Marvin Gaye, por Julien Temple

El director de "Absolute Beginners" recurre a la agitada vida del compositor de "What's Going On", para narrar los últimos años de vida del Príncipe del Soul, en el biopic titulado "Sexual Healing".

12
Marvin Gaye
El actor Jesse L. Martin (en la imagen) es el encargado de meterse en la depresiva psique de Marvin Gaye

Marvin Gaye fue una estrella fulgurante y exitosa de la música soul, pese a que su vida privada estaba presidida por los abismos insondables de las drogas duras, y por la depresión profunda que le ocasionaban sus numerosas adicciones.

Muerto a solo un día de cumplir cuarenta y cinco años, por causa de dos disparos de bala provocados por su propio padre, el llamado Príncipe del Soul (uno de los talentos más importantes del legendario sello de la Motown) enlazó una serie de hits inolvidables a lo largo de su brillante e imparable carrera artística, lo que le convirtió en uno de los creadores de ritmos insinuantes e inspiradores con más seguidores en el mundo.

El británico Julien Temple (un hombre que ha construido su filmografía a través de su relación como documentalista con bandas del tirón legendario de The Sex Pistols y The Clash) recupera la agitada existencia del maestro del r&b, y líder del blaxploitation sonoro; en un esperado y singular biopic, titulado Sexual Healing (justo como la canción adscrita al r&b, compuesta por Gaye en 1982, y que le valió un premio Grammy). Una película que recoge los últimos años en la vida del artista nacido en Washington D.C., cuando este huyó de Estados Unidos, para buscar cobijo en Europa.

Marvin Gaye
La película de Julien Temple se centra en el momento en que Marvin Gaye lanzó la canción “Sexual Healing”

Matthew Broughton (Gente de barrio) y Marvin Williams (The Wrath) componen un guion fiel a la montaña rusa de emociones y cambios de humor que experimentó el cantante de Ain’t No Mountain High Enough en la primera mitad de la década de los ochenta; justo cuando intentaba -sin fortuna- superar su adicción a la cocaína, mientras veía cómo su mundo se diluía en los laberintos burocráticos de supuestas y delictivas evasiones fiscales.

MARVIN GAYE SIGUE LA ESTELA DE OTROS MAESTROS DE LA MÚSICA POPULAR

Julien Temple aprovecha la veta abonada por Hollywood, consistente en elaborar encendidos y emotivos biopics, sobre conocidos iconos de la música popular.

Judy (la película relativa al declive de Judy Garland, grabada por Rupert Gold, en 2019); Bohemian Rapsody (la oscarizada obra de Bryan Singer y Dexter Fletcher, sobre la figura de Freddie Mercury); Rocketman (la neurótica aproximación de Dexter Fletcher, al universo multicolor de Elton John); Los Estados Unidos contra Billie Holyday (la estremecedora movie dirigida Lee Daniels relativa a los problemas de Lady Day)… Los largometrajes sobre las azarosas y normalmente autodestructivas existencias de muchos de los grandes nombres de las melodías del siglo XX han reunido a millones de espectadores en las salas de proyección durante el último lustro, revitalizando un subgénero que basa parte de su pegada en la selección de los temas que suenan acompañando a las imágenes, y que han sido previamente coreados por generaciones enteras de devotos seguidores y oyentes.

Tales vitaminas egnlobadas en el fenómeno fan animan a Temple a refrescar la brillante obra de Marvin Gaye, y a edificar Sexual Healing sobre el trascendental momento en que el Príncipe del Soul abandonó la Motown (1981), para comenzar un fructífero periodo en Europa (el artista concibió Sexual Healing en el pueblo de Moere, en la región belga del Flandes Occidental), acogido por el sello de Columbia Records (compañía con la que editó el sorprendente álbum Midnight Love).

Marvin Gaye
Marvin Gaye no sabía que iba a morir solo dos años después del lanzamiento oficial de “Sexual Healing”

Jesse L. Martin (The Flash) se introduce en el portentoso arsenal de notas encendidas e inspiradoras que albergaba Gaye en su cabeza, para intentar captar la faz sombría y oscura de un creador perseguido por su ansiedad de escapar a los destinos abruptos e infalibles.

Según las biografías publicadas sobre Marvin Gaye, la existencia del músico de r&b nunca volvió a ser la misma, desde la prematura muerte de su compañera Tammi Terrell (ocurrida en 1970); y la ausencia de esta hundió a MG de manera definitiva en el infierno de las drogas, y de las deserciones psicodélicas que estas sustancias le auguraban. Asunto que aborda Sexual Healing.

Al final, y tras tocar fondo en el Viejo Continente, el admirador confeso del también malogrado Sam Cooke regresó a su país natal, para acabar siendo abatido con un arma de fuego a manos de su propio padre, cuando ambos mantenían una fuerte discusión en el domicilio familiar. Un doloroso the end, que acabó con la ascendente carrera de uno de los músicos de soul más importantes de la historia.

La oportunidad de introducirse ficticiamente en Marvin Gaye supone un auténtico reto interpretativo para el virginiano Jesse L. Martin, quien podría afianzar su currículo en el universo del séptimo arte; en caso de caracterizar a un ídolo de carne y hueso: verosímil y cercano.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language