Jackson Browne no pierde el toque

El cantautor nacido en Alemania, aunque de ascendencia profesional angelina, acaba de editar "Downhill From Everywhere" (Inside Recordings): un brillante álbum de tradición entre folk y rock, que el legendario compositor de "Take It Easy" arropa con un puñado de letras comprometidas y reflexivas.

37
Jackson Browne
Jackson Browne desborda en el álbum sus miedos a la destrucción del planeta

Jackson Browne horneó Downhill From Everywhere en un momento muy especial de su existencia, justo cuando su primer nieto llegó al mundo.

El mítico autor de Stay y Lawyers in Love estaba durante esos meses dando forma a un puñado de canciones valientes y aguerridas, en las que intentaba dejar claro que el ser humano difícilmente iba a salir mejor tras la pandemia planetaria del coronavirus; y que el punto de no retorno en que se encuentra el medio ambiente es uno de los temas más candentes en el agitado y confuso futuro de la llamada Madre Gaia. No en vano, Clyde Jackson Browne lleva desde sus años de juventud peleando contra las diferentes administraciones estadounidenses, para que se impliquen en la lucha efectiva contra el cambio climático. Un asunto que adquirió tintes trágicos con el gobierno de Donald Trump, y sus ataques a los protocolos  internacionales de emergencia medioambiental y de reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera.

Todos esas inquietudes se hicieron presentes en la mente del trovador nacido en Heidelberg, aunque criado en Estados Unidos, mientras pergeñaba su decimoquinto álbum de estudio: una obra ilustrativa y elocuente, que lleva el claro e intencional título de Downhill From Everywhere (en español sería algo así como De mal en peor). De esta manera, el mensaje común a los diez cortes de los que consta este inspirado disco se perfila como un sutil e imaginativo conglomerado de alusiones a la actitud irresponsable de la sociedad, frente a un abismo para el que ya no existen escapatorias posibles, o placebos medianamente apaciguadores.

Jackson Browne
Jackson Browne se encuentra de gira por Estados Unidos, junto a su compañero James Taylor

No obstante, el pesimismo existencial que se podría intuir a simple vista con los argumentos tratados por JB no se hace patente en el curso lírico de Downhill From Everywhere; sino que cede su influjo a un dulce e hipnótico aroma folk, nutrido por un rock de carretera elitista, bien orquestado y sinuoso. Una fórmula que Browne utiliza para dotar de presencia estelar al componente de entretenimiento que se asocia con su música habitualmente estimulante, pese a que las estrofas estén ardiendo con denuncias apremiantes y necesarias.

JACKSON BROWNE TIENE LA PACIENCIA DE LOS MAESTROS

El autor de Take It Easy siempre ha poseído un toque especial, para diseñar sus universos de notas contagiosas. Una virtud que no ha perdido con las más de cinco décadas que lleva en la industria musical, y que le ha valido para ser considerado uno de los mejores cantautores provenientes de América del Norte.

Esa habilidad para desentrañar verdades escondidas, lubricada al calor de su impecable voz de barítono en voluntaria cadencia confesional, se convierte en una de las armas más efectivas de Downhill From Everywhere, donde JB despliega sus mejores artes para encandilar a los oyentes, con su canto enérgico y sensible. Un efecto que potencian las comprometidas guitarras de Greg Leisz y Val McCallum; el bajo de Bob Glaub; los teclados de Jeff Young; y la singular batería de Mauricio Lewak.

Jackson Browne
Jackson Browne no ha perdido inspiración con los años

A través de la decena de temas, el creador de Heidelberg consigue transmitir un inteligente juego de contrastes y de comportamientos variados. Un mosaico de actitudes extrañas y amenazantes, entre las que destaca el peligroso ascenso popular en USA de organizaciones como la Asociación Nacional del Rifle, o el viraje hacia la xenofobia y las consignas de extrema derecha del Partido Republicano. Cosmos de decadencia progresiva a nivel democrático y libertario, al que Browne incorpora elementos de esperanza; como la labor científica en la confección de corazones inteligentes, capaces de regenerar los errores de los defectuosos órganos humanos.

Búsquedas infructuosas por los procelosos caminos de la vida (Still Looking For Something); asunciones de la propia realidad (My Cleveland Heart); declaraciones de amor global (Love Is Love); estrofas destinadas a acercarse a la situación de los inmigrantes mexicanos (The Dreamer); denuncias aceradas de la escalada de violencia institucional que ha experimentado la nación de las barras y estrellas en los últimos años (Until Justice Is Real)… Las historias que conjuntan Downhill From Everywhere pintan un paisaje tenebroso y desconcertante. Un óleo repleto, no obstante, de luminosidad interpretativa, que Jackson Browne concluye con una rumba de ritmos mixtos, titulada A Song For Barcelona (una oda que viene a agrandar la vigencia cultural de una ciudad que inspiró también a Freddie Mercury y a Allan Parsons Project, entre otros).

El resultado de tales aventuras melódicas es una obra de atrayentes partituras y letras inspiradas, que reflejan la grandeza de un cantautor que quiere seguir agrandando su huella en el folk/rock de la era contemporánea.

Más información en

https://www.insiderecordings.com/

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language