Eloy Gayán: “Mi novela trata de reflexionar sobre cómo vivimos”

El escritor ovetense, profesor de Derecho en la Universidad de A Coruña, publica su segunda obra, después de "Las damas silenciosas". Un texto que entremezcla culturas, sentimientos, pasiones ancestrales y amores prohibidos; y cuyo título es "Un puente a Peulla" (Ediciones En Huida).

62
Eloy Gayán
Eloy Gayán presenta su segunda novela, titulada “Un puente a Peulla”/ Foto: Eloy Gayán

Eloy Gayán no tuvo que viajar al pueblo chileno de Peulla para imaginar sus lagos, su vegetación seductora, su culto al agua, y la idiosincrasia de un lugar de vaporosos contrastes y atmósferas retadoras e hipnóticas. Allí, entre colores tintados de verde y rocío y lluvias abundantes, la joven Aylin vive un amor sincero y peligroso, que la obliga a tomar decisiones trascendentales en el curso de su existencia de tierra y fuego, de piedra y madera, de cascada y sendero. Ella es la arteria principal de una obra que se acerca a la cultura de los mapuches, el pueblo precolombino que coexistió con el esplendor del imperio inca, y que en la actualidad lucha para no extinguirse por culpa del olvido y la marginación. “Pienso que no van a desaparecer; porque mantienen sus ideales. Son lo suficientemente valientes como para luchar por lo que creen. Estoy convencido de que seguirán existiendo“, afirma Gayán, convencido de que los herederos de los antiguos araucanos se resistirán al expolio de sus posesiones, y a la persecución de la que son objeto.

TLCM: ¿Qué te llevó a escribir una novela como Un puente a Peulla, tan cargada de simbolismo naturalista?

Eloy Gayán: Pues, mira. En principio no buscaba nada definido. Empecé a pensar que debía buscar una novela que que no fuera solo de entretenimiento, y acabar ahí. La historia de Un puente a Peulla es muy simple. Es la relación de dos hombres y una mujer, en la tierra de Peulla. El lugar fue una casualidad también, porque necesitaba encontrar un sitio poco transitado, un poco recóndito. Te confieso que no lo conozco personalmente, pero descubrí que existía este pueblo chileno… un poco aislado en el lago de Todos los Santos. Y bueno, a partir de ahí, empecé a tirar del hilo, y lo fui relacionando con la cultura de los mapuches: un tema que está un poco olvidado, y que incluso resulta desconocido para mucha gente en España. Y eso  fue todo. A partir de ahí, fue surgiendo y creciendo el libro.

TLCM: Resulta un poco sorprendente que los mapuches sean tan desconocidos en España, pese a tratarse de uno de los pueblos indígenas más numeroso en el Cono Sur…

Eloy Gayán: Sí, y que fue el único que hizo resistencia a los españoles, en la época de la conquista. Un tema que queda ya muy lejano, y la gente olvida. La gente tiene una memoria muy corta, y la historia de años atrás parece que se olvida. Imagínate que estamos hablando de unos cuatrocientos años hacia el pasado…

ELOY GAYÁN: “ME GUSTA QUE MIS NOVELAS TENGAN UN MENSAJE”

TLCM: A primera vista, llama la atención el cambio de registro respecto a tu anterior trabajo, Las damas silenciosas (Ediciones Carena, 2017), ¿existe ese viraje, o hay alguna conexión entre ambas obras?

Eloy Gayán: No, el registro es totalmente diferente. La conexión únicamente existe en que siempre trato de que mis novelas tengan un mensaje, que no se queden en algo vacío. Por ejemplo, Las damas silenciosas es la historia de una chica que se ve envuelta con una antepasada, que era una beguina: una de las beatas que poblaron Europa hace siglos, y que fueron perseguidas. Este tema interesó a la gente, que desconocía la existencia de las beguinas. Pero era diferente. Aquello era una historia familiar, con una intriga; y esto es una historia de amor, aunque eso sea solo el envoltorio. El argumento de Un puente a Peulla va mucho más allá, y el amor es el disfraz de lo que hay detrás.

TLCM: ¿Cuál dirías que es el verdadero leitmotiv de la novela?

Eloy Gayán: Es un conjunto de situaciones. Yo no sé si igual, llevado también por los tiempos que vivimos, en esta sociedad actual… Actualmente, veo que hay una profunda crisis de valores. Lo que hablo con mis alumnos de la universidad, lo que observo, es que se han perdido valores. No sé, veo una cierta deshumanización. Y eso tiene reflejo en la novela, a través del impedimento que tienen los mapuches actualmente. A pesar de que trata del amor, yo siempre digo que me refiero al amor en un sentido amplio: el amor a la familia, las amistades; y, en general, el amor a la vida. Es un concepto amplio. Creo que la novela va sobre eso, sobre reflexionar sobre cómo vivimos. Esa es un poco la idea.

