Crowded House no viran

La banda de Melbourne presenta "Dreamers Are Waiting" (Universal Music): un disco plagado de melodías amables, que Neil Finn y sus colegas diseñaron durante la difícil época del confinamiento.

37
Crowded House
Crowded House regresan con su clásico estilo de pop melódico

Crowded House no necesitan arriesgar en sus diferentes propuestas musicales, para conseguir trabajos unitarios y coherentes, avalados por un puñado de canciones concebidas desde la atalaya de los hits señeros y multitudinarios.

En el repertorio del grupo de Melbourne no existen grietas ni extrañezas autorales, como tampoco hay rastro de delirios por redefinir su ADN sonoro con experimentos ilusorios; regla que el quinteto isleño ha mantenido inalterable a lo largo de sus más de tres décadas de currículo compartido.

Una determinación artística que lleva el sello del neozelandés Neil Finn y del australiano Nick Seymour: los dos pilares de la banda que ha hecho cantar a miles de personas, con temas tan recordados como Weather With You y Don’t Dream Is Over.

Tras once años sin pisar los estudios de grabación, Crowded House han escogido el difícil y confuso 2021 para volver a los escenarios, con el singular Dreamers Are Waiting (Universal Music): una voluntaria recuperación de las sintonías características defendidas por una formación que, en sus presupuestos, parece repetir la exitosa fórmula de legendarios grupos oceánicos, como los románticos Air Supply.

Semejante mensaje, centrado en asegurar la naturaleza que les llevó a lo más alto de las listas en las décadas de los ochenta y los noventa, lubrica las líricas de los doce cortes, de los que consta el séptimo álbum de estudio de CrH. Una obra que simplemente tiene el propósito de entretener y divertir, sin caer en nostalgias sombrías y psicodélicas, o desvíos rocambolescos e innecesarios.

Crowded House
Crowded House tienen previsto visitar Europa en 2022

Esto hace que las nuevas tonadas de Neil Finn, Nick Seymour, Mitchell Froom, Liam Finn y Elroy Finn (estos dos últimos, hijos de Neil) no se distingan claramente de las que conforman la historia más laureada de los de Nueva Gales del Sur. Algo que favorecerá la inclusión de las songs inéditas en los conciertos que tienen previsto ofrecer, dentro de su esperado To The Island Tour (gira que llegará a España en 2022).

CROWDED HOUSE SIGUEN AMUEBLANDO SU CASA MULTITUDINARIA

Una de las características esenciales de Crowded House -y que mantienen desde sus inicios en el ya lejano 1985– estriba en la intención de crear un repertorio carente de exclusiones, altamente transversal en gustos y estilos. A tal efecto, Neil Finn tomó la acertada decisión de inscribir su propuesta musical en el pop melódico, regado con algunas pizcas de rock amable y aglutinador. De esta manera, las letras sobre desengaños amorosos y separaciones obligadas se convirtieron en las auténticas protagonistas de su extenso cancionero, cual dardos capaces de acertar en la parte subliminal de todo ser humano con un mínimo de sensibilidad existencial.

Esta apuesta clara y diáfana por la armonía a toda costa se percibe con fuerza en el curso narrativo y orquestal de Dreamers Are Waiting: un disco sin alteraciones del ánimo, que consigue transportar a los oyentes a edenes de colores envolventes, siempre acompañados por los agradables trinos de un Finn edulcorado y convincente a nivel interpretativo.

Crowded House
Dreamers Are Waiting no decepcionará a los fans de Crowded House

Fruto de los planes descritos, el quinteto de Melbourne abre el CD con el esperanzador Bad Times Good: un corte que extiende metafóricamente su relato a los malos momentos desencadenados por la pandemia del coronavirus, y tras los que es posible -según el grupo- percibir algo de luz al final del túnel.

Tras esta balada de atmósfera hipnótica, el resto de composiciones redundan en la construcción de un universo onírico (parecido al que decora la portada del disco), en el que es posible asomarse a los abismos atenuados de una normalidad desconocida (Playing With Fire), a la vez de regocijarse en paraísos geográficos (To The Island) o sentimentales (Whatever You Want).

A tenor de la docena de songs surgidas de la mente de Neil Finn, tal vez se cumpla el lema de Start of Something (el track 9 de Dreamers Are Waiting); y Crowded House sigan en el candelero con fórmulas nuevas o antiguas, destinadas a nutrir la longevidad de su pop/rock multitudinario y generoso en buenos modales artísticos. Algo deseable, ya que el quinteto de Melbourne siempre aporta cromatismo y cordialidad sonora.

Más información en

https://www.universalmusic.es

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language