The Stand extiende el Apocalipsis

Esta miniserie, basada en una célebre novela de Stephen King titulada originalmente "La danza de la muerte", causa opiniones contradictorias entre los espectadores, después de su estreno el pasado 17 de diciembre.

25
The Standt
The Stand forma parte de las plataformas CBS All Access y StarzPlay

The Stand demuestra la veracidad del terrible razonamiento consistente en que, a veces, la realidad es tan impactante y trágica como las pesadillas apocalípticas creadas por las mentes más prolíficas de la ciencia ficción, sin importar que los sueños distópicos se encuentre nutridos por predicciones terroríficas.

Esta asimilación de conceptos viene a cuento del contexto situacional en el que se ha producido el estreno de esta miniserie, basada en un célebre libro de Stephen King. Una première programada en un momento en que el mundo se haya sumido en una pandemia devastadora, que ha asesinado ya a más de dos millones de personas, y cuya criminal escalada aún está lejos de detenerse.

Visto lo anterior, parece mentira que Stephen King ideara la trama de The Stand en 1978, en una década contracultural, donde un puñado de autores comenzó a avisar a los gobernantes del peligro de las invasiones víricas, como los auténticos enemigos a vencer; en un escenario global donde conflictos bélicos expansionistas -como la Primera y la Segunda Guerra Mundial– estaban más o menos controlados por organismos internacionales del estilo de la ONU y la antigua CEE.

No obstante, el relato del denominado “maestro del terror” rebosa actualidad, pese a acreditar más de cuarenta años de existencia; y esto es debido sobre todo a la espectral presencia -cercana y mortífera- que despliega a través de sus puntos en común con el coronavirus.

Con un reparto realmente interesante, The Stand estrenó el primer episodio -de los nueve de los que consta el serial- el pasado 17 de diciembre, con unos resultados algo confusos entre los espectadores, que varían entre los que piensan que se trata de un producto entretenido y sorprendente, y los que se posicionan en un marco de decepción generalizada, por el ritmo ralentizado y los vacíos de guion que presenta la acción.

Stand
The Stand ha sido rodada en distintos escenarios de Canadá y Estados Unidos

Independientemente de los foros de aficionados, el libreto elaborado por Josh Boone (The New Mutants) y Benjamin Cavell (Justified) sigue con imaginación y cierto rigor la historia pergeñada por King; aunque se permite algunas licencias argumentales, destinadas a actualizar una trama que mantiene el interés por la heterogénea galería de personajes que protagonizan el abismal viaje hacia el fin del mundo descrito, con meta en el Apocalipsis colectivo.

THE STAND MANTIENE EL PULSO A LA NOVELA DE STEPHEN KING

Stephen King suele utilizar una estructura evolutiva en sus obras, y esto provoca que algunas veces -siempre después de un inicio de altura dramática- los textos del narrador norteamericano puedan ser percibidos como faltos del adecuado componente de tensión escénica, sin escapar a una ligera tendencia a la redundancia situacional.

Tales males se mantienen intactos en la traslación de The Stand al formato televisivo, pese a la alternancia constante de localizaciones, y a la omnipresencia de un ser maligno del calibre de Randall Flagg/ The Dark Man.

Estas pinceladas infernales, unidas a los excesos de maquillaje en los afectados por la enfermedad pandémica que da origen al título de Apocalipsis y al recurso decorativo de los cuervos, son las que mejor funcionan en cuanto a la espectacularidad requerida. Pero estos añadidos son incapaces de mantener el tono a lo largo del metraje de los primeros episodios de la producción.

The Stand
A los episodios de The Stand les cuesta mantener el interés

King suele afirmar en las entrevistas que las mejores adaptaciones de sus volúmenes son aquellas que respetan el espíritu y la letra de los textos diseñados por él, sin salidas autorales no establecidas en la guía impresa del responsable de Carrie.

Con independencia de que esto sea cierto o no (es sorprendente que, según el escritor, la versión de Stanley Kubrick de El resplandor sea una aproximación fallida), lo que sí se puede hacer es comparar las virtudes y defectos de The Stand 2020, con su precedente de 1994.

La miniserie de los noventa encuadró toda la historia en cuatro episodios, escritos por el propio King (cinco menos que en el caso de la actual adaptación de CBS). Sin embargo, la distancia artística entre ambas solo es ilusoria; incluso, la creación de Boone y Cavell logra mayores cotas de tenebrismo, con la escenificación de The Dark Man (convincente interpretación de Alexander Skarsgard), y arranca sensaciones más empáticas, con la identificación de la centenaria Madre Abagail, con la brillante caracterización de Whoopie Goldberg.

A esto se suma la clara ambición de The Stand de CBS All Access para conquistar a los espectadores ansiosos de emociones audiovisuales, y que se concreta con un elenco en el que destacan las colaboraciones de James Marsden, como el heroico Stu Redman (el mismo papel que Gary Sinise encarnó en 1994); de Odessa Young, como la enérgica Frannie Goldsmith (la actriz de Nación salvaje toma el testigo de Molly Ringwald); y de Heather Graham.

Nota: En un principio, los protagonistas de The Stand iban a ser Christian Bale y Matthew McConaughey; y Ben Affleck sonaba como director.

Más información en

https://www.cbs.com y https://www.staz.com

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language