Joan Margarit, poesía y moral

El rapsoda leridano falleció el pasado 16 de febrero, a los ochenta y dos años. Tras él queda un intenso legado de versos surgidos de la emoción existencial y de los recuerdos. Un currículo de rimas estimuladas por un apasionado y enriquecedor bilingüismo, que Margarit defendió hasta el momento de su muerte.

9
Joan Margarit
Joan Margarit no renunció a versificar cada una de las etapas existenciales de su longeva vida

Joan Margarit concibió la poesía como una especie de edificio en continuo estado de cambio y evolución, en parecida consonancia con las transformaciones ornamentales y pétreas de templos en permanente estado de crecimiento inconcluso; justo como La Sagrada Familia de Barcelona, inmueble de culto cosmopolita, en el que el que el rapsoda leridano participó como arquitecto.

Las composiciones del ganador del Premio Cervantes en 2019 son como hondas imágenes de momentos vividos con la ralentización de los retratistas contumaces, como escenas en las que es posible localizar los rayos de soles nostálgicos, como secuencias de tiempos tintados con las vidrieras agrietadas de las emociones surgidas a partir de acerados sentimientos pretéritos, presentes y futuros.

Siempre he tenido conciencia de que, para mí, la poesía se extendía por toda la vida. La prisa, pues, no ha formado parte de mi relación con el poema. El juicio final lo hará el tiempo y, al contrario de los juicios finales de las religiones, yo no sabré el resultado. A mí me corresponde solo -y no es poco- el día a día con los poemas sin más justificación, placer o compensación que buscarlos, componerlos y escribirlos. Ninguno de nosotros contamos mucho, incluso los que parecen contar mucho, pero nos puede salvar lo mismo que, curiosamente, también puede salvar el poema: su honesta intensidad“, escribió Margarit, en el prólogo de la primera edición de Tots els poems 1975-2011. Unas frases que muestran el cuidado y milimétrico ritual que marcaba la creación de cada reglón impulsado por este amante de la precisión lingüística, y de las búsquedas imperecederas de verdades introspectivas.

Joan Margarit
Joan Margarit siempre defendió su necesidad de escribir en catalán y en castellano

Tanto en catalán como en castellano (la práctica de ambas lenguas preside la totalidad de sus obras), el responsable de Cartas para la moral de un hombre solo (1963) exhibió su compromiso con los idiomas de Joan Brossa y de Lope de Vega a través de la sencillez programática, asociada con el ritmo sinuoso de unas rimas normalmente lubricadas con el aura de los sentidos sublimados, eternamente en punto de anunciada ebullición de ideas.

JOAN MARGARIT AÚN TIENE UN LIBRO INÉDITO

Las más de cinco décadas que contemplan la carrera de Joan Margarit han dado como resultado un auténtico cuaderno de bitácora de emociones y declaraciones determinantes, con las que es posible comprender las sensaciones que le inspiraban términos tan importantes en su desarrollo humano como el de libertad. Un tema capital para alguien que sufrió las represiones dogmáticas de la dictadura franquista, las cuales le mantuvieron alejado de la producción literaria en catalán durante demasiado tiempo.

Así se expresó con respecto a la necesidad de reclamar un espacio sin persecuciones ni temores a la represión, que él había experimentado durante gran parte de su existencia.

Es la razón de nuestra vida, / dijimos, estudiantes soñadores. / La razón de los viejos, matizamos ahora, / su única y escéptica esperanza. / La libertad es un extraño viaje. / Son las plazas de toros con las sillas / sobre la arena en las primeras elecciones. / Es el peligro que, de madrugada, / nos acecha en el metro, / son los periódicos al fin de la jornada. / La libertad es hacer el amor en los parques. / Es el alba de un día de huelga general. / Es morir libre. Son las guerras médicas. / Las palabras República y Civil. / Un rey saliendo en tren hacia el exilio. / La libertad es una librería. / Ir indocumentado. / Las canciones prohibidas. / Una forma de amor, la libertad.

En cada trabajo de Margarit hay una evolución de perspectiva a golpe de párrafo, originada por la metamorfosis de la experiencia. Lo que confluye en una especie de asunción sosegada y analítica, que concilia el genio de la juventud, con las penumbras que aparecen en las existencias prolongadas.

Joan Margarit
Joan Margarit fortaleció su poesía a base de sus propios sentimientos

La producción en papel de Joan Margarit puede asociarse con la ilustración de un potente y figurado diario, donde el elemento autobiográfico forma parte intrínseca de su enorme inspiración artística. Bien mediante sus memorias de una niñez dominada por la posguerra, o bien a través de sus apuntes de una ancianidad cargada de visiones luminosas, la poesía del catedrático de cálculo de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona se erige como una singular guía de la ética deseable, y de la moral individualizada.

Una senda surcada por palabras lúcidas e innovadoras, que la editorial Visor tiene previsto homenajear dentro de unas semanas, con la publicación del libro póstumo del autor de Predicción para un bárbaro: el poemario crepuscular titulado Animal de bosque.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language