Eloy Gayán
Un puente a Peulla reflexiona sobre la situación del pueblo mapuche

TLCM: Has mencionado el amor a la familia, algo que es muy valorado en la cultura mapuche…

Eloy Gayán: Sí, los mapuches tienen un concepto muy enraizado en la cultura de la familia. A la vez, también tienen muy arraigado el respeto a la naturaleza, que está muy presente en los personajes. Creo que nosotros no respetamos la naturaleza como deberíamos hacerlo. Pienso que nos olvidamos de dónde estamos, y lo que le debemos. Por eso pretendía enlazar con esta idea, y recobrar ese respeto al medio ambiente. Quien respeta la naturaleza, respeta todo. Y pienso que es muy importante. Ahí reside parte de la idea central del libro.

TLCM: Quizá, la dicotomía existente entre el mundo de los mapuches y la apertura a la cultura proveniente de España esté personificada en Aylin, la protagonista femenina…

Eloy Gayán: Sí. Ella tiene unas raíces muy marcadas. Tiene un padre que es misógino, que tiene una historia detrás que no puedo desvelar, y le cuesta trabajo romper con ese pasado de su padre. Luego, ella también representa una intensa lucha de reivindicación, que hay que hacer para romper con vínculos que no desea mantener. No trata de romper con la cultura mapuche, porque ella la respeta; pero es una persona abierta.

TLCM: Tras décadas de persecución y ostracismo, ¿cómo ves a los mapuches en la actualidad? 

Eloy Gayán: Si profundizas un poco, con todas las luchas actuales, los mapuches tienen todo el tema de reivindicación cultural y étnica muy activo. No lo han olvidado. Tuvieron  unos doscientos años, desde que firmaron los parlamentos de paz con los españoles, en los que vivieron una temporada pacífica. Eso hasta que vino la independencia de España, que fue cuando tuvieron mayores problemas. Fue con la República de Chile con quien tuvieron sus mayores conflictos, que los mantienen hoy en día. Es una historia para leer y profundizar, ya que te envuelve.

“DE LOS MAPUCHES ME LLAMA LA ATENCIÓN SU CONSTANCIA Y SU LUCHA”

TLCM: ¿Esa situación angustiosa e incluso racista contra los mapuches tiene visos de cambiar?

Eloy Gayán: Creo que cada vez, tanto Chile como Argentina tienen que ir admitiendo la verdad. Un dato importante puede ser que le hayan dado el Premio Nacional de Literatura Chilena a un poeta mapuche, llamado Elicura Chihuailaf. Eso debe decir algo. Es algo importante.

TLCM: ¿Qué es lo que más te llamó la atención de los mapuches, mientras escribías Un puente a Peulla? ¿Fue complicado encontrar documentación al respecto?

Eloy Gayán: Pues, lo que más me llamó la atención fue la constancia y la lucha por lo que ellos creen que les corresponde. Los mapuches nunca han claudicado, y siguen luchando por lo que creen. El amor por la naturaleza es esencial, en este sentido. De todas maneras, la novela toca colateralmente el asunto del pueblo mapuche, pero no es el centro del argumento. Es como el apoyo para reconducir todo el engranaje de los valores, de los que te hablaba antes. Los valores no tienen fronteras, algo que ellos reivindican. Y, con respecto a la documentación, pues la llevé a cabo a base de leer. Una cosa te lleva a la otra, y al final te nutres un poco de todo.

Eloy Gayán
“Las damas silenciosas” fue la primera novela de Eloy Gayán

TLCM: Uno de los aspectos más comentados respecto a tu segunda novela es el estilo utilizado. ¿Cómo escogiste un método de narración tan poco habitual?

Eloy Gayán: No tengo un método concreto. Yo voy escribiendo, y me pasa un poco lo mismo que cuando escribo un libro de Derecho, o los artículos que tengo escritos. Llega un momento en que, cuando estás acostumbrado a escribir y te corriges ti mismo, te das cuenta de cuándo las palabras confluyen o no, cuándo tienen sonoridad o no. Es como si fuera una composición musical, y te dieras cuenta de si falla algo. A base de hacerlo así, vas uniendo las palabras, que tampoco son muy rebuscadas en esta novela. Es como dar música a las letras. Algunas personas que la han leído dicen que les transmite tranquilidad, que es un poco como poesía. Eso, al final, pienso que mana del tema de los valores y de la cultura que te comentaba antes. Todo eso surgió de forma inesperada, aunque también era un poco pretendido.

