Madame Tussaud, con toques de Dickens

El escritor, dramaturgo e ilustrador inglés Edward Carey fantasea sobre la existencia de la icónica Madame Tussaud, en "Little" (Blackie Books): un cuento de costumbrismo tenebrista, cuyos textos están acompañados por los dibujos de inspiración clásica ideados por el propio autor.

47
Madame Tussaud
Madame Tussaud es una joven huérfana, en el texto ideado por Edward Carey

Madame Tussaud vivió una existencia jalonada de encuentros con personajes históricos, en medio de épocas convulsas y sangrientas, como fueron la de la segunda mitad del siglo XVIII y la de la primera mitad del XIX.

La creadora del museo de cera más importante del mundo tuvo entre sus ilustres modelos a la frágil y trágica María Antonieta, al ingenuo Luis XVI, a la inteligente Madame du Barry, al maquiavélico Duque de Orleans, al realista Jacques Necker, al esperanzado enciclopedista Voltaire, o al violento y moralista Robespierre. Toda una galería de rostros singulares e inspiradores, cuyos destinos quedaron reflejados a través de las enérgicas manos de Anne Marie Tussaud, siempre prestas a dotar de epidermis cerúlea a la faz de tan determinantes seres.

Little. Historia y desventuras de una criada llamada Little que más tarde se convirtió en Madame Tussaud (Blackie Books), del narrador británico Edward Carey, se acerca con pulso fabulador a esta singular y brillante mujer, desde una perspectiva voluntariamente tenebrosa; como si hilara una sucesión de grabados de William Hogarth, poseídos por un nostálgico espíritu dickensiano.

Precisamente, semejante ligazón invisible con las obras del genial Charles Dickens es la que vertebra el cosmos literario pensado por Carey, dentro del corpus de la que es una de sus novelas más ambiciosas; a la que dedicó quince años de dibujos surgidos de los fantasmales paisajes por los que transita la protagonista. Láminas de tinturas oscuras, motivadas por las investigaciones que planean libremente disfrazadas de datos constatables.

 

Madame Tussaud
Little recuerda a algunas de las obsesiones visuales del cineasta Tim Burton

El resultado de tal ejercicio creativo es un cuadro literario bastante atrayente, pigmentado con colores personales e hipnóticas; al que eleva la concepción artística que le proporcionan los bocetos que acompañan a cada uno de los capítulos.

Sensitiva y sensible, la historia de Little muestra la transformación de una niña pequeña y de aspecto extraño, en una dama que se codeó con los miembros más relevantes de dos de las monarquías más importantes de la Europa del siglo XVIII (la de Francia y la de Inglaterra). Una heroína de esculturas inflamables, que no solo dedicó sus esfuerzos a la aristocracia y a la alta burguesía, sino que igualmente se sintió atraída por los seres que conformaron el ideario popular de un tiempo envuelto en revoluciones y matanzas.

MADAME TUSSAUD Y SUS ACCESOS A LO OLIVER TWIST Y ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

En una línea parecida a la de una novela de tradición dickensiana, Little empieza su curso en el lejano 1761; año en que viene al mundo Anne Marie.

Antes de que este hecho se produzca, el padre de la pequeña (un oficial germano) fallece en la guerra. La narración de Carey sitúa la acción en Berna (Suiza), a pesar de que Tussaud fue alumbrada en la ciudad francesa de Estrasburgo; y la describe como huérfana (según la biografía de MT, la madre de la futura empresaria museística la acompañó incluso durante el establecimiento de esta en Londres).

Bajo estas coordenadas, Little toma cuerpo y ritmo a partir de la citada localización en Berna, cuando la pequeña Anne Marie trabaja como criada y aprendiz del cirujano Phillippe Curtius: un extraño individuo, conocido por su afición a desarrollar esculturas en cera de la anatomía humana. A su lado, la singular protagonista se convierte en una experta artista del material de las velas; pasión que la lleva a la Francia anterior a la revolución jacobina, y al Versalles de hedonismo cortesano.

Madame Tussaud
Little cuenta con los dibujos originales de Edward Carey

En la tierra de la aún no establecida Marsellesa, Anne Marie desarrolla una actividad frenética, plagada de amistades teñidas de muerte futura. Entre la ciudad de Notre Dame y el paraíso de los laberintos palaciegos construido por el Rey Sol, la pequeña creadora elabora impactantes bustos y cabezas de María Antonieta, Marat, Robespierre, Luis XVI, el Duque de Orleans

A partir de estos apuntes determinantes en la vida de la que fuera esposa del ingeniero François Tussaud, la novela de Edward Carey se permite imaginar un contexto a lo Alicia en el país de las maravilla; en el que la joven Madame Tussaud es testigo de conspiraciones regias, escenas de peligrosidad latente en los callejones de la urbe del Sena, y escalofriantes encuentros con la sanguinolenta guillotina.

Con estos ingredientes dramáticos, el escritor británico conforma un atractivo mosaico de sátira social, que recuerda en intenciones a los escenarios tétricos y espectrales de algunas de las películas de Tim Burton.

Nota: Edward Carey acaba de publicar The Swallowed Man, su última novela.

Más información

https://www.blackiebooks.org

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language