Charlie Watts, alma de jazz

La muerte de Charlie Watts, ocurrida el pasado 24 de agosto, deja a The Rolling Stones sin uno de sus pilares fundamentales, pero también priva al mundo de la elegancia de un artista que cultivó con singular brillantez un jazz calórico, mecido por las sinuosas notas de un r&b metropolitano, de cromatismo nostálgico y embriagador.

46
Charlie Watts
Charlie Watts posee una discografía sorprendente, lejos de The Rolling Stones

Charlie Watts siempre fue como una especie de bálsamo, en la vertiginosa montaña rusa de emociones que vibraba ante los accesos de divismo de Mick Jagger, y las ocurrencias agresivas de Keith Richards. Un remanso de paz necesario, que conjuntó una de las bandas de rock más legendarias de la historia: The Rolling Stones. En tierra quemada se ubicaba un Ronnie Wood, ajeno a malentendidos y peleas de egos vacuos.

Batería de temple clásico y platillos pluviosos en ritmos ascendentes y acompasados, Charlie Robert Watts alcanzó fama y prestigio como integrante del exclusivo clan de “Sus Satánicas Majestades”, pero también dejó un legado de inspirados álbumes de base jazzística que conviene recordar, sobre todo en los tristes momentos de su despedida.

Al mismo tiempo que las masas atronaban ante los hits pegadizos y deslumbrantes de The Rolling Stones, Watts procuró siempre mantener una doble vida artística, que combinase los estadios a rebosar con actuaciones en pequeños salones, dedicados al cultivo del jazz emotivo y confesional, y a una especie de rhythm and blues de cosecha británica, pero perfumado con los interminables horizontes de un Nuevo Mundo onírico y nervioso.

La muerte del inolvidable batería y creador gráfico (Watts fue responsable de algunas de las mejores portadas y logos de The Rolling Stones), ocurrida el pasado 24 de agosto en Londres, ha levantado una corriente de recuerdos, relativos en su mayoría a los instantes más laureados pasados junto a Jagger, Richards y Wood. Pero igualmente sería justo otorgar un espacio importante a su labor en grupos de menor tronío mediático, como Charlie Watts Quintet y Rocket 88.

Charlie Watts
Charlie Watts dio rienda suelta a su inspiración, a través del jazz

Precisamente, el último de los trabajos de ChW en semejante contexto (Charlie Watts Meets the Danish Radio Big Band) muestra el compromiso del músico londinense con las melodías surgidas de las entrañas líricas e instrumentales heredadas de gente como Charlie Parker, que le llevaron a bifurcar sus preferencias profesionales en más de una ocasión, y con notables resultados.

CHARLIE WATTS SE CRECÍA EN LOS ESCENARIOS PEQUEÑOS

En medio de la vorágine efectista de los conciertos de The Rolling Stones, Charlie Watts solía recogerse entre los cegadores focos, mientras las potentes luces seguían las acrobacias de Jagger y las poses enérgicas de Richards y Wood. Una actitud que los fans de la banda asumían como parte del comportamiento de un hombre no dado a las extravagancias, y al que le solía animar el curso progresivo de las sintonías.

Casi al mismo tiempo que su contrato con el rock emulsivo (comenzó con The Rolling Stones en 1963), Watts imaginó un refugio de calma pictórica y composiciones aterciopeladas, convocadas por un jazz sentido e hipnotizante, normalmente nutrido por una extraña mixtura de r&b de naturaleza camaleónica.

Bajo semejantes sensaciones, ChW adaptó con las cadencias descritas temas tan señeros como I Can’t Get No Satisfaction, de The Rolling Stones, o Paint in Black, de The Doors. Una manera de declarar en formato de vinilo la corriente continua que suponía la música para él, dentro de su peculiar miscelánea de inspiraciones acumulativas.

Charlie Watts
Charlie Watts era famoso por mantener la compostura en todo momento

Álbumes como Warm and Tender (con Bernard Fowler como vocalista), Long Ago and Far Away, o Charlie Watts/ Jim Keltner Project aportan testimonios de veracidad sobre la increíble carrera de un hombre que no se limitó a su papel de batería insustituible y planetario, en una banda del calado de The Rolling Stones.

Como memoria de su impactante paso por las melodías, cabe destacar el disco en directo Charlie Watts Meets the Danish Radio Big Band (Live at Danish Radio Concert Hall de Copenague de 2010). Una obra que desvela el alma jazzística de esta leyenda de los escenarios, y de las percusiones eternas.

Nota: Charlie Watts Meets the Danish Radio Big Band está disponible en Spotify

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language