Miguel Ríos se pasa al blues

El legendario pionero del rock eléctrico en España exhibe su vena acústica y confesional, en "Un largo tiempo" (Altafonte/PROMUSICA,S,L. & Hook Ediciones Musicales): un emotivo disco compuesto por diez temas, en el que el músico granadino analiza la realidad desde el punto de vista generacional.

82
Miguel Ríos
Miguel Ríos diseña una obra personal y emocionante

Miguel Ríos nunca confió demasiado en una retirada o jubilación absoluta, cuando anunció sutilmente el abandono de su actividad artística en 2009. En sus declaraciones de ese tiempo, el músico granadino siempre dejaba caer la posibilidad de un regreso a los escenarios, sobre todo si algo le motivaba lo suficiente como para agarrar nuevamente un micrófono.

Esa chispa de inspiración llegó con el confinamiento de la pasada primavera: época de luto colectivo y planetario. Un triste y dramático espectáculo de muertes multitudinarias, provocadas por la expansión del coronavirus, y por la incapacidad material para parar una pandemia que se ha llevado millones de vidas. Una enfermedad altamente contagiosa, que aún amenaza seriamente con destruir el mundo y la normalidad social, tal cual los hemos conocido.

Fruto de semejantes días de oscuridad e incertidumbre, de zozobra moral y rabia contenida, surgió el tema La estirpe de Caín: una de las más demoledoras y sorprendentes composiciones de Miguel Ríos, en la que narra sus sentimientos ante la Covid-19. Una lírica sombría y acerada, que se convirtió en uno de los pilares básicos de Un largo tiempo (Altafonte Music/ PROMUSICA, S.L. & Hook Ediciones Musicales).

Con este buque insignia de faz telúrica, y sin mayor interés que el de virar en su tónica habitual, Miguel Ríos echa mano de sus propias experiencias, para elaborar una especie de diario sonoro vertiginoso y dramatizado, cargado de sensaciones diversas. Un figurado cuaderno de bitácora, en el que el roquero andaluz exalta la singular sintonía que le transmite haber alcanzado los setenta y seis años de edad.

Miguel Ríos
Miguel Ríos deja volar su imaginación, en “Un largo tiempo”

Junto a Jose Nortes (autor de la parte melódica del álbum), Luis Prado y Edu Ortega (The Black Betty Trio), Mike R. desgrana una decena de cortes de alta ejecución estilística. Un repertorio donde igualmente goza de notable protagonismo la atmósfera épica, que transmiten los versos rotos del autor de Todo a pulmón: entonados por la voz enérgica y profunda de este mítico artista de amplio recorrido.

MIGUEL RÍOS SE LANZA A LA AVENTURA EN ACÚSTICO

Año veinte del tercer milenio/ Una pandemia confinó a la humanidad/ Las costuras del sistema/ Muestran su fragilidad/ No es la catástrofe, o su ensayo general/ Mes de abril, creció el desasosiego/ La primavera se estrelló en un hospital/ En la sociedad del riesgo/ Triunfa la desigualdad/ Los héroes cotidianos quieren respirar…” Estas frases, congeladas en la letra de La estirpe de Caín y apuntadas como sables a la conciencia del oyente, esculpen el espíritu rebelde de Un largo tiempo. Una manera de reaccionar frente a la realidad distópica de la actualidad, que Miguel Ríos y The Black Betty Trío riegan con unas gotas blues añejo y un chupito de swing soleado, alambicados en las rugosas carreteras de los currículos sulfurosos.

Resulta interesante comparar esta visión del 2020, incluida en La estripe de Caín, con la esgrimida por MR en los albores del siglo XXI, en Llega el año 2000; donde la incertidumbre y las esperanzas de un rock atronador marcaban el ritmo cromático de un futuro que se atisbaba prometedor y apasionante.

Miguel Ríos
Miguel Ríos ha reducido voluntariamente el número de instrumentos, en “Un largo tiempo”

Sin embargo, y pese a los lances más dolorosos, Un largo tiempo también deja margen para entonar confesiones de distinto signo y naturaleza a las esgrimidas en La estirpe de Caín; y que ilustran el drama vital que supone el hecho de quemar un número determinado de décadas existenciales.

Viajes memorísticos de los inicios de Ríos en las ondas (Memphis-Granada), alusiones a la ironía de interpretar un papel deslustrado en la comedia humana (Que salgan los clowns, según la letra original de Stephen Sondheim, y con Frank Sinatra en la mente), reivindicaciones de veteranía (El blues de la tercera edad), contratos fáusticos (Cruce de caminos), o accesos salvajes a lo Far West (A Contra Ley). Semejantes piezas contribuyen a potenciar la fuerza escénica de este álbum personal y desnudo, que enfatiza el talento de un creador que todavía tiene mucho que ofrecer.

Nota: Miguel Ríos y The Black Betty Trío ofrecerán un concierto en Las Noches del Botánico de Madrid, el próximo 4 de julio.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language