

JONATHAN FRANZEN Y LOS SUEÑOS DE LIBERTAD

El argumento de Encrucijadas se sitúa en Chicago, en la Navidad de 1971. En esas fechas tan señaladas, el pastor Russ Hildebrandt (líder espiritual de una iglesia progresista) ha tomado la decisión de separarse de su esposa Marion. El religioso todavía no sabe cómo comunicar su propósito, pero su cónyuge también guarda una sorpresa que él no espera.

Por parte de los hijos, el primogénito (Clem) acaba de llegar al hogar procedente de la universidad donde estudia, y se presenta con un fuerte sentimiento de moralismo extremo, que choca con la actitud más abierta de sus padres. Becky, la mediana, no se siente cómoda con el rol de alumna destacada en su instituto, y se une a grupos que defienden la contracultura y la reacción frente a los dogmatismos institucionales. Para finalizar, el pequeño (Perry) tiene la firme determinación de mejorar su estatus como ser humano, y dejar de vender droga a sus compañeros de curso en la escuela.

A través de esta galería de tipos singulares y con diferentes motivaciones, Jonathan Franzen despliega un fresco coral de cromatismo vibrante, que recuerda al planteado por él mismo en Libertad (Editorial Salamandra, 2011), con los desquiciados Patty y Walter Berglund como maestros de ceremonias.

Jonathan Franzen
Jonathan Franzen afila su sentido analítico, en “Encrucijadas”

Entre Los Buddenbrook, de Thomas Mann, y los laberintos estilísticos de David Foster Wallace, el creador de Las correcciones (Editorial Salamandra, 2012) ofrece un escenario plural sobre las desavenencias sociales, de un conjunto de seres marcados por su particular búsqueda de la libertad. Unas disquisiciones que en los años setenta adquieren la tintura de los vuelos atmosféricos a través de múltiples capas de grises, los cuales planean sobre un mundo en apreciable transformación. Sueños de papel de celofán, que se encarga de trocear la realidad de los futuros imposibles.

Más información en

https://www.penguinlibros.com/es/11942-salamandra

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language