Dror Mishani, thriller en Israel

El creador del inspector Abraham Abraham presenta una de las novelas más ambiciosas de su aún corta carrera literaria, titulada "Tres" (Editorial Anagrama). Un puzle psicológico sobre un grupo de mujeres engañadas sentimentalmente, cuyos engranajes recuerdan vagamente a los utilizados por Patricia Highsmith en algunas de sus obras.

42
Dror Mishani
Dror Mishani muestra un complejo retrato femenino coral, en “Tres”

Dror Mishani es un narrador de intereses introspectivos; al que le suele obsesionar el diseño milimétrico de cada uno de los personajes que aparecen en sus novelas, como si se tratara de un writer con tendencia a metamorfosearse en un cineasta ansioso por resolver sus tramas a través de la interacción con los figurados actores, que mueven sinuosamente dentro de las páginas y los capítulos de sus volúmenes impresos.

Esa necesidad de alcanzar el cuerpo mediante la grafía, de escarbar en la psique tras mojar la pluma en un tintero tecnológico y fantasmal, es precisamente lo que otorga el elevado y peculiar sentido artístico a Tres (Editorial Anagrama): la última obra de este creador israelí, el cual cosechó una notable fama con la publicación de Expediente de desaparición (la primera entrega de la saga protagonizada por el perspicaz inspector Abraham Abraham).

Alejado de su detective fetiche, Mishani concibe Tres como un rompecabezas con continuos giros emocionales; mediatizado por un eficaz laberinto de situaciones imprevisibles, que llevan al lector por los recodos de un sendero plagado de trampas, y de sombríos horizontes humanos.

Comparado con Patricia Highsmith, debido al inteligente uso de la aparente normalidad en la que viven sus personajes, y con George Simenon, por el desnudo y eficaz estilo de su acerada prosa; el escritor nacido en Jolón (ciudad del distrito de Tel Aviv) ha sabido urdir fórmulas realmente ingeniosas, para presentar sus brillantes thrillers de naturaleza sociológica.

Dror Mishani
“Tres” ha servido a Dror Mishani para erigirse como uno de los escritores israelíes más seguidos en Europa

Amparada por semejantes virtudes estilísticas, Tres ha permanecido más de veinticinco semanas en la lista de bestsellers de la revista alemana Der Spiegel, y ello ha favorecido a que el libro de Dror Mishani haya sido traducido a múltiples idiomas; lo que ha originado una red de seguidores bastante amplia, que destacan la habilidad del autor para transformar las situaciones ordinarias en universos que desvelan comportamientos peligrosos, conspiraciones criminales, y venganzas difíciles de olvidar.

DROR MISHANI SABE CÓMO BUSCAR LO INCREÍBLE, DENTRO DE LO APARENTEMENTE ANODINO

Tres mujeres, todas ellas en una situación de vulnerabilidad latente, encabezan la trama de la nueva obra de Mishani. Un trío de seres heridos en lo más profundo de su epidermis sentimental, a los que se acerca un auténtico depredador, en busca de cobrarse preciadas presas para alimentar su ego.

Estas supuestas víctimas son Orna (una maestra de Tel Aviv recién divorciada, que se plantea recuperar su vida amatoria, después de un período de confusión mental), Emilia (una cuidadora profundamente religiosa, llegada a Israel procedente de su Letonia natal) y Ella (una estudiante de doctorado, la cual se encuentra atenazada por una existencia marital que coarta su ansiada libertad). Mientras que el cazador de lunas mortecinas es Guil: un individuo dotado con don de gentes y suficiente labia, que dice ser abogado y divorciado.

La primera en caer en sus redes es Orna, a quien conoce tras una cita en una página web de contactos; y, poco a poco, todos los personajes se suman a un argumento acumulativo, en el que salen a la luz comportamientos que estaban ocultos al inicio de la novela.

Dror Mishani
Dror Mishani comenzó en el mundo editorial con la primera entrega del inspector Abraham Abraham

Narrada bajo la sensación de estar en un interminable macguffin, Tres desborda pasión y temple, a la hora de dosificar el suspense que recrea, como si bajo estas artimañas consiguiera hipnotizar la experiencia sensible de quien se encuentra al otro lado de la página.

Esta técnica permite a Mishani reclamar la participación de los lectores, y dialogar figuradamente con ellos; siempre mediante las acciones y las intervenciones cortantes de sus personajes.

Tal efecto contribuye a disfrutar del texto con el pálpito lubricado por el anhelo de descubrir los elementos discordantes, dentro de los escenarios de engañosa normalidad que plantea el escritor israelí.

Más información en

https://www.anagrama-ed.es

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language