La Feria del Libro, viajes imaginarios

La celebración en Madrid de la 80 edición de la Feria del Libro, atenazada por los obligados controles sanitarios causados por la pandemia, sugiere un recorrido plagado de traslados sugerentes; a través de las letras, de las descripciones, de los personajes nómadas y sedentarios,.. Todo un muestrario de destinos humanos y geográficos, para los que no es necesario ni las maletas, ni los controles aeroportuarios, ni el terror a los abismos insalvables y solitarios.

12
Feria del Libro de Madrid
La Feria del Libro de Madrid finalizará su 80 edición el próximo 26 de septiembre

La Feria del Libro de Madrid aprovecha el elevado ritmo de vacunación y el descenso en la incidencia del coronavirus para festejar su 80 edición, pese a la reducción pactada de expositores y al menor número de autores extranjeros presentes en las casetas. Sin embargo, a tenor de las largas filas de lectores expectantes por disfrutar de la popular fiesta literaria del capitalino Parque del Retiro, el desánimo no ha prendido en una población prudente con las aglomeraciones irresponsables, y consciente de que aún se deben mantener las medidas necesarias para evitar el contagio y la propagación del mortífero Covid-19.

En una de las casetas ensambladas entre una marabunta de paseantes, la correspondiente a la editorial J.C., la periodista Mercedes de Luis firmaba el viernes por la tarde ejemplares de su libro Lars Von Trier y el Dogma’95: un ingenioso texto de aventuras soterradas por una pasión cinéfila que amplía horizontes, y que genera singulares reflexiones sobre el misterio nórdico, el cual se erige sobre las percepciones que se tienen desde fuera de Dinamarca.

De Luis, una gran conocedora del país de Hans Christian Andersen, despliega su afán nómada y su anhelo por descubrir claves culturales y existenciales de una tierra poco dada a las desnudeces multitudinarias, mediante un grupo de personajes sedientos de conocimientos profundos, y tamizados por el valor veleidoso de los posicionamientos cambiantes. Una galería de seres obsesionados con la comunicación periodística, y atentos a las metamorfosis continuas de los entornos y los contextos urbanos, dibujados dentro de una Europa confusa y difuminada.

Feria del Libro de Madrid
Mercedes de Luis firmó el pasado viernes ejemplares de su libro “Lars Von Trier y el Dogma’95”

El cineasta danés Lars Von Trier aparece en el universo de Mercedes de Luis en calidad de una figura extraña y emulsiva, como si fuera un falso y apremiante Virgilio, quien recibe el honor de abrir la mente de los asistentes a un cosmos iluminado por la magia del séptimo arte; aunque, en realidad, las sombras no se dispersen del todo, bajo su compañía de fotogramas e historias envolventes.

Pero Lars Von Trier y el Dogma’95 no es solo una guía para despertar ansiedades viajeras, alejadas de los planes de hormigón; sino que igualmente propone un estimulante juego de desestructuración narrativa, ante la que De Luis recuerda el apasionante esqueleto fabulador de Vida y opiniones del caballero Tristram Shandy, de Laurence Sterne.

LA FERIA DEL LIBRO MUESTRA EL CAMINO

Tras conversar con Mercedes de Luis, y captar la faceta viajera de su libro Lars Von Trier y el Dogma’95, un espíritu de deslumbrante escapada prende el asfalto agrietado del Parque del Retiro; y la Feria del Libro de Madrid adquiere de repente, y en vespertino acceso, las tonalidades camaleónicas de la Inglaterra victoriana; la de la España del oscurantismo inquisitorial; la del Caribe de playas soleadas y tesoros por descubrir; o la de las parcelas interiores de seres tocados por la varita de la desesperación y el desánimo.

En semejante atmósfera de papeles impresos, en la que confluyen el pasado, el presente y el futuro, Honoré de Balzac, Louisa May Alcott, Jane Austen, Wilkie Collins, Charles Dickens, Henry James… y un sinfín de plumas legendarias conversan efervescentes, desde los atrios de ediciones comentadas de algunos de sus títulos más celebrados, y protegidos por los paraguas de las eternidades merecidas. Como interlocutores, estos insignes maestros de las letras se topan con la corporeidad de Ian Gibson, Elena Medel, Máximo Huerta, Joaquín Barrero, Benjamin Black/ John Banville, María Dueñas, Manuel Vilas… Un campo de casetas y escaparates atemporales y al aire libre, en los que la idea de ir a otros lugares anula cualquier reflexión adocenada y voluntariamente marginadora.

Feria del Libro de Madrid
Colombia es el país invitado en la 80 edición de la Feria del Libro de Madrid

Resulta extraño la diferencia sustancial que se ha establecido entre la Feria del Libro de Madrid y otros certámenes culturales con similares características protocolarias, como la Feria del Arte Contemporáneo (ARCO). Mientras la primera adquiere su significado de la oportunidad casi única de que los autores charlen sin rigideces mediáticas con parte de sus lectores, la segunda se ha concebido como una cita internacional pensada para estimular el coleccionismo, sin un necesario consenso sobre si realmente es el canal adecuado para exhibir las últimas tendencias plásticas, o hay otros espacios más eficaces en esas lides.

El engranaje comunicativo de la literatura parece requerir un protagonismo del receptor, que no exigen las ferias de arte más renombradas. Una participación sin condicionantes ni limitaciones previas, y en la que lo esencial es el compromiso de degustar un libro con ganas de adentrarse -nuevamente- en un viaje de desarrollo imprevisible.

Más información sobre Lars Von Trier y el Dogma’95, de Mercedes de Luis, en

http://www.edicionesjc.com/editorial.html

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language