Eva Green, espía de Richelieu

La protagonista de "Casino Royal" rueda estos meses "Los tres mosqueteros": una ambiciosa adaptación aparentemente fiel de las novelas de Alejando Dumas (padre), donde Green encarna el personaje de la maquiavélica y peligrosa Milady de Winter (la mujer de la flor de lis).

10
Eva Green
Eva Green (en una imagen de Penny Dreadfull) se ha reservado el papel de la mala de “Los tres mosqueteros”

Eva Green ha encontrado la fórmula ideal, a lo largo de su filmografía, relativa a cómo elaborar una atrayente ambigüedad entre la bondad y la maldad, entre la sinceridad y el engaño; y con las conclusiones aprendidas a golpe de caracterización ha moldeado un sinfín de recursos dramáticos, necesarios a la hora de vestir a un personaje con gestos y actitudes moral y éticamente reprobables.

Tales armas, ejecutadas con una elegancia encomiable por la actriz parisina, han servido a la hija de Marlène Jobert para acceder al papel venenoso y diabólico de Milady de Winter, dentro de la superproducción Los tres mosqueteros, que la capitalina graba en la actualidad, a las órdenes del cineasta Martin Bourboulon (Eifel).

Green afronta el icónico rol del siglo XVII con la responsabilidad de encarnar a una mujer que ha portado -a lo largo de décadas de fotogramas determinantes- la belleza mortal de Lana Turner (Los tres mosqueteros, George Sidney, 1948); la mirada seductora y cómplice de Faye Dunaway (Los tres mosqueteros, Richard Lester, 1973); el aplomo erótico de Rebecca De Mornay (Los tres mosqueteros, Stephen Herek, 1993); y las dotes acrobáticas de la impactante Milla Jovovich (Los tres mosqueteros, Paul W. S. Anderson, 2011), entre las más relevantes movie stars que han adoptado los flamígeros rasgos del diabólico personaje creado por Alejandro Dumas. La lista continúa en el séptimo arte y la pequeña pantalla con Emmanuelle Béart, Elisa Ramírez, Barbara La Marr… Todo un reto para EG, una intérprete a la que le van las apuestas potentes, y a quien no le asusta ningún encargo profesional a desempeñar delante de una cámara, siempre que este le ofrezca la confianza artística necesaria, como para apostar por él.

Entre las virtudes de este futuro díptico de Los tres mosqueteros se encuentra el propósito de los responsables de respetar el texto del autor de El conde de Monte Cristo, con los condicionantes asociados a la época y a la reconstrucción de la Francia de 1625; y nutrir la acción con constantes referencias históricas hacia un tiempo resquebrajado por las guerras de religión y las escaramuzas de tablero de ajedrez, en medio de un reinado tan interesante como el de Luis XIII y Ana María de Austria.

Eva Green
Eva Green tiene en la inolvidable caracterización de Lana Turner uno de los espejos más relevantes de Milady

Otro de los puntos que generan más expectación en este millonario regreso de los mosqueteros a las pantallas estriba en la elección del acertado y heterogéneo elenco interpretativo, en el que destaca la presencia de Vincent Cassel (quien da vida al amargado Atos, el mosquetero que tuvo un pasado en común con Milady de Winter); de Oliver Jackson-Cohen (quien viste los lujosos ropajes del Duque de Buckingham); del joven y menos fogueado a nivel curricular François Civil (para él es el papel del arriesgado D’Artagnan); de Romain Duris (el otrora alter ego de Arsène Lupin desarrolla las artes enamoradizas y la elocuencia verbal de Aramis); de Pio Marmaï (el fanfarrón e ingenuo Portos); de Marc Barbé (el traicionero Capitán de Tréville); de Lyna Khoudri (en la frágil figura de Constance Bonacieux); y del inquietante Eric Ruf (a quien le ha caído encima la parte del inteligente y manipulador Cardenal Richelieu).

EVA GREEN SE TATÚA LA FLOR DE LIS

Según Martin Bourboulon, la intención del guion escrito por Matthieu Delaporte (22 balas) y por él mismo estriba en recrear con exactitud el brillante relato de aventuras publicado por Alejandro Dumas en 1844, en formato de folletín e integrado en el periódico Le Siècle; aunque, pese a la fidelidad a las palabras impresas por el autor de La guerra de las mujeres, Delaporte y Bourboulon también se han permitido incorporar algunas novedades respecto a la trama original. En este apartado, el cineasta destaca la presencia en el cuadro de personajes  del primer mosquetero negro de Francia, que en el film responde al nombre de Hannibal (Louis Anniaba, en la vida real), y cuya escenificación se obvió en las versiones audiovisuales anteriores.

Aparte de semejantes apuntes, Los tres mosqueteros (cuyo rodaje se ha dividido en dos filmes, dedicados a Milady y a D’Artagnan) sigue con diligencia la extraordinaria historia del cadete gascón nominado D’Artagnan: un aventurero chico de 18 años, que llega a París con una carta de recomendación de su progenitor, para entrar en el cuerpo de los mosqueteros del rey Luis XIII. Al alcanzar la urbe del Sena, el carácter impulsivo del muchacho provinciano hace que este concierte tres duelos sucesivos con Atos, Portos y Aramis; peleas que al final no tienen lugar, y que suponen la chispa para encender una amistad a prueba de bombas, entre los cuatro espadachines.

Eva Green
Vincent Cassell (en la foto) se mete en las amargas costuras de Atos

Tras incorporarse a los valientes mosqueteros, D’Artagnan y sus compañeros se ven introducidos en un universo de conspiraciones palaciegas, y de asaltos frustrados a la Corona de Francia. Una red de espionaje internacional, en la que sobresalen los tejemanejes de la seductora y maquiavélica Milady de Winter: una dama de oscuro pasado y sin escrúpulos, que trabaja para el cardenal Richelieu; y la cual tiene un especial odio a los mosqueteros y a sus allegados.

Sesenta millones de euros es el presupuesto estimado por los responsables de Los tres mosqueteros para procurar la debida espectacularidad a este blockbuster europeo, en el que se unen en la actividad financiera la compañía francesa Pathé Films, la alemana Constantin Film y la española DeAPlaneta.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language