Peter Grimes navega en Madrid

El Teatro Real consigue ultimar el estreno de la famosa ópera compuesta por Benjamin Britten, después de controlar un brote de covid. Ivor Bolton y Deborah Warner se hacen cargo de este esperado montaje, cuya primera función está programada para el próximo 19 de abril.

24
Peter Grimes
Peter Grimes es uno de los trabajos más intensos de Benjamin Britten

Peter Grimes es una creación distinta, personal, desgarradora y agresiva.

La historia autodestructiva del pescador nominado Peter Grimes parece un espejo de oleajes mortuorios y fatídicos, en el que se contemplan los miedos y las ansiedades, los secretos y las batallas pasionales, las angustias y los tramos oscuros de su autor, Benjamin Britten; el cual se sintió poseído por la fuerza que le transmitió el aparentemente bucólico y costumbrista poemario de George Crabble, titulado The Borough (1810). Allí, escondido entre los versos moralizantes y trágicos ideados por el rapsoda británico, había un sencillo poema sobre un marinero intrínsecamente malvado; un individuo monstruoso, en el que Britten atisbó la posibilidad de vestirle con la indumentaria de los protagonistas ambiguos, y con el tocado de los tipos sombríos.

Con la ayuda del libretista Montagu Slater, el compositor del no menos inmortal War Requiem concibió el armazón de Peter Grimes: una obra agreste y revolucionaria, en la que se pone en entredicho la moral de la mayoría, a la vez de verbalizar la crueldad de las masas. Un cuerpo narrativo en el que se percibe una cierta denuncia implícita, que habla de manera subliminal de la opresión que sentían los homosexuales en la década de los cuarenta: condición que Britten tuvo que ocultar, por temor a ser reprendido por las leyes vigentes en esos momentos, contra las parejas del mismo sexo.

Esa necesidad de cuestionar la sociedad puritana e inflexible de su tiempo, convertida en rabioso manifiesto sinfónico, dio origen a la inmanente atracción que despliegan los tres actos de Peter Grimes, cuyas notas y partituras volverán a sonar en el interior del Teatro Real de Madrid, a partir del próximo 19 de abril, y a lo largo de nueve funciones.

Peter Grimes
Benjamin Britten incluyó parte de sus sentimientos personales, en el libreto de “Peter Grimes”

El director musical Ivor Bolton y la directora de cine Deborah Warner (quien se hace cargo de la escenografía, en colaboración con Michael Levine) son los máximos responsables de esta visión asfixiante y contemporánea de una ópera que no oculta sus resonancias clásicas, y que reproduce el áspero ambiente de los pueblos pequeños, perdidos en la geografía de una Inglaterra gélida y marítima.

PETER GRIMES SIEMBRA LA ESCENA DE ACCIONES ENTRE EL BIEN Y EL MAL

Una de las características más enfatizadas en el curso dramático de Peter Grimes es la ambigüedad con que se desarrolla la trama, y que determina la evolución de los personajes.

En el arranque, el público asiste al juicio de un marinero arisco y dado a la violencia extrema, llamado Peter Grimes. El hombre está acusado de asesinar a su joven aprendiz, muerto de manera extraña. El pueblo pide a las autoridades un veredicto de culpabilidad, pero el juez pertinente declara que no hay indicios de que fuera realmente un crimen. Desde ese momento, existe una constante guerra entre Grimes y sus convecinos del ficticio paraje de Borough; una declaración de odio mutuo, que termina con la desaparición de otro ayudante del pescador, y que da pie a la electrizante pieza Him Who Despises Us We’ll Destroy (Destruiremos a quien nos desprecia).

Peter Grimes
Peter Grimes es una ópera en la que persiste una constante lucha interna

En ese contexto desatado y sanguinolento, Birtten no acepta la bondad absoluta y desinteresada, salvo en la persona de la maestra Ellen Orford, a la que Grimes maltrata y somete a su terrorífica crueldad.

El tenor británico Allan Clayton acude al Teatro Real para introducirse con solvencia en el orondo e impulsivo cuerpo de Peter Grimes; caracterización que le permite jugar con distintos tonos de voz, con los que intenta marcar los cambiantes estados anímicos por los que pasa un rol condenado a perder su existencia. A su lado, la versátil soprano sueca Maria Bengtsson se hace cargo de la parte de Ellen Orford: la faz serena y dulce del salvaje protagonista, quien al final sucumbe a su propia desidia.

Ambos lideran la trama oceánica y abismal de esta ópera polisémica, en la que cada canto suena como una declaración autodestructiva y espectral; y en la que adquieren tintes épicos las palabras y las notas esculpidas por Benjamin Britten y Montagu Slater.

Más información, entradas y horarios en

https://www.teatroreal.es

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language