Willie Nelson recuerda a Frankie

El legendario cantante country recupera once éxitos grabados anteriormente por Frank Sinatra, en el disco "That's Life" (Legacy Recordings): un álbum plagado de sensaciones extrañas, en el que es posible hallar atmósferas nostálgicas y pretéritas.

8
Willie Nelson
Willie Nelson concibe “That’s Life” como una continuación de “My Way”, su primer trabajo con canciones de Sinatra

Willie Nelson parece incombustible, como enganchado a una existencia donde la música ha sustituido al líquido sanguíneo.

Las cerca de seis décadas que el texano lleva sobre los escenarios le han permitido compartir experiencias y sesiones de grabación con algunos de los maestros del country, el blues y el jazz. Un recorrido intenso e inspirador, que ha fortalecido la carrera de este artista poliédrico, dotado de un sentido visionario y enriquecedor, con el que ha solapado algunas de sus flaquezas como cantante y compositor.

Con semejantes armas, el trovador de Abbott se ha mantenido en lo alto del estrellato en el selecto terreno del country, género que Willie Nelson ha sabido ampliar a hibridaciones con otros estilos más o menos cercanos. Experimentos que el creador norteamericano de melodías sencillas y contagiosas ha regado con notas procedentes del espiritualismo del godspell, del rock de asfalto agrietado y letras aguardentosas, del jazz emulsionado por sintonías pegadizas, del blues de raíces profundas, y del pop con texturas acomodaticias.

Si se atiende a la ecléctica carrera musical de WN, no resulta extraño que este funambulista de corcheas sinuosas se atreva ahora a rendir homenaje al titánico Frank “The Voice” Sinatra, con el singular álbum titulado That’s Life: un producto alejado del country clásico, que traduce las normas de los crooner a un lenguaje distinto del original, aunque igualmente atrayente.

Willie Nelson
Willie Nelson tiene previsto sacar un libro de reflexiones propias, titulado “Letters to America”

Atemperadas por la dicción nasal de Nelson, las letras que popularizó Frank Sinatra a mediados de los años cincuenta se visten con nuevos destellos de genialidad escondida, como si volvieran a nacer a través de los pentagramas y de los acordes precisos de las guitarras, las armónicas y los teclados.

Tal vez se eche de menos el deje inconfundible y atronador del que fuera pareja de la actriz Ava Gardner; pero la capacidad de Willie para entretener al personal con sus invenciones frente a inmortales líricas, como I’ve Got You Under My Skin, bien merece un momento de pausa y disfrute.

WILLIE NELSON LLEVA A SINATRA A SU TERRENO

Con la producción de Buddy Cannon y Matt Rollings, y la ayuda en las mezclas del fogueado Al Schmitt, Nelson escoge para That’s Life un puñado de temas del repertorio de Sinatra que le sirven para su particular lucimiento, e impiden que su apuesta quede por debajo de ambiciones desmesuradas.

El octogenario renovador del country añejo y terruño no se deja seducir por las trovas más esforzadas y pletóricas de The Voice, sino que se contenta con elaborar su personal interpretación de temas que sabe de antemano que no desentonan demasiado con sus registros vocales y melódicos.

De esta manera, el texano inicia su segundo tributo a Frankie (el primero llevó por título My Way, y lo editó en 2018) con el simpático Nice Work If You Can Get It, para luego reforzar su entrada en calor con las estimulantes interpretaciones de Just In Time y A Cottage For Sale. Todo para confluir en dos hits de impronta impecable, como I’ve Got You Under My Skin y You Make Me Feel So Young.

Willie Nelson
La portada de “That’s Life” está inspirada en “In The Wee Small Hours”, de Frank Sinatra

Uno tras otro, los cortes de That’s Life se suceden con un ritmo cadencioso y granítico, en el que el protagonismo de Willie Nelson permite acceder a las canciones sin miedo a sentirse fuera del universo propuesto por el polifacético artista estadounidense.

A sus ochenta y siete años, WN mantiene el nivel en alto a lo largo de los once tracks que nutren la obra, sin desviarse de los resultados convenidos hasta el corte final: el profético y existencialista Lonesome Road. Sin duda, una tonada especialmente adecuada para concluir este segundo homenaje, que el amigo de Johnny Cash y Dolly Parton dedica al eterno Frank Sinatra.

Más información en

https://www.legacyrecordings.com/

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language