La Purga llega a su última matanza

La franquicia ideada por James DeMonaco y Blumhouse Productions en 2013 alcanza su quinta entrega, de la mano del director mexicano Everardo Gout (Días de gracia). Un episodio de violencia descontrolada, donde el miedo se adueña de las potenciales víctimas del macabro juego conocido como La Purga.

6
La Purga
La Purga regresa a las pantallas, para narrar la que parece ser la entrega definitiva

La Purga nació como un proyecto de cierto componente de análisis sociológico, aliñado con abundantes dosis de terror homicida. Una idea basada en la progresiva deshumanización de un mundo cada vez más individualista; en el que las desigualdades entre ricos y pobres se han convertido en muros insalvables, que obstaculizan el alcance del ansiado bienestar existencial para la mayor parte de la población planetaria. Por lo menos, así lo vieron Jason Blum y James DeMonaco, cuando firmaron el guion de The Purge: La noche de las bestias (2013).

El film mostraba las consecuencias de programar una noche anual, en la que los crímenes cometidos sobre los ciudadanos menos favorecidos a nivel económico y social estaban permitidos por las autoridades de USA, siempre que guardaran una extrañas normas, estipuladas por los organismos responsables. En ese primer capítulo, un hombre de clase media se encontraba en la tesitura de albergar en su casa a un joven afroamericano, a pesar de poner en peligro a su propia familia. El muchacho era perseguido por una turba de asesinos enmascarados, mientras las calles se convertían en caóticos escenarios de muerte.

El éxito de La noche de las bestias dio pie a la elaboración de The Purge: Anarchy (James DeMonaco, 2014): una secuela que tuvo el acierto de incorporar a un duro protector, llamado Sergeant (Frank Grillo).

Semejante héroe de gestos pétreos repitió en The Purge: Election Year (James DeMonaco, 2016), un título que reflejó con mayor rotundidad el elemento de denuncia contra un sistema en profunda descomposición, que simplemente quedaba sugerido en las películas precedentes (The Forever Purge pretende ser la continuación de Election Year).

A partir de Election, la franquicia entró en un serio declive de interés; ya que la continua repetición del mismo esquema narrativo empezaba a mostrar su escasa capacidad de sorpresa. Un momento que Blumhouse Productions aprovechó para impulsar la adaptación televisiva de la entonces trilogía, en un serial que se mantuvo con un tibio seguimiento durante dos temporadas, avalado por su exhibición en la plataforma de Amazon Prime.

Transcurrido un tiempo prudencial, La Purga regresa a las carteleras con un capítulo distinto, y alejado del componente urbanístico que caracterizaba a la saga. Un ingrediente escenográfico que la asociaba indisolublemente con el agresivo sistema de unos Estados Unidos rendidos a la violencia y el descontrol, desarrollado en los corazones más visibles de la nación de las barras y estrellas.

La Purga
La Purga: Infinita modifica elementos sustanciales de la franquicia

Según lo expuesto, La Purga: Infinita huye de las grandes ciudades, para concentrar la acción en un rancho texano, donde la persecución está propiciada por un grupo de delincuentes relacionados con el narcotráfico. De esta manera, la quinta parte es una ingeniosa mixtura entre The Mexican, sin mariachis; Abierto hasta el amanecer, sin vampiros; y Deliverance, sin cazadores únicamente obsesionados por agredir sexualmente a sus potenciales víctimas.

LA PURGA VULNERA SU GPS ACTIVO

Mucho más cómodo en las extensiones de Nuevo México y en los desérticos paisajes de Texas, Everardo Gout ubica la historia en un rancho con forma de cárcel, al que acude una pareja que escapa de un peligroso cártel del narcotráfico. Sin saberlo, los prófugos acaban atrapados en una región dada a las matanzas generalizadas, y ellos son los objetivos de las numerosas bandas que acampan por los alrededores. Unas organizaciones criminales que se acogen a las leyes inexistentes de una Purga absoluta y destructora.

Según el propio Gout, las ligeras normas que parecían existir en los anteriores filmes ahora han dejado de tener vigencia, y cualquier cosa está permitida en el macabro juego de matar o morir. Una tesitura extremista que, a la postre, es la que ha ayudado a la supervivencia de la saga cinematográfica.

La Purga
La Purga goza de su propio lenguaje estilístico

Bajo un análisis simplista, podría parecer que La Purga es un serial que únicamente aporta sangre y enfrentamientos cada vez más espectaculares. Una afirmación que es cierta, aunque igualmente habría que añadir el componente de terror psicológico y conceptual que transmite la franquicia título a título, con su cuidada puesta en escena y sus milimétricas e infernales coreografías.

Desde la película inaugural, el mayor temor se desencadena con los prolegómenos a la noche de los homicidios permitidos, con la necesidad por parte de los urbanitas de dejar las avenidas desoladas; y con el silencio medioambiental como único compañero del asfalto huérfano de paseos inocentes. Ahí es donde reside el mejor ADN de la saga, al que hay que incorporar las grotescas máscaras, tras las que se ocultan los inquietantes y anónimos asesinos.

Unos preparativos que Gout tiene la oportunidad de potenciar en las soleadas atmósferas de Texas, con el apoyo del heterogéneo elenco interpretativo, en el que destaca la presencia de Ana de la Reguera (Narcos); Tenoch Huerta (Vacaciones en el infierno); Josh Lucas (Camino a la gloria); y Will Patton (La trampa), entre otros. No obstante, se echará de menos la participación del icónico Frank Grillo.

Nota: La Purga: Infinita tiene previsto su estreno en España a partir del próximo 16 de julio.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language