Suzi Quatro revienta la guitarra

La mítica cantautora de Detroit, pionera en liderar atronadores hits roqueros desde principios de los setenta, regresa a la actualidad musical con "The Devil in Me" (Steamhammer Records): un efervescente trabajo, en el que la legendaria vocalista de "48 Crash" refresca sus esencias artísticas más recordadas.

11
Suzi Quatro
Suzi Quatro demuestra que su estilo musical se encuentra en perfecto estado de forma, con “The Devil in Me”

Suzi Quatro es una figura del rock que jamás ha pretendido ser otra cosa que ella misma. Una realidad que bien puede resumir la carrera de la estadounidense en los escenarios y la industria musical, y que queda patente en los doce temas que componen The Devil in Me (Steamhammer Records): el último disco de la cantante de Detroit, en el que exhibe su inigualable espíritu guerrero, a base de riffs incendiarios y acordes rotos por su garganta de acero.

La intérprete de Can the Can une su talento al de su hijo Richard Leonard, para diseñar una obra que ofrece sinceridad y desafío constantes: sensaciones embutidas en una docena de cortes vertiginosos, en los que Suzi marca los tiempos con su singular manera de entonar las notas, unas veces dominada por un blues sediento de emociones diversas, y otras por una necesidad perentoria de desencadenar su vena salvaje.

Sin ganas de modificar ni un ápice su legado musical, Susan Kay Quatro concibe este álbum como un regreso en clave de reafirmación personal; en el que admite errores del pasado, pero sigue adelante sin renunciar a las huellas de su pretérito como creadora de tonadas sulfúricas, con las que enganchó a miles de jóvenes en la era setentera del glam rock.

Suzi Quatro
En 2019, el cineasta Liam Firmager ayudó a recuperar la carrera de Suzi Quatro, con un brillante documental sobre la vida de la cantante de “Devil Gate Drive”

No soy una heroína, esto marca mi alma/ He cometido errores, he caído en el hoyo negro…“. Estas palabras inician el curso melódico de The Devil in Me, con el corte titulado como el disco. Toda una declaración de intenciones por parte de una estrella de los escenarios que no piensa en rendiciones, y que mantiene viva la fuerza que desataba hace cerca de cincuenta años, cuando destrozaba las cuerdas de su bajo eléctrico, encapsulada en ajustados monos encuerados.

SUZI QUATRO SIGUE CON SU ACTITUD REVOLUCIONARIA

Cuando Suzi Quatro comenzó su asalto a los púlpitos estilizados del rock sudoroso y épico, el referente de la natural de Detroit era el de Janis Joplin, y poco más. La valiente muchacha de mirada retadora y pelo a trasquilones quería hacer del glam guitarrero un lugar donde las mujeres gozaran de la misma consideración que sus colegas masculinos. Una senda plagada de obstáculos, que Suzi transitó con determinación, mientras jalonaba su aventura con pelotazos en las ondas en formato de vinilo, que revolucionaron la industria de principios de los años setenta.

Precursora de Chrissie Hynde y Deborah Harry, Suzi Q era el espejo en el que se veían reflejadas muchas adolescentes de la época de los pantalones campana, las cuales no querían malgastar sus aspiraciones creativas con ser simples groupies, y aspiraban a conseguir una distinción artística similar a la que disfrutaban ídolos como David Bowie, Gary Glitter o Eric Clapton. Esto marcó a fuego cada uno de los triunfos de la entonces veinteañera Susan Kay Quatro, y elevó a la pequeña cantante de la urbe de la Motown a un plano casi legendario, a la vez de sumamente estimulante.

Suzi Quatro
Suzi Quatro brilla con especial intensidad , a través de temas como “Isolation Blues” y “Get Outta Jail”

Tras casi diez lustros desde aquellas gestas de postureo outsider, Suzi Quatro regresa con un disco que hunde sus raíces en el pasado de la coautora de Stumblin’ In (inolvidable tema, que compartió con Chris Norman), como si no hubieran caído las hojas de demasiados calendarios.

No obstante, y a pesar del componente memorístico, en The Devil in Me no existen momentos para la nostalgia, ni para las complacencias gratuitas; ya que las 12 trovas procuran reavivar el fuego que expandía la música de SQ en sus mejores tiempos de inspirado rock flamígero, blues aguardentoso, y godspell de naturaleza reivindicativa.

Bajo semejante prisma argumental, dentro de este significativo álbum resulta especialmente necesario prestar atención al sorprendente Isolation Blues, a la conmovedora balada I Sold My Soul Today, o al espiritual carcelario Get Outta Jail. Tres puntales líricos de un disco explosivo, seductor y eufórico.

Nota: Entre las colaboraciones que incluye The Devil in Me destaca la de Cherie Currie (antigua componente de The Runaways), en el track Betty Who?

Más información en

https://shop.steamhammer.de/

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language