TLCM: ¿Te resultó útil la incorporación al texto de palabras procedentes del mapudungun, el idioma mapuche?

Eloy Gayán: De hecho, fue una mezcla. Y en la novela hay una serie de vocablos que pienso que son claves, y que marcan un poco el hilo. La novela, al final y sin darme cuenta, viene a ser como un epeo. Un epeo es una narración oral de los mapuches. La novela no es oral, pero es en primera persona, y no tiene diálogos.

TLCM: ¿Por qué prescindiste de los diálogos? 

Eloy Gayán: Porque me di cuenta de que, con los diálogos, la novela perdía fluidez. Para conseguir la sensibilidad que buscaba, con los diálogos no me llegaba. Busqué esa primera persona, y salió el estilo.

“EN NUESTRA SOCIEDAD EXISTE MUCHO EGOÍSMO Y FALTA HUMANIDAD”

TLCM: ¿Fue difícil escribir sobre un lugar en el que nunca habías estado?

Eloy Gayán: La mayoría de personas que lean el libro, no creo que conozcan Peulla tampoco. Me imaginé el escenario a través de descripciones, lecturas, vídeos, fotografías de personas de la zona, también hablé con algunos de los habitantes… Al final, gente que incluso estuvo allí me dijo que había conseguido reproducir un poco el paisaje y el ambiente de Peulla. Es un entorno que es precioso, muy tranquilo y que invita a la reflexión. Eso es precisamente lo que necesitamos hoy día: reflexionar.

TLCM: Por tus palabras, todo parece conducir a ese respeto a la naturaleza, que se erige como uno de los temas principales de Un puente a Peulla, ¿crees que el comportamiento del ser humano con respecto al medio ambiente puede ser el culpable de pandemias como la del coronavirus?

Eloy Gayán: Pienso que la pandemia se acabaría más rápidamente si hubiera más solidaridad. Hay que saber denunciar algunas cosas, como la falta humanidad. Si todos pusiéramos un poco de nuestra parte, estoy seguro de que acabaríamos antes con la pandemia. Hay mucho egoísmo en la sociedad. Esto me reconcome…

TLCM: ¿Porqué escogiste un triángulo amoroso para desencadenar la trama de la novela?

Eloy Gayán: El triángulo amoroso fue surgiendo. Al principio era una pareja; y, según fui dándole vueltas, apareció una tercera persona. A una de esas personas, la propia naturaleza le hace darse cuenta de su propia realidad, de su propia identidad sexual. Va descubriendo cosas; y, bueno, al final quedan esos tres personajes, que encajan bien.

TLCM: ¿Has tenido noticias de algún mapuche que haya leído el libro?

Eloy Gayán: Me gustaría; pero todavía, no. Me gustaría poder llegar a saber su opinión. Pese a que el tema de los mapuches está muy velado en el texto, pienso que es un apunte para que tengamos constancia de su existencia. Me llamó también la atención que los amigos y gente cercana con la que hablaba no sabían quiénes eran los mapuches. Y eso que eran personas preparadas. Aquí, la gente no suele conocer a los mapuches, y eso me ayudó a seguir en el empeño de hacer la novela. Eso me animó a seguir…

Eloy Gayán
Eloy Gayán confiesa que uno de los temas principales del libro es el respecto a la naturaleza

TLCM: ¿Cómo te gustaría que los lectores percibieran el libro? ¿Qué te gustaría que sacaran de sus páginas?

Eloy Gayán: Me gustaría que les sirviese de reflexión, y que tuvieran en cuenta que la convivencia y el diálogo son la base de la existencia. Es esencial convivir y dialogar. Creo que hemos perdido la capacidad de diálogo en la sociedad actual, a todos los niveles. Esa es la base del futuro, del progreso y del éxito.

TLCM: ¿Tienes ya algún proyecto literario en mente?

Eloy Gayán: Estoy en ello, lo que pasa es que llevo el mismo proceso que con las primeras novelas. A veces empiezo un proyecto, no me gusta y lo dejo. A lo mejor escribo veinte páginas… Más o menos, tengo dos ideas; aunque no están definidas. Una puede estar ambientada en la Segunda Guerra Mundial. Otra es una novela familiar; y luego, mi hija siempre me pide que escriba algo para niños, algo infantil. Hay alguna cosa que tengo escrita, y que envié hace años a premios literarios… Pero, bueno, está ahí, y a ver si algún día fructifica…

Más información en

https://www.edicionesenhuida.es/

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language