Alex Michaelides acierta de nuevo

El autor chipriota de "La paciente silenciosa" regresa con una obra anclada en el misterio clásico heredado de Agatha Christie, cuyo título es "Las doncellas" (Editorial Alfaguara): una narración con marchamo de best-seller, que confirma la buena estrella de este experto en el subgénero del thriller psicológico.

14
Alex Michaelides
Alex Michaelides despliega en “Las doncellas” su pasión por los escenarios de Cambridge

Alex Michaelides posee una serie de virtudes singulares, que le coronan como excepcional candidato para vender miles de ejemplares de sus textos. Entre semejantes dones creativos, destaca el dominio que el isleño ha desarrollado con respecto a los intereses de sus potenciales lectores: una legión de amantes de los suspenses de aroma clásico, al estilo de los elaborados por Agatha Christie; a los que ofrece laberínticas tramas de asesinatos truculentos, nutridas por escenarios elegantes e inspiradores.

El pasado de Michaelides como estudiante en la Universidad de Cambridge ha aportado al escritor emergente un cierto poso de intelectualidad, que el creador sabe atenuar con un mediado gusto por la violencia como componente dramático, afianzado tras sus experiencias como guionista cinematográfico (Michaelides firmó los libretos de The Devil You Know y Un robo inesperado). Currículo profesional que acerca sus narraciones a la fórmula utilizada por los creadores de la serie Endevour, en el empeño común de orquestar asesinatos cruentos, perpetrados en selectos ámbitos del conocimiento.

Este díptico, conformado por crímenes y universidad, es precisamente el que da sentido al argumento de Las doncellas (Editorial Alfaguara): la esperada segunda novela del chipriota, después del éxito de La paciente silenciosa (el libro con que debutó en 2019, y cuyos derechos de adaptación cinematográfica han sido adquiridos por Plan B, la compañía de Brad Pitt).

Alex Michaelides
Alex Michaelides descubrió a Agatha Christie cuando era niño

Michaelides aseguró que La paciente silenciosa surgió de un sutil juego entre Agatha Christie y Eurípides. Una afirmación que, trasladada al contexto en que se desarrolla su segunda creación impresa, goza de similar validez en su nuevo trabajo; aunque ahora los términos están circunscritos a los cortacircuitos generados por la interacción entre modernidad y supersticiones ancestrales. Un camino que ya utilizó, por ejemplo, el magistral John Fowles, en El mago.

ALEX MICHAELIDES PRESENTA UN SEMINARIO HOMICIDA

Un recurso a lo Alfred Hitchcock se sitúa como el motor iniciático de la trama de Las doncellas. Como si se tratara de un macguffin literario, Michaelides arranca con la tragedia sufrida por Mariana (la protagonista de la historia). Según el texto, la mujer acaba de padecer la muerte inesperada del hombre al que ama, por lo que se encuentra sumida en un abismo de tristeza.

El drama experimentado por Mariana lleva a la terapeuta a trasladarse a Londres, para intentar recomponer los pedazos de su existencia. Allí, en la urbe del Támesis, la especialista en el comportamiento humano recibe la llamada de su única sobrina, quien le comunica que una amiga suya ha sido brutalmente asesinada, en las inmediaciones de la residencia de estudiantes de la Universidad de Cambridge, donde ambas cursan su licenciatura.

Preocupada por el hecho, Mariana viaja al campus, para investigar el caso. Y, nada más tomar contacto con el sitio, conoce al extraño profesor Fosca: un experto en Filología Clásica, que dirige un seminario de alumnas aventajadas social y económicamente. Grupo que porta el siniestro nombre de Las doncellas.

Alex Michaelides
Alex Michaelides suele utilizar un lenguaje directo, con descripciones descarnadas

La situación se complica, cuando algunas de Las doncellas aparecen muertas de manera salvaje, con los ojos arrancados y una piña entre las manos. Unos signos que revelan la existencia de algún macabro ritual.

Esoterismo y engranaje detectivesco, estos ingredientes son los que lubrican cada una de las páginas de esta espectral y entretenida obra, que mantiene el interés hasta el desenlace final (siempre in crescendo). Un argumento que no desentonaría entre los films producidos por la vetusta e inolvidable Hammer Productions.

Más información en

https://www.penguinlibros.com/es/11579-alfaguara

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language