Kool & The Gang y su funk divertido

La famosa formación estadounidense de r&b, funk, música disco y hip-hop presenta "Perfect Union" (Omnivore Recordings): un álbum compuesto por diez temas pegadizos, en el que se intuye la búsqueda de un legado artístico que ya queda demasiado lejano en el tiempo.

15
Kool & The Gang
Kool & The Gang recuerdan en el disco la labor del desaparecido Ronald Bell

Kool & The Gang son los componentes de una de esas bandas eternas, cuyos hits han acompañado a miles de amantes de las pistas de baile, sin importar generaciones ni preferencias melódicas o estilísticas.

Las numerosas décadas de exitoso periplo artístico de este populoso grupo, en las que la formación de Jersey City ha acumulado canciones que nunca caerán en el olvido de los fans de los ritmos enfebrecidos, han convertido a este colectivo sonoro -formado en 1964 por Robert “Kool” Bell y su hermano Ronald– en una marca fiable para atrapar a los sutiles degustadores de mixturas ingeniosas, nunca suscritas a conceptos de purismos elitistas, ni a experimentos carentes de glamur y diversión.

Aupados encima de la tarima de su atronador Celebration, Kool & The Gang vivieron en los ochenta sus mejores momentos, en cuanto a reconocimiento del público; gracias a baladas tan emulsivas y tiernas como Cherish y Joanna, y a tonadas revientapistas que no habría descartado el atlético Tony Manero para una noche de sábado fiestero, del estilo de Get Down on It y Fresh.

Tales éxitos suenan una y otra vez en los conciertos de la formación norteamericana, hasta el punto de desinflar sus composiciones posteriores, lastradas por los infructuosos intentos de mantenerse acorde a las modas de cada época, sin por ello preservar su ADN creativo. Un error que comenzó a hacer estragos en K&G tras la apertura en los noventa del funk desenfrenado y hedonista de sus inicios, hacia un remedo de hip-hop artificial y escasamente inspirado.

No obstante, el talento incuestionable de Ronald Bell, como productor y letrista, consiguió que cada CD del grupo ofreciera alguna pieza destacable, dentro del laberinto de tendencias extrañas y mercadotécnicas, en el que se había introducido la banda después sus años más fructíferos, coincidentes con el auge de la música disco.

Kool & The Gang
Kool & The Gang siempre han desarrollado un estilo de música desenfadado y festivo

Perfect Union (Omnivore Recordings) refleja todo lo expuesto anteriormente, con una sucesión colorista y desenfadada de diez temas, en los que se intuyen intentos un tanto fallidos a la hora de recuperar parte del glorioso pasado de pelotazos del tipo de Too Hot y Straight Ahead: una aventura de cromatismo desbordado y voluntariamente recargado, donde se expone una ligera indefinición estilística, y un apego espartano a la brevedad como norma efectiva em cada track que compone tan singular trabajo.

KOOL & THE GANG SE DESPIDEN DE SU CABEZA PENSANTE

La muerte de Ronald Bell, ocurrida en 2020 en su casa de Las Islas Vírgenes, ha animado a sus compañeros de formación a recordar la impresionante huella dejada en el grupo por el autor de Celebration, y rememorar sus virtudes musicales con la edición de Perfect Union (el último disco surgido de la inspiración de Bell, y estimulado por la figura de Barack Obama); y lanzar con este leitmotiv el álbum número 23 de la banda, tal cual él mismo lo planeó antes de fallecer.

Precisamente, el lema de Perfect Union fue ideado por Bell para enfatizar que Kool & The Gang es más una asociación de talentos especializados en diferentes disciplinas musicales, más que una banda según la concepción tradicional del término.  Esto explica que cada tema del disco parezca vestido con notas de diferente naturaleza, como si se tratara de un collage de melodías acumulativas, dispersas en su integración a la hora de valorar un producto presuntamente unitario.

Kool & The Gang
Kool & The Gang se han mantenido en activo desde 1964

Pese a que la apertura del disco, con el chispeante e ingenuo Pursuit of Happiness, sitúa la obra en una variante funk de indudable sabor nostálgico, la inclusión de numerosos cortes de rap de laboratorio y de hip-hop apto para todos los públicos no ayuda a moldear las huellas reconocibles de los incombustibles autores de Fresh.

No obstante, y con independencia de algunos accesos carentes de identidad creíble, Perfect Union se erige como un trabajo de meritoria esperanza vital: una vitamina bastante necesaria, sobre todo en estos tiempos de pandemia y de incertidumbre existencial. A ello invitan canciones como The Weekend, Leave It To The Dance Floor y Good Time: verdaderos dardos de optimismo contagioso, fruto de la genialidad de Ronald Bell.

Más información

http://omnivorerecordings.